Junio 1

C360_2015-02-25-20-11-42-139

Al aplicar el Cuarto Paso, me percaté de que un importante defecto de carácter invadía mi vida. Tenía la costumbre de actuar impulsada por “apúrate y termínalo cuanto antes.” Esta frase demuestra la falta de paz con la que vivo cuando me concentro en mi destino en lugar de en mi viaje.

Cuando vivo para obtener resultados, coloco mi progreso, mis realizaciones y mi fe en el futuro más que más que en el presente.

Pierdo los dones que me ofrece presente, como son la tremenda belleza de un cielo tormentoso, la calidad espontánea del abrazo de un niño, el respeto a mí mismo que se experimenta al reparar el mal ocasionado a los demás y la alegría que se siente al alentar a un apadrinado.

Por otro lado, cuando me concentro en mi viaje de recuperación, honro mis pensamientos y sentimientos y presto atención a lo que los mismos me indican respecto a mi camino. Me ocupo del significado espiritual arraigado en los pequeños detalles de mi vida. Cuando observo con atención los cambios que experimento al progresar espiritualmente mediante la utilización de un lema, Paso o Tradición, vivo en el presente.

Pensamiento del día

Vivir un día la vez, concentrándome en mis mejores esfuerzos y no en los resultados, me ofrece un marco de vida más saludable.

“Haré que cada momento de este día sea muy preciado e importante.”

 

 

Valor para cambiar, Pag. 257

 

Junio 1 (La gente directa)

PAG-honestidad-3

Nos sentimos seguros con las personas directas, honestas. Hablan claro y sabemos dónde estamos parados con ellas. En la gente indirecta, en la gente a la que le da miedo decir quién es, qué quiere y qué está sintiendo, no se puede confiar. De alguna manera actuarán conforme a su verdad aunque no lo digan. Y puede pescar a todo el mundo por sorpresa.
Ser directos ahorra tiempo y energía. Nos aparta del papel de víctimas. Nos exime del martirio y de los juegos. Nos ayuda a adueñarnos de nuestro poder. Crea relaciones de respeto.
Se siente uno seguro al tratar con gente directa, honesta. Sé una de ellas.
“Hoy me adueñaré de mi poder para ser directo. No tengo por qué ser pasivo, ni necesito ser agresivo. Me sentiré cómodo con mi propia verdad, para que los que me rodean se sientan cómodos conmigo.”