Mayo 12 (Intimidad)

PAG-amigos-1

Podemos permitirnos tener cercanía con la gente.
Muchos de nosotros tenemos patrones profundamente inculcados de sabotear las relaciones. Algunos podemos terminar instintivamente una relación una vez que ésta llega a cierto nivel de cercanía e intimidad.
Cuando empezamos a sentirnos cerca de alguien, podemos decir que esa persona tiene cero defectos de carácter, y luego hacerlos tan grandes, que es lo único que le podemos ver. Podemos retirarnos o empujar a la persona para crear distancia. Podemos empezar a criticarla, una conducta que seguramente provoca distanciamiento.
Podemos tratar de controlar a la persona, una conducta que impide la intimidad.
Podemos decirnos a nosotros mismos que no queremos o necesitamos otra persona, o asfixiar a la persona con nuestras necesidades.
A veces nos derrotamos a nosotros mismos tratando de tener cercanía con gente que no está en condiciones para la intimidad, gente con adicciones activas o que no quiere tener cercanía con nosotros. A veces escogemos gente con particulares defectos para que cuando llegue el momento de la cercanía, podamos tener un pretexto para escapar.
Estamos asustados y nos da miedo perdernos a nosotros mismos.
Tememos que la cercanía signifique que no seamos capaces de adueñarnos de nuestro poder para cuidar de nosotros mismos.
En la recuperación estamos aprendiendo que está bien que nos permitamos tener cercanía con la gente. Estamos escogiendo relacionarnos con gente sana, segura, de modo que la cercanía es una posibilidad. Cercanía no significa que tengamos que perdernos a nosotros mismos, o nuestra vida. Como dijo un hombre, estamos aprendiendo que podemos adueñarnos de nuestro poder con la gente, aunque tengamos cercanía con ella, aunque la otra persona tenga algo que nosotros necesitemos.
“Hoy estaré disponible para la cercanía e intimidad con la gente, cuando esto sea apropiado. Siempre que sea posible, me permitiré ser como soy, dejaré que los otros sean como son y disfrutaré del vínculo y de los sentimientos agradables que hay entre nosotros.

Mayo 11 (Perfección)

PAG-tranquilidad

Muchos de nosotros nos criticábamos sin misericordia antes de la recuperación. También podemos tener la tendencia a criticarnos después de empezar la recuperación.
“Si realmente me estuviera recuperando, no estaría haciendo eso de nuevo…” Debería estar más adelantada de lo que estoy”. Estas son afirmaciones en las que caemos cuando estamos sintiendo vergüenza.
No necesitamos tratarnos a nosotros mismos de esa manera. No hay ningún beneficio en ello.
Recuerda, la vergüenza nos bloquea, pero el amor propio y la aceptación nos permiten crecer y cambiar. Si realmente hemos hecho algo de lo que nos sentimos culpables, podemos corregirlo con una reparación del daño y con una actitud de autoaceptación y amor.
Aunque recaigamos en nuestras viejas, codependientes maneras de pensar, de sentir y de comportarnos, no necesitamos sentirnos avergonzados. Todos tenemos regresiones de vez en cuando. Así es como aprendemos a crecer. La recaída, o reciclaje, es una parte importante y necesaria de la recuperación. Y la manera de salir del reciclaje es no avergonzándonos a nosotros mismos.
Eso nos hunde más hondo en la codependencia.
El exceso de dolor viene de tratar de ser perfectos. La perfección es imposible a menos que pensemos en ella de una nueva manera: perfección es ser quienes somos y donde estamos hoy; es aceptarnos y amarnos tal como somos. Todos estamos justo donde debemos estar en nuestra recuperación.
“Hoy me amaré y me aceptaré como soy sin importar dónde esté dentro de mi proceso de recuperación. Estoy justo donde necesito estar para ir desde ahí a donde voy a ir mañana.”

20 de Mayo

PAG-serenidad

La serenidad que me ofrece Al-Anon no significa escapar de la vida, sino poder de encontrar paz en mi vida.

Al-Anon no me promete liberarme del dolor, los pesares o las situaciones difíciles. No obstante, me da la la oportunidad de aprender a desarrollar las capacidades necesarias para mantener la paz de espíritu, aun cuando la vida parezca demasiado insoportable. El programa me ayuda aprender a pedir, a aceptar y a usar la fortaleza y la sabiduría de mi Poder Superior. Mi Poder Superior, a través de los otros miembros, me ayuda a mantener mi cordura y el sentimiento de mi propia valía.

