Junio 1

C360_2015-02-25-20-11-42-139

Al aplicar el Cuarto Paso, me percaté de que un importante defecto de carácter invadía mi vida. Tenía la costumbre de actuar impulsada por “apúrate y termínalo cuanto antes.” Esta frase demuestra la falta de paz con la que vivo cuando me concentro en mi destino en lugar de en mi viaje.

Cuando vivo para obtener resultados, coloco mi progreso, mis realizaciones y mi fe en el futuro más que más que en el presente.

Pierdo los dones que me ofrece presente, como son la tremenda belleza de un cielo tormentoso, la calidad espontánea del abrazo de un niño, el respeto a mí mismo que se experimenta al reparar el mal ocasionado a los demás y la alegría que se siente al alentar a un apadrinado.

Por otro lado, cuando me concentro en mi viaje de recuperación, honro mis pensamientos y sentimientos y presto atención a lo que los mismos me indican respecto a mi camino. Me ocupo del significado espiritual arraigado en los pequeños detalles de mi vida. Cuando observo con atención los cambios que experimento al progresar espiritualmente mediante la utilización de un lema, Paso o Tradición, vivo en el presente.

Pensamiento del día

Vivir un día la vez, concentrándome en mis mejores esfuerzos y no en los resultados, me ofrece un marco de vida más saludable.

“Haré que cada momento de este día sea muy preciado e importante.”

 

 

Valor para cambiar, Pag. 257

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s