Julio 15

photo-0004.jpg

Mi Madrina una vez compartió conmigo una idea acerca del Octavo Paso que encontré muy útil. Sugirió que hiciera una lista en forma de columna como se describe en “Senderos de recuperación”. Puse el nombre de la persona que había perjudicado en la primer columna, su relación conmigo en la segunda, mi acción perjudicial en la tercera, el motivo de la rectificación de errores en la cuarta y mi voluntad de hacerlo en la quinta y última.

La tercera columna fue sin lugar a dudas difícil. Descubrí que los mismos defectos se repetían una y otra vez. Si desde el Cuarto hasta el Séptimo Paso no había tomado conciencia de estos defectos de carácter y de sus efectos destructivos, sí tuve la oportunidad de tomar conciencia de ellos entonces, en ese panorama multidimensional en vivo y en colores, de mí misma, de mis familiares, amigos y conocidos.

Pensamiento del día

Hoy seré receptiva a formas creativas para aplicar mi programa.

”A medida que analizo las injusticias que he cometido con otros, ¿reconozco una conducta significativa que indica un defecto de carácter que debo tratar de corregir?”

                                  El dilema del matrimonio con un alcohólico, Pág. 88

 

Julio 14

Negritoyyobebes

”Dios concédeme la serenidad…” Sentada al sol, que se filtra por la ventana de la cocina, me pregunto: “¿Qué es la serenidad?” Esta tiene que ver con mi entendimiento de Poder Superior, que es bondadoso, amable, comprensivo y fuente de serenidad por antonomasia. Mis esfuerzos por amarme de la misma manera bondadosa y serena en que mi Poder Superior me ama se manifiestan en todo el programa de Al-Anon. Mi percepción de la serenidad también se relaciona con parte de la definición de “serenísimo” que busqué en el diccionario una vez: “título de honor, respeto o reverencia, usado al hablar de o con ciertos miembros de la realeza.”

Mi serenidad se manifiesta de diversas formas. Cuando me doy cuenta de que pienso en mí o en los demás con menos dignidad, respeto referencia de los que se merece cualquier hijo de Dios intento ser amable y bondadosa. Trata de disfrutar al máximo de las bellezas que ofrecer la existencia. Permito que un beso cariñoso en la mejilla o en la frente me llene el corazón y me alimente el alma. Me esfuerzo