Al-Anon también me da la oportunidad de vivir una vida serena, libre de la carga de responsabilidades por las decisiones ajenas. Me demuestra que puedo tomar decisiones para reorientar mi vida hacia el progreso personal y la satisfacción. Aumenta mi confianza, debido al hecho de que confió en que el Poder Superior de mi entendimiento me apoyará y guiará a lo largo de los altibajos de la vida.

Pensamiento del día

La serenidad no es el fin del dolor; es mi capacidad de florecer en paz independientemente de lo que me depare la vida.

”Sentí una paz total ante la vida y al mismo tiempo, me invadió una gran alegría. En ese momento, comprendí que eso era la serenidad y me reí mucho por el simple y glorioso placer de hacerlo.”

                                                                   De la supervivencia de la recuperación, Pág. 268

19 de Mayo

PAG-luz

Mi tía preferida se está muriendo y quiero escribirle a su hija, mi prima. Me tiembla la mano al mirar la tarjeta vacía. Yo era la oveja negra, la que huyó y mi padre era el borracho del pueblo. No he visto a mi prima desde que me fui de casa y aún me avergüenzo de ello. Este ha sido legado del alcoholismo para mí: por más bien que haga en la vida, independientemente de la forma en que críe a mis hijos, en que me ocupe de mi casa, en que realice mi trabajo, o del servicio comunitario que cumpla, todavía me da vergüenza hablar con la gente que me conocía como la hija de mi padre. Sin embargo, si no envío la tarjeta, una vez que muera mi tía, podría perder el contacto con toda una parte de mi familia. Mis hijos nunca tendrán nunca podrán tener la oportunidad de conocer a sus primos, lo que prolongaría el legado de aislamiento y de vergüenza.

Tres años en el programa de Al-Anon me recuerda que debo “Mantenerlo simple” y cambiar lo que puedo. Escribo una nota breve en la tarjeta y cierro el sobre. La envío y suelto las riendas. No es importante que reciba o no una respuesta. Lo que es importante es deshacerme de mi vergüenza y sentimiento perpetuo de fracaso. Sólo dejándolos de lado podré abrir la puerta hacia una vida nueva llena de posibilidades.

Pensamiento del día

La esperanza me conduce al futuro. Con el apoyo de Al-Anon puedo liberarme del pasado.

”Si vivimos cada día lo mejor que podemos, encontraremos que no tendremos tiempo para preocuparnos del futuro ni sentir remordimientos por el pasado. Estaremos demasiado copados disfrutando de la vida.”

                                                              Alteen, esperanza para hijos de alcohólicos, Pág. 81

 

18 de Mayo

PAG-dempcracia

Nunca pensé que las Tradiciones se aplicaran a otra cosa que no fuera mi grupo de Al-Anon. Ahora me doy cuenta de que me pertenecen como individuo porque soy miembro de mi familia y otros grupos.

La Cuarta Tradición, que menciona que los grupos son autónomos excepto en asuntos que afectan a otros grupos o Al-Anon, o AA en su totalidad, ha tenido significado especial para mí. Me dice que tengo opciones y qué puedo tomar cualquier decisión que desee en beneficio propio, siempre y cuando dichas decisiones no perjudiquen a otra persona. Si Dios me concede el derecho de tomar mis propias decisiones, esto quiere decir que los demás también tienen el mismo derecho. Por ende, debo respetar su derecho a decidir sin interferir, sin juzgar y sin controlar.

Permitir que los demás tomen sus propias decisiones puede resultarme difícil, en especial cuando creo saber lo que es más conveniente para otra persona o cuando temo que una decisión ajena tenga repercusiones negativas en mí. Si paso por alto esta Tradición, el resultado puede ser un pequeño enojo o tener consecuencias más serias, incluyendo la ruptura de relaciones.

Pensamiento del día

La Cuarta Tradición nos indica cómo respetar a los demás lo suficiente para permitirles tomar sus propias decisiones.

”La Cuarta Tradición de democracia en acción. Con ella podemos salir al mundo con un buen equilibrio entre la libertad y la responsabilidad.”

                                                                                  Senderos de recuperación, Pág. 164

 

 

 

 

 

 

17 de Mayo

PAG-negacion-dos

Hace poco asistí a una reunión en la que el tema sugerido para tratar era la negación. Me asombró cuán grande resulta el alcance de la negación, mayor del que había imaginado con anterioridad. Negamos la enfermedad del alcoholismo y sus efectos secundarios. Negamos también el dolor inherente a la traición, la pérdida, la incapacidad y la muerte. Mientras meditaba, reflexioné sobre la manera en que mi crianza en una familia alcohólica me había alentado a participar en otras formas más solapadas pero igualmente devastadoras de negación.

Al crecer, había usado la negación para aislarme del dolor, lo que también me impedía experimentar los placeres de la vida.

