Junio 13

PAG-queridodios

El Segundo Paso: “Llegamos a creer que un Poder Superior a nosotros podría devolvernos el sano juicio, me resultaba difícil. Me perturbaban las palabras “sano juicio.” Durante mi infancia en un hogar afectado por el alcoholismo, experimenté la falta de sano juicio. Vi cómo llevaban a mi madre a la unidad de psiquiatría y como familiares, vecinos y amigos la tildaban de “loca”. La culpaban y la criticaban por la enfermedad de toda la familia. De adulta, yo también me sentí responsable por la enfermedad de mi familia. Cuando vine a Al-Anon y oí hablar de “sano juicio”, lo único que pensaba era en la falta del mismo. Temía convertirme en alguien como mi madre.

Lo que había pasado por alto en el Segundo Paso era la palabra “Poder”. El día que comencé a prestar atención a ese Poder en lugar de a mi falta de sano juicio, comenzaron a ocurrir milagros en mi vida. Uno de ellos fue mi capacidad de hablar sobre mis temores en las reuniones del grupo. Otros de estos milagros fueron la aplicación de los Doce Pasos, que me condujeron a la serenidad y el inicio del proceso de perdón y cicatrización de las heridas.

Pasé muchos años oyendo el Segundo Paso en las reuniones antes de escuchar realmente la palabra “Poder.” Ahora me doy cuenta de que mi Poder Superior es mucho más grandioso que esta enfermedad. En vez de quedarme estancada en el temor, hoy me esfuerzo por transmitir a mis hijos los milagros de la recuperación.

Pensamiento del día

Querido Dios, cuando me siento atrapada en la locura de mi vida, por favor ayúdame a concentrarme en Tu grandioso poder para recuperar mi sano juicio.

”Crece la fe al abrir nuestras mentes y considerar que un recurso espiritual podría ayudarnos con nuestros problemas.”

                                                                                           Senderos de recuperación, Pág. 18

 

 

Junio 13 (No te aferres a viejas relaciones)

PAG-relacionesnvas.jpg

En este camino queremos viajar sin equipaje. Eso facilita el viaje. Algo del equipaje que podemos dejar ir es de los sentimientos persistentes y de los asuntos inconclusos con relaciones del pasado: ira, resentimientos, sentimientos de victimización, de dolor o de
nostalgia.
Si no hemos dado fin a una relación, si no podemos alejarnos de ella en paz, aún no hemos aprendido nuestra lección.
Eso puede significar que tendremos que pasar por otra ronda con esa lección antes de que estemos listos para proseguir.
Quizá querramos hacer un Cuarto Paso (un inventario escrito de nuestras relaciones) y un Quinto Paso (una admisión de nuestros errores). ¿Con qué sentimientos dejamos una relación en particular?
¿Seguimos acarreando esos sentimientos? ¿Queremos tener el peso y el impacto de ese equipaje sobre nuestra conducta hoy?
¿Seguimos sintiéndonos víctimas, rechazados o amargados por algo que ocurrió hace dos, cinco, diez o incluso hace veinte años?
Puede ser tiempo ya de dejarlo ir. Puede ser tiempo de que nos abramos a la verdadera lección de esa experiencia.
Puede ser tiempo de poner a descansar nuestras relaciones del pasado, para estar libres de proseguir a experiencias nuevas, más recompensantes.
Podemos elegir vivir en el pasado o terminar con nuestros viejos asuntos y abrirnos a la belleza del hoy.
Deja ir tu equipaje de relaciones del pasado.
“Hoy me abriré al proceso purificador y curativo que dará fin al ayer y me abrirá a lo mejor que el hoy, y el mañana, tienen para ofrecerme en mis relaciones.”