Junio 30

PAG_GRACIAS

Durante mi niñez, pocas veces sentí que tenía lo que necesitaba, en especial: amor, atención y aprobación. Parecía que independientemente de lo que hicieran mis padres, siempre quería más. De adulta, traté de satisfacer mis necesidades de otra manera. Comía mucho, pensando que podía llenar el vacío con alimentos. Iba demasiado de compras, buscando esa mercadería difícil de encontrar que me iba a sentir realizada. Busqué “padres sustitutos” cuya atención y aprobación me hicieran sentir bien conmigo misma y con la vida.

En Al-Anon aprendí que cuando espero más de lo que los otros me pueden dar, me tiendo una trampa. Tratar de que alguien o algo externo me haga sentir satisfecha en mi interior es inútil.

Como dice mi Madrina, la felicidad es una tarea interna; es mi responsabilidad. No es de extrañar que mis padres no pudieran hacer, decir o dar suficiente. Aunque no hubiesen sido alcohólicos, tampoco habrían podido responsabilizarse por mi paz y satisfacción interiores.

Hoy, encuentro la felicidad en Al-Anon y en una relación estrecha con mi Poder Superior. Mediante la plegaria y la meditación diarias, descubro que estoy precisamente donde Dios desea que esté. En épocas buenas y malas, siempre puedo contar con que mi Poder Superior me suministre generosamente todo lo que necesito. He llegado a aceptar también que mis padres están donde Dios desea que estén. Ellos no pueden hacer que yo me sienta plena y realizada. Esta tarea nos corresponde a mi Poder Superior y a mí. Poseer este conocimiento me da fuerzas.

Es un paso hacia una nueva forma de vida, llena de amor, atención y aprobación de mi Poder Superior. Hoy sé que siempre tendré lo suficiente.

Pensamiento del día

¿Qué comportamientos utilizo para satisfacer mis necesidades? ¿Cómo funcionan?

”Los miembros del grupo me brindan amor incondicional y atención sana.”

                                                                  De la supervivencia la recuperación, Pág. 26

 

Junio 29

PAG-junittos

La palabra “nosotros” utilizada en casi todos los Pasos se ha convertido en algo precioso para mí. Me dice que no estoy sola y que formo parte de algo. Me da valor para hacer cosas que en circunstancias normales temería hacer sola, como intentar nuevos comportamientos. “Nosotros” me garantiza que otras personas experimentan las mismas emociones que yo. Lo que es mejor aun, significa que alguien las ha experimentado y no sólo ha sobrevivido sino que también ha florecido.

Me consuela saber que otras personas han caminado por el sendero por el que viajo ahora. “Nosotros” actúa como una antorcha que me atrae hacia la recuperación.

Mi definición de “nosotros” se compone de mi Poder Superior, yo misma, en mi comunidad de Al-Anon. Juntos formamos una mayoría necesaria para mi protección, ánimo e información a lo largo de mi viaje de recuperación. Este trío unificado de ayuda a luchar contra mis temores con fe y valor. “Nosotros” significa que mi vida ya no es un desierto donde me siento atrapada, caminando sin rumbo. Ahora la serenidad me rodea en mi viaje. Las señales y los indicadores me señalan el camino correcto hacia la plenitud y las realizaciones. Ya no es cuestión de meramente sobrevivir la hora, el día o incluso el año, sola y aislada. En lugar de ello, puedo aprender a confiar en alguien más y correr riesgos sustentada por la sabiduría del programa de Al-Anon. “Nosotros” me ayuda a caminar con libertad y dignidad y a convertirme en la persona que Dios desea que yo sea.

Pensamiento del día

Nunca más tendré que hacerlo sola.

”Juntos podemos lograrlo.”

                                                                                       Alateen, un día a la vez, Pág. 170

 

 

Junio 28

PAG-bellabaila

Antes de venir a Al-Anon pasaba la mayor parte de mi vida abrigando expectativas y exigencias poco realista sobre la gente que me rodeaba. Me encolerizaba con todo aquél que no cumpliera con estas exigencias. Sin embargo, de todos aquellos que coloqué bajo mi jurisdicción, la persona con quien fui más severa fue conmigo misma.

En consecuencia, me pareció extraño llegar, a través de las puertas de Al-Anon, a un lugar no regido por dictadores crueles que daban órdenes severas. En lugar de ello, escuché cosas como “Mántenlo simple” y “Hazlo con calma.” Fue como entrar a un mundo nuevo y distinto donde aprendía a amarme y a tratarme con dignidad y respeto. Afortunadamente, no tenía que aprender estas difíciles lecciones sin ayuda, sino que las aprendía observando otros miembros de Al-Anon que se trataban así mismos -a mí- con amor, dignidad y respeto.

A medida en que los demás miembros forjaban estos criterios al relacionarse conmigo, me interesaba usar todos y cada uno de ellos de inmediato. A menudo tropezaba al tratar de introducir demasiados cambios de un golpe porque continuaba empleando mi antigua y estricta obstinación. Entonces aprendí que podía aplicar los lemas no sólo a los sucesos de mi vida sino también a la manera en que aplicar el programa. Los miembros me alentaron a eliminar los “debes” y los “deberías” y a hacer las cosas con más calma para poder decidir conscientemente qué cambios eran adecuados para mí. He descubierto que lo único que se acerca a un “debes” en Al-Anon es la buena voluntad y aun eso es opcional. Puedo avanzar en mi programa con la rapidez y en el grado que satisfaga mis necesidades en un momento determinado.

Pensamiento del día

Obligarme a la recuperación por la fuerza no funciona. Amarme a mí mismo para hacerlo, sí.

“…si frenesí no funciona, calma a menudo sí.”

                                 Cómo ayuda Al-Anon a familiares y amigos de alcohólicos, Pág. 50

Junio 27

PAG-danzante.jpg

La Octava Tradición dice: “Las actividades prescritas por el Duodécimo Paso de Al-Anon nunca debieran tener carácter profesional, pero nuestros centros de servicio puede contratar empleados especializados.” Esto nos demuestra cómo mantener el carácter espiritual de nuestro programa. También define la separación que existe entre el corazón y los y las manos de Al-Anon.

Para que el programa logre estar a la disposición de los demás, hay una labor que realizar: diseñar la revista The Forum, embalarla las publicaciones para enviarlas a diversos grupos, vaciar los recipientes de basura de la Oficina de Servicio Mundial para que puedan seguir usándose, etc. Además, deben realizarse muchas tareas especializadas que son necesarias para el mantenimiento de una organización tan grande como Al-Anon. Es lógico tener que pagar por un trabajo que tiene que hacerse.

Sin embargo, la Octava Tradición deja bien claro que la actividad verdadera de Al-Anon, su labor del Duodécimo Paso, debe seguir siendo no profesional y no remunerada. El amor que comparten los miembros de este programa no es algo que pueda comprarse; es un don, no un producto. La maravillosa y gran paradoja del programa radica en que damos con generosidad sin esperar compensación y, sin embargo, somos recompensados ampliamente al recibir más amor y recuperación de los que brindamos.

Pensamiento del día

La Octava Tradición es bien simple. Facilita el mantenimiento de cuerpo de Al-Anon para que su espíritu de amor pueda florecer.

La Octava Tradición nos guía en la tarea de cómo transmitir el mensaje de Al-Anon a otros.”

                                                                                Senderos de recuperación, Pág. 205

 

 

Junio 26

PAG-libertades

¿Se inquieta aún cuando su vida transcurre serenamente anticipando problemas continuamente? ¿Me identifico con esa pregunta del folleto del grupo titulado “Se crió junto a un bebedor con problemas?”

Hoy mi vida evoluciona bien, gracias a la labor de recuperación llevada a cabo en el grupo. Tengo un buen empleo, un marido maravilloso, y me empeño por fin en obtener el título de post-grado que tanto he anhelado. Sin embargo, por más magnífico que todo esto parezca, todavía me siento nerviosa.

Estoy siempre a la espera del próximo problema. Es como si no supiera aceptar la felicidad y tratara de buscar dificultades que me mantengan ocupada. Me quedo despierta por las noches preguntándome si mi auto irá a descomponerse. Trato de adivinar lo que piensan mis empleados y me siento angustiada si no tengo adelantado una semana el trabajo de la universidad. Esta obsesión es perturbadora, incluso para mí.

Por supuesto, preocuparme de este modo no tiene ningún sentido. Aunque pudiera prever los problemas que pudieran ocurrir y tener soluciones listas, mi preocupación no me protegerá de algo que quizás nunca ocurra. Cuando en el pasado ha recurrido a mi Poder Superior para eliminar mis inquietudes acerca de problemas reales, Ella me ha ayudado. Debo tener presente también que Ella puede eliminar dificultades imaginarias.

Si acepto que soy incapaz ante la energía negativa de mi mente, si deseo recuperar la cordura y si le pido a mi Poder Superior que me ayude, Ella lo hará. Puedo confiar en ella. A mí sólo me resta hacer la labor básica en cada cuestión según sea necesario. Entonces puedo soltar las riendas y disfrutar de la vida.

Pensamiento del día

Cuando he hecho todo lo posible, puedo “Soltar las riendas y entregárselas a Dios.”

”…la preocupación no me protegerá del futuro. Sólo me impedirá vivir el presente.”

