Junio 11 (Vayamos hacia delante)

PAG-adelante1.jpeg

Por mucho que nos gustara, no podríamos traer a todo el mundo con nosotros en este viaje llamado recuperación. No estamos siendo desleales al permitirnos seguir adelante. No tenemos por qué esperar a que los que amamos decidan cambiar también.
A veces necesitamos darnos a nosotros mismos permiso para crecer, aunque la gente que amemos no esté lista para cambiar. Podemos necesitar incluso dejar atrás a la gente en su disfunción o en su sufrimiento porque no podemos recuperarnos por ella. No necesitamos sufrir con ella.
No sirve de nada.
No nos sirve de nada quedarnos atascados porque alguien que amamos está atascado. El potencial para ayudar a los demás es mucho mayor cuando nos desapegamos, trabajamos en nosotros mismos y dejamos de tratar de forzar a los demás a que cambien junto con nosotros.
Cambiar nosotros mismos, permitirnos crecer mientras otros buscan su propio camino, es como tenemos el impacto más benéfico sobre la gente que amamos. Nosotros somos responsables de nosotros mismos.
Ellos son responsables de ellos. Los dejamos ir y nos dejamos crecer a nosotros.
“Hoy afirmaré que es mi derecho crecer y cambiar, aunque alguien a quien ame pueda no estar creciendo y cambiando junto conmigo.”
.

Junio 10

PAG-cuidarme ami

Encuentro que el mensaje de Al-Anon puede aparecer en los lugares más inesperados, por ejemplo, en las instrucciones de seguridad de un vuelo. Junto con los detalles de cómo ajustarse el cinturón de seguridad y dónde encontrar la salida de emergencia más cercana, las instrucciones siempre incluyen cómo actuar ante la pérdida de presión en la cabina. Se sugiere que, antes de ayudar al prójimo uno deba colocarse la máscara de oxígeno, garantizando así su propia supervivencia.

Para mí, crecer con la enfermedad del alcoholismo fue como sufrir por falta de oxígeno. Debido a que mis padres no tenían “máscaras”, no obtuve muchas de las cosas que necesitaba para crecer emocional y espiritualmente. Carecía de cosas tales como coherencia, estructura, aliento y aceptación de mis sentimientos, por lo tanto, no los podía transmitir a los demás. En Al-Anon sin embargo, aprendo éstas y muchas cosas más. Practicar el programa de Al-Anon es como ponerme una máscara de oxígeno. Se me anima a hacer lo necesario para mantener mi salud, estabilidad y progreso, lo que incluye comer bien, descansar lo suficiente, examinar mis pensamientos y sentimientos con los demás y corregirlos cuando sea necesario, compartir mis pensamientos y sentimientos con los demás, solicitar ayuda, orar y meditar y relacionarme con los miembros que forman parte de Al-Anon. Solamente después de que me haya encargado de estas responsabilidades, tendré la fuerza y estabilidad suficientes para ayudar a los demás.

Pensamiento del día

Ocuparme de mí en primer lugar es parte de ocuparse de los demás ¿Estoy ocupándome de mi mismo hoy?

”Oro por ayuda para cumplir con mi responsabilidad para conmigo mismo; sólo así podré ayudar a otros.”

                                                                                             Un día a la vez en Al-Anon, Pág. 91