Ahora que estoy en recuperación en Al-Anon, aplicar el programa quiere decir desembarazarme de la negación abriendo mi corazón a fuentes diarias de sorpresas y deleites. También incluye sentir agradecimiento por los milagros diarios. Ahora disfruto la belleza que encierra cada día, por más breve que sea, y le agradezco a mi Poder Superior que me permita presenciarla.

Otra forma de negación es creer que yo soy la suma total de mis problemas y limitaciones. Gracias a Al-Anon he aceptado la verdad: soy un ser espiritual. Mi negación ha sido reemplazada por la aceptación de una realidad mucho más hermosa e infinitamente mayor en la cual dependo de la fuerza y de la guía de un Poder Superior a mí mismo a recibir protección y orientación.

Pensamiento del día

Hoy dejaré de lado mi negación, me enfrentaré a la verdad y celebraré mi recuperación.

“La negación es un síntoma de los efectos del alcoholismo.”

                                                                                                         Valor para cambiar, Pág. 146

 

 

16 de Mayo

PAG-oraciondos

En el proceso de recuperación llevado acabo por haberme criado en un hogar hogar alcohólico, tuve que prestar especial atención a la idea de “yo contra ellos” y de cómo esto me impedía avanzar. Esta manera de pensar a menudo se manifestaba en la forma de relacionarme con mi Poder Superior, en particular con respecto a la cuestión de mi voluntad contra Su Voluntad.

Cada vez que percibo que me enfrento a alguien o algo, resurge mi obstinación y no quiero cambiar o progresar.

Creo que gran parte de ello se debe a las palabras que uso conmigo misma en mi interior. Me inclino a interpretar el Tercer y Undécimo Paso como una lucha porque cedí mucho de mi misma para sobrevivir al alcoholismo. De adulta, todavía me cuesta mantener mi voluntad en ciertas relaciones. Ahora me empeño en descubrir quién soy en realidad y no me gusta mucho la idea de dejar de lado mi voluntad.

En lugar de ello, pensar en sintonizar mi voluntad con la de mi Poder Superior me es de gran ayuda. Cuando lo enfocó de esta manera, se me recuerda que no tengo que perderme otra vez en la enfermedad o en las relaciones. El desarrollo de una relación sólida con mi Poder Superior es un trabajo de equipo, en el cual hacemos hincapié en mi acatamiento de Su Voluntad. Esto me recuerda que mi voluntad no es mala por naturaleza como creía en una época; simplemente no esta bien sintonizada y mi Poder Superior puede encarrilarla de nuevo.

Tengo dos oraciones que me hacen sentir cómodo: “Poder Superior, por favor sintoniza mi voluntad con la Tuya”, y “Dios, por favor ayúdame a querer lo que Tú quieres.”

Pensamiento del día

Mi Poder Superior desea lo mejor para mí. No obstante, necesito quererlo yo también.

”Nuestra tarea es cooperar con Dios…”

                                                                                          Senderos de recuperación, Pág. 72-73

 

15 de Mayo

PAG-pediradios

En Al-Anon he aprendido que, en general, es mucho mejor concentrarme en mi misma que los demás. Sin embargo, al comienzo de la recuperación hubo un periodo en que concentrarme en el comportamiento de mis padres era una manera de alcanzar un fin más saludable. Luchaba con la idea de que era mala por naturaleza y que no podía cambiar. Al examinar esto con mi Madrina, tome conciencia de que había aprendido muchas actitudes y comportamientos derrotistas de mis padres, quienes estaban preocupados por el alcoholismo. Fue un alivio saber que mis defectos si tenían esperanzas.

Sino hubiera tenido programa en ese momento, podría haber seguido culpando a mis padres por transferirme tal legado.

Por fortuna, ya había aprendido en Al-Anon a hacerme responsable de mis defectos, independientemente de donde vinieran.

Sin embargo, tenía conciencia de esto sólo desde un punto de vista intelectual. Requirió una cierta lucha emocional pasarlo al corazón. Tuve que deshacerme de la esperanza de que algún día pudiera aprender de mis padres un comportamiento diferente.

Tuve que aceptar que ellos, como yo y otras personas también, actuaban al máximo de sus posibilidades en todo momento. Si hubiera podido hacer algo más, lo habían hecho.

Reconocimiento efectos, sin culpar a mis padres, en el Cuarto y Quinto Paso. En el Sexto y Séptimo Paso estaba completamente lista para pedir a mi Poder Superior con humildad que los eliminara. Luego al aplicar el Octavo y Noveno Paso, reparé el mal causado al cambiar gradualmente mi comportamiento y aceptar al mismo tiempo el derecho de mis padres a no cambiar.

