Mayo 22 (Tiempo de reprogramar)

PAG-reprogramando

No pidas amor hasta que estés listo para estar sanado lo suficiente para dar amor y recibirlo.
No pidas alegría hasta que estés listo para sentir tu dolor y liberarlo, para que puedas sentir alegría.
No pidas el éxito hasta que estés listo para conquistar las conductas con las que lo sabotearías.
¿No sería bueno que pudiéramos imaginarnos que tenemos o nos hemos convertido –y luego que hemos recibido de inmediato- en aquello que queríamos? Podemos tener y ser todo lo bueno que queramos. Todo lo bueno es nuestro si lo pedimos. Pero primero se debe sembrar el campo, hacer un trabajo de preparación.
Un jardinero no plantaría las semillas a menos que la tierra estuviera adecuadamente preparada para cobijar y alimentar esas semillas. Plantarlas sería un esfuerzo desperdiciado. Sería para nosotros un esfuerzo desperdiciado tener lo que queremos antes de estar listos para ello.
Primero necesitamos hacernos conscientes de nuestro deseo o necesidad. ¡Esto puede no ser fácil! Muchos de nosotros nos hemos acostumbrado a callar la voz interior de nuestros deseos y necesidades. A veces, la vida tiene que trabajar muy duro para captar nuestra atención.
Luego dejamos ir nuestra vieja “programación”, las conductas y creencias que interfieren con fomentar y promover lo bueno. Muchos de nosotros tenemos fuertes programas de sabotaje, aprendidos desde la niñez, de los que necesitamos liberarnos. Podremos necesitar “actuar como si” durante un tiempo hasta que se vuelva realidad la creencia de que merecemos lo bueno.
Combinamos este proceso con mucho dejar ir, mientras nos está cambiando hasta la médula.
Hay una naturalidad en este proceso, pero puede ser intenso. Se lleva su tiempo. Las cosas buenas son nuestras si las pedimos, si estamos dispuestos a participar en la labor de preparar el campo. Trabaja y espera.
“Hoy, Dios mío, dame el valor para identificar el bien que quiero en mi vida y para pedirlo. Dame también la fe y la energía que necesito para llevar a cabo la labor de preparación que debo hacer primero.”

Mayo 21 (Satisfagamos nuestras necesidades)

PAG-marzo21codde

Quiero cambiar de carrera… Necesito un amigo… Estoy listo para iniciar una relación…
Por lo regular, nos hacemos conscientes de nuestras necesidades.
Podemos necesitar un sillón nuevo, amor y apapachos, dinero o ayuda.
No tengas miedo de reconocer una necesidad o un deseo. El nacimiento de un deseo o necesidad, la frustración temporal al reconocer una necesidad antes de satisfacerla, es el principio del ciclo de recibir lo que queremos. Después de reconocerla, la dejamos ir y luego recibimos lo que queríamos o necesitábamos. Identificar nuestras necesidades es una preparación para las cosas buenas que están por venir.
Reconocer nuestras necesidades significa que se nos está preparando y se nos está llevando hacia aquello que las satisfará. Podemos tener fe y quedarnos en ese lugar mientras eso sucede.
Hoy dejaré ir mi creencia de que mis necesidades nunca serán satisfechas. Reconoceré mis deseos y necesidades, y luego se las entregaré a mi Poder Superior. A mi Poder Superior le importan a veces hasta las cosas más tontas y pequeñitas si me importan a mí.
Mis deseos y necesidades no son un accidente. Dios me creó a mí y a todos mis deseos.