Mayo 30

PAG-recuperacion-1

Agradezco las muchas bendiciones que he recibido desde que llegué a Al-Anon. Mi gratitud se refleja hoy en mi actitud hacia la vida. En realidad, me siento muy bien y muy alegre. En una reunión reciente cuyo tema era la gratitud, indiqué: “Me gustaría realmente saber por qué la palabra gratitud se deletrea de esta manera, porque me siento de verdad completamente agradecido.” Muchos de los presentes asintieron.

No importa donde vaya, el mensaje de esperanza de Al-Anon siempre estará ahí. He vivido en dos partes distintas del país y en las dos asistí al mejor grupo del mundo. Mis estantes están llenos de la literatura aprobada por la Conferencia. Tengo Madrinas y Padrinos que me ayudan en la recuperación y en el servicio que son tanto afectuosos como rigurosos, en otras palabras magníficos.

Mi matrimonio ha sobrevivido a muchas temporadas de recuperación. Mi relación con mis padres es ahora mejor que nunca. Tengo amigos, los amigos queridos que anhelaba en mi niñez.

Ahora tengo pleno conocimiento de su amor y respeto hacia mí.

Todo esto ha sido tenido lugar gracias a Al-Anon .

¿Sentía agradecimiento en los primeros días cuando venía con los brazos caídos a las reuniones? No ¿Sentía agradecimiento por la epidemia de esta enfermedad astuta, poderosa y desconcertante mi familia? No. Sin embargo, he sobrevivido y me he desarrollado. Agradezco haber hecho lo que hice para llegar dónde estoy y para ser lo que soy hoy.

Pensamiento del día

Siempre agradeceré a los alcohólicos que forman parte de mi vida y al alcoholismo. Soy quien soy, gracias a esta enfermedad familiar y a mi recuperación.

”…Quiero agradecer a mi Poder Superior que me haya dado la oportunidad de vivir con un alcohólico y la oportunidad de haber llegado una sala de Al-Anon.

                                                                           Having Had a Spiritual Awaking, Pág. 164

 

 

Mayo 30 (Compromiso)

PAG-compromisos
Al caminar por la vida, hay muchas cosas y personas que podemos perder, o perdernos, si no estamos dispuestos a comprometernos.
Necesitamos hacer un compromiso para que las relaciones crezcan más allá de la etapa de las primeras citas, para tener la casa o el apartamento que queremos, el empleo que queremos o el coche que deseamos.
Debemos comprometernos, a niveles profundos, con nuestras carreras –con nuestras metas- con la familia, los amigos, la recuperación.
Probar algo no nos capacitará para tener éxito en ello. El compromiso sí.
Y sin embargo, nunca necesitamos comprometernos hasta que no estemos listos para hacerlo.
A veces, nuestro miedo al compromiso nos está diciendo algo. Quizá no queramos comprometernos con una relación, una compra o una carrera en particular. Otras, es porque nuestros miedos están aflorando. Espera, entonces. Espera hasta que el asunto esté claro.
Confía en ti mismo. Pídele a tu Poder Superior que te quite el miedo al compromiso. Pídele a Dios que retire los bloques que tienes para el compromiso. Pídele a Dios Su guía.
Pregúntate si estás dispuesto a perder aquello con lo que no te quieres comprometer. Luego, escucha en silencio. Y espera que la decisión parezca firmemente cómoda y correcta.
Necesitamos ser capaces de comprometernos, pero no necesitamos comprometernos nunca hasta que estemos listos.
Confía en que te comprometerás cuando quieras hacerlo.
“Dios mío, guíame al hacer compromisos. Dame el valor de cumplir aquellos que me convienen, la sabiduría para no comprometerme con lo que no me parezca bien y la paciencia para esperar hasta que lo sepa.”