Pensamiento del día

Tal ves de niña haya aprendido algunos de los defectos de mis padres. De adulta, puedo desaprenderlos con la ayuda del programa de Al-Anon .

“Los comportamientos adoptados para encarar el alcoholismo en nuestra familia se hicieron tan habituales que pensamos que eran parte de nuestra identidad.”

De la supervivencia a la recuperación, Pág. 18

 

 

14 de Mayo

MaceyyodespedidaNN
(14-Mayo-LW)

 

El lema “Suelta las riendas y entregárselas a Dios“ me impresionó de sobremanera cuando vine a Al-Anon por primera vez. Muchos años después, aun continúo utilizándolo para separar mi parte de la de Dios en la búsqueda del progreso que tanto anhelo.

Hace poco leí como un jardinero debe reconocer que es incapaz ante los elementos que determinan el éxito o fracaso del jardín. Tenemos que aceptar la realidad del clima y hacer lo que podamos para compensar las necesidades de las plantas. Primero, el jardinero se pone de rodillas para remover la tierra, nutrirla con fertilizantes y plantar con cuidado las semillas. Luego adopta medidas de protección, como por ejemplo, construye una cerca para evitar que los fuertes vientos dañen las plantas, coloca una cobertura protectora para evitar que las semillas reciban demasiada agua o sol, o riega las plantas cuando no haya suficiente lluvia. Luego es el momento de desprenderse y esperar a ver que pasa con la cosecha.

Lo mismo le ocurrió; no fue hasta que me rendí, me puse de rodillas y le pedí a Dios que me ayudara, que pude encontrar el camino que me condujo a Al-Anon. Allí los miembros fomentan mi comprensión del alcoholismo mientras que el programa me ofrece la nutrición y la protección que necesito para crecer.

Sin embargo, es a mí a quien corresponde salvar a absorber esos nutrientes y usar esa protección. Cada vez que asisto a una reunión, leo las publicaciones, llamo a mi Madrina o me ofrezco como voluntaria para el servicio, tomo la materia prima que me otorga el programa y la uso para alimentar mi crecimiento espiritual.

Luego suelto las riendas y le permito a Dios que me regale una cosecha de paz, serenidad y amor.

Pensamiento del día

Primero sueño. Luego hago. Luego me desprendo y dejo que Dios decida los resultados.

“Recordar con gratitud muestra mi pasado, como un magnífico jardín de posibilidades humanas en espera de jardinero con la carretilla adecuada, llena herramientas: los Doce Pasos.”

De la supervivencia a la recuperación, Pág. 201

13 de Mayo

PAG-oracionserenidad

A menudo, en la quietud de la noche, mi mente comienza agitarse y una aterradora percepción de fatalidad y abatimiento intenta apoderarse de mí. Para alcanzar cierta paz y una perspectiva diferente, uso la Oración de la Serenidad con el fin de romper el ciclo. Primero, reemplazo mis pensamientos insanos por la oración que recito tantas veces como sea necesario para concentrarme en el presente. Luego divido la oración en tres partes y las aplicó mi mente confundida.

Rezo: “Dios, concédeme la serenidad para aceptar las cosas que no puedo cambiar…” ( es tarde en la noche y temo hablar con alguien del programa ahora ) …Valor para cambiar aquellas que puedo…” ( leo algo del estante de la Literatura Aprobada por la Conferencia y escribo mis problemas en mi diario; también pido que me guíe la voluntad de mi Poder Superior ) “…y sabiduría para reconocer la diferencia…” ( le agradezco a Dios que haya detenido la confusión y le pido paz y un sueño restaurador ).

Repito éste proceso hasta que la serenidad me cubre como una manta cómoda y cálida, alentándome a relajarme en cuerpo, mente y alma hasta que finalmente me quedo dormida. Cuando me despierto al día siguiente, con frecuencia descubro que algo ha cambiado durante la noche. A veces es mi punto de vista sobre la situación y, por ende, cambia mi manera de resolverlo.

A veces la situación se resuelve sola sin esfuerzo de mi parte.

Cualquiera de las dos maneras está bien. Simplemente me alegra usar la Oración de la Serenidad para reflexionar sobre mis problemas e impedir que sufra sin necesidad.

Pensamiento del día

¿He tratado a caso de desglosar la Oración de la Serenidad y de usar sus tres secciones como prismas a través de los cuales observar mis problemas sanamente?.

“El reflexionar sobre cada pensamiento de esta oración puede ayudar a poner las situaciones en una clara perspectiva.”

                                                                                                       Propósito y sugerencias, Pág. 5