Junio 20

PAG.Caminantes.1

El Noveno Paso, “Reparamos directamente el mal causado a estas personas cuando nos fue posible, excepto en los casos en los que el hacerlo les hubiese infligido más daño, o perjudicado a un tercero”, fue el tema reciente de una reunión de Al-Anon.

Los miembros compartieron muchas historias dolorosas sobre relaciones entre padres e hijos que parecían irreparables. Me preguntaba si la mía podría serlo. Luego escuché mi “fórmula mágica” de otro miembro: preguntarme a mí misma qué cualidades había recibido de mis padres. Esa noche escribí las muchas cualidades que me había transmitido mi padre, el alcohólico, y me sentí muy contenta.

La noche siguiente me senté a escribir las cualidades que había recibido de mi madre. La página quedó en blanco; mi mente estaba en blanco; sólo recordaba el dolor. Así que durante las siguientes semanas oré. Me senté una vez más y esta vez mi Poder Superior escribió las palabras: natural, atenta, paciente, suave, perspicaz. Sabía que yo poseía estas cualidades y que mi madre también las tenía ¿Acaso las había recibido de ella? Sí, era posible y así fue. Me sentí humilde y agradecida al darme cuenta que estos dones los había heredado de mi madre. Se disipó mi ira y me sentí cerca de ella por primera vez. Ahora podría comenzar hacer la clase de hija que siempre había querido ser.

Pensamiento del día

Mis padres me han transmitido muchos de sus dones, no sólo las cargas. Darme cuenta de ello podría ser un paso hacia la recuperación de mi relación con ellos.

”Todo ser humano que forma parte de nuestra vida nos ofrece algo que aprender.”

                                                                                               Valor para cambiar, Pág. 335

 

 

Junio 20 (Mártires en las relaciones)

PAG-flores.1

Muchos de nosotros hemos estado tan torpes y hemos menospreciado tan completamente nuestros sentimientos que hemos perdido el contacto con nuestras necesidades en las relaciones.
Podemos aprender a distinguir cuáles son las compañías que disfrutamos, estemos hablando de amigos, de conocidos de negocios, de citas amorosas o de cónyuges. Todos necesitamos interactuar con gente que preferiríamos evitar, pero no tenemos porqué obligarnos a tener relaciones largas o de intimidad con estas personas.
Somos libres de escoger amigos, la gente con quien salimos, cónyuges. Somos libres de elegir cuánto tiempo pasamos con esa gente con la que no siempre podemos escoger estar, como los familiares.
Esta es nuestra vida. Esta es. Podemos decidir cómo queremos gastar nuestros días y nuestras horas. No estamos esclavizados. No estamos atrapados. Y ninguno de nosotros carece de opciones. Podremos no ver nuestras opciones claramente. Aunque tal vez tengamos que batallar con la vergüenza y aprender a adueñarnos de nuestro poder, podemos aprender a pasar nuestras valiosas horas y días con la gente que disfrutamos y con la que hemos elegido estar.
“Dios mío, ayúdame a valorar mi tiempo y mi vida. Ayúdame a valorar cómo me siento junto a ciertas personas. Guíame mientras aprendo a desarrollar relaciones sanas, de intimidad y de compartir con la gente. Ayúdame a darme a mí mismo la libertad para experimentar, explorar y aprender quién soy, quién puedo ser en mis relaciones.”

Amig@ de Irlanda (éste mensaje es para ti)

Desde hace semanas veo que nos lees, veo que estás en Irlanda y me encantaría saber si hablas español?, supongo que si, porque nos lees. Si hablas Inglés podemos enviarte algunos de los artículos en Inglés tambien.

¿Puedes comentarnos si requieres alguna escritura o lectura en especial?

Estamos en la Ciudad de México, desde aquí te enviamos todo nuestro cariño.