                                                                                     Valor para cambiar, Pág. 15

 

Junio 25

pag-ninosrienlin.jpg

Mientras crecía, me sentía insegura y temerosa de la vida.

En mi familia alcohólica no se hablaba de lo que se pensaba ni de los sentimientos, por lo tanto, yo creía que era la única persona que me sentía así. Ocultaba mi inseguridad por temor a que la gente que me conocía me ridiculizara y me hiciera sentir avergonzada. Pese a que me dolía, no compartir mis secretos me hacía sentir segura.

Asistí a mi primera reunión de Al-Anon porque una compañera de universidad me persuadió. No esperaba obtener nada porque, aunque mi padre fuera alcohólico, su comportamiento nocivo parecía limitarse divagaciones filosóficas algo molestas. No obstante, me sorprendió y me estimuló escuchar a otros miembros hablar sobre sus sentimientos. Era un gran grupo y compartieron allí mismo los pensamientos que yo temía admitir, aún a mi misma. Cuando dejé la reunión, no me sentía tan sola.

Tras impregnarme de la atmósfera abierta y franca que encontré en Al-Anon, comencé a sentirme menos vulnerable y ser más receptiva con los demás. Descubrí que había muchas personas como yo. Descubrí que había muchas personas como yo. Aprendí que guardar los secretos es uno de los sutiles efectos de la enfermedad del alcoholismo.

Mi crecimiento en este ámbito esta relacionado con el progreso, no con la perfección. Aún a veces oculto algunos aspectos de mí misma a los demás, pero guardar mis secretos ya no me proporciona un sentimiento de seguridad. Cuando comparto, tengo la oportunidad de experimentar el amor y la comprensión que me brindan los otros miembros del grupo. Me siento más atractiva, más valiosa, más alegre ante la vida. Ya no siento que hay algo tremendamente equivocado en mí porque sé que no estoy sola.

Pensamiento del día

En Al-Anon puedo liberar mis secretos y liberarme a mí misma.

”…en Al-Anon encontramos algo que no está a nuestra disposición en ningún otro lado: una comunidad de personas que comparten las mismas experiencias de la vida y que comprenden como ninguna otra persona.”

                                                                          Senderos de recuperación, Pág. 200-203

 

 

Junio 24

PAG-jovenes

Durante el tiempo tiempo tuve dificultad con la parte de la Quinta Tradición que dice: “…comprendiendo y estimulando a nuestros propios familiares aquejados por el alcoholismo.” Me parecía que se me alentaba a hacer lo que precisamente me proponía a erradicar al venir a Al-Anon: ayudar y encubrir a los alcohólicos.

Después de hablar con un antiguo miembro que había tenido problemas similares con esta Tradición, tuve bien claro qué tipo de estímulo y comprensión podría proporcionar. Como ejemplo de estímulo, podría practicar el desprendimiento emocional haciendo todo lo posible para permitirle al alcohólico la dignidad de tomar sus propias decisiones. Como ejemplo la comprensión, podría intentar aceptar la enfermedad y sus efectos, mejorando así mi perspectiva.

Tal vez estas formas de estímulo y comprensión darían un débil consuelo a algunos de los alcohólicos que forman parte de mi vida. Sin embargo, en la recuperación he aprendido que puedo poner límites a lo que estoy dispuesto a aportar a los demás y a lo que soy capaz de hacer. Al ocuparme de mí mismo y fomentar poco a poco relaciones positivas con los alcohólicos, comunico el mensaje de esperanza que descubrí en las reuniones del grupo.

Pensamiento del día

Hoy brindo todo estímulo y la comprensión posibles a los alcohólicos que forman parte de mi vida; y para ello me baso en lo que yo pueda proporcionar y no en lo que ellos desean.

”Puedo sentir compasión por los seres queridos que sufren la enfermedad del alcoholismo, o sus efectos, sin perder mi sentido de identidad.”

                                                                                           Valor para cambiar, Pág. 194

 

Junio 23

PAG-meamo-3

Ahora que estoy en contacto con mi intuición, no me reprimo tanto como antes. En Al-Anon he aprendido que cuando que cuando presiento que algo está bien, puedo confiar en que es lo correcto.

Hago trabajos de dactilografía en casa y hace poco escribí a maquina la historia familiar de una señora mayor de edad.

Como era un trabajo de 500 páginas, trabajamos juntas durante varios meses. Era un proyecto precioso y me encariñé con ella.

Cuando terminamos el proyecto y nos despedimos, me acerqué a ella espontáneamente y la abracé.

Sin embargo ella, se puso tensa y no me devolvió la abrazo.

Me invadió el temor y me eché hacia atrás. Nos despedimos después de unas pocas palabras. Después de este incidente, me pregunté qué había sucedido. Estaba segura de que, sin saberlo, había traspasado un límite invisible. Era no era sentimiento terrible.

Más tarde, la clienta regresó para darme algo. Durante la visita, compartió conmigo todo lo que había significado para ella ese abrazo. Dijo que se había sentido tan bien que había comenzado abrazar a los demás. Hasta le había empezado a pedir a su marido, hijos y nietos que la abrazaran.

Me quedé atónita ante la manera distinta en que las dos habíamos percibido la misma situación. Mi Madrina me explicó que cuanto más sanara yo, más me convertiría en mensajera del programa y que Dios eligiría el mensaje. ¡Quién hubiera dicho que me usarían de manera tan agradable para difundir un poco de la calidez del programa!

Pensamiento del día

Hay tantas maneras de aplicar el Duodécimo Paso como estrellas en el cielo.

”Los que hemos vivido con angustia durante tanto tiempo hemos descubierto una manera de vivir con serenidad, un día a la vez, y nuestra mayor alegría es compartir esta forma de vida con los demás.”

                                                                                                 As We Understood…, Pág. 231

Junio 22

PAG-Diosito-1

Me llevó muchos años en Al-Anon antes de llegar al Undécimo Paso, el Paso de “la oración y la meditación.” Cuando finalmente llegué, después de esforzarme por aplicar desde el Cuarto hasta el Décimo Pasos, el Undécimo se convirtió se convirtió en mi oasis espiritual. Mi vida se tornó más tranquila y agradable con su aplicación.

Durante mi época en Al-Anon, atravesé un período de separación y divorcio de mi marido. Cuando comenzó este proceso estaba enfrascada en la aplicación del Noveno y Décimo Pasos. En el momento más caótico, empecé el Undécimo Paso. Me sentía aislada viviendo sola. Aunque no extrañaba el comportamiento alcohólico de mi marido, lo extrañaba a él. Mediante la oración y la meditación del Undécimo Paso, me sentí menos sola, menos incómoda por no tener pareja. Vivir por mi cuenta era una carga menos pesada porque podía relajarme y permitirme absorber el consuelo de la presencia de un Poder Superior a mí misma.

Mediante la oración y la meditación, desarrollé una relación cálida y reconfortante con Dios según mi entendimiento de Él. Estar sentada sin moverme me dio tiempo para escucharme a misma. Me sentaba en silencio y exploraba mi mente y mi corazón. Le pedía a mi Poder Superior que me en el silencio que me revelará lo que Él quería que hiciera hoy y en los meses difíciles que se me avecinaban.

Como siempre, mi programa de Al-Anon no me decepcionó. La oración y la meditación sugeridas en el Undécimo Paso me ayudaron escuchar la voz de mi Poder Superior dentro de mí.

La oración y la meditación me ayudaron sugeridas en el Undécimo Paso me ayudaron a conocerme mejor y de esta manera poder distinguir la voluntad de mi Poder Superior para conmigo.

Pensamiento del día

Nunca más tengo que estar sola. Lo único que necesito es establecer un contacto consciente con Dios según mi entendimiento de Él.

”Cuando recurrimos a Dios, nos damos cuenta de que Él ha estado junto a nosotros en todo momento.”

                                                                                      As We Understood…, Pág. 200

 

Junio 21

PAG-indibellas

El Décimo Paso, “Proseguimos con nuestro examen de conciencia, admitiendo espontáneamente nuestras faltas, al momento de reconocerlas,” me recuerda que tengo derecho a ser humana.

Mi Madrina me dice que Dios me creó como un ser humano perfecto, no como un Dios perfecto. Y que con seguridad, la gama de mis comportamientos humanos es bien amplia: cometo errores, perjudico a los demás y también me hago daño a mí misma. Por más tiempo que pase en el proceso de recuperación, nunca iré más allá de mi condición humana.

Sin embargo, aceptar mi condición humana no significa que tenga que vivir con sentimientos molestos como la culpa y la vergüenza, que a menudo acompañan a los errores humanos.

El Décimo paso me invita a tomarme el pulso emocional con regularidad para que pueda cooperar con Dios en mi crecimiento y cicatrización espirituales. Dice que si hago o digo algo equivocado, puedo detenerme, darme la vuelta y ahora a hacer las cosas diferentes. El Décimo paso me invita crecer, a ser responsable y a reparar el mal ocasionado -todo en beneficio propio- Aplico el Décimo paso porque quiero ser lo mejor que pueda.

Pensamiento del día

Al continuar haciendo un examen de conciencia personal y reparar mis errores, puedo vivir en paz con el resto de los hijos de Dios.

”Este Paso continúa el proceso comenzando con el Cuarto Paso: ser consciente de las cosas que hacemos y adoptar medidas correctivas sin demora…”

                                           Twelve Steps and Twelve Traditions for Alateen, Pág. 20