Mayo 23

Imagen0141

Después de una reunión de Al-Anon reciente, dos personas comentaron que mi voz era tan débil que no podían oír lo que decía. Me sentí bastante asombrada de que se preocuparan tanto como para mencionarlo.

Durante días me pregunté lo que Dios estaba tratando de decirme. Los pensamientos de mi crianza alcohólica salieron a la superficie. Parecía que mis padres y yo nunca nos entendíamos bien. No entendían lo que yo trataba de decir o entendían pero no les gustaba lo que yo decía. Aprendí a mantenerme callada o a hablar en voz baja. Así me protegía. Al final me convencí de que no tenía nada importante que decir.

Al-Anon está lleno de bondad. Podía haber permanecido en silencio durante mucho tiempo en las reuniones. Nadie me obligó a participar en las mismas o a dar una lección como un maestro a un alumno. Si no hubiera sido por los comentarios de estas dos personas, habría sido fácil continuar absorbiendo los aportes y no dar nunca nada a cambio.

Otro aspecto que evidencia la generosidad del programa de Al-Anon es que la opción de compartir siempre está presente.

Comencé a ver a esas dos personas como los portadores de una invitación para permitir que Dios hablara a través de mí. Para ello debía creer que lo que tenía que decir valía la pena. Con frecuencia tenía que seguir adelante y hablar, aunque dudaba del valor de mis palabras. Poco a poco, otros miembros me dijeron que agradecían que compartiera mis pensamientos y sentimientos, y que hasta se identificaban con ellos. La voluntad de crear nuevos comportamientos me ayudó a reafirmar tanto mi voz como mi autoestima. Gracias, Al-Anon, por esas dos personas especiales que me lanzaron ese desafío para que pudiera crecer.

Pensamiento del día

Hablar muy poco puede ser tan perjudicial como hablar demasiado.

“La gente insiste en decirme que soy una persona de mérito. Quizá este es el momento de que empiece a creerles.”

                                                                                                    Alateen, un día a la vez, Pág. 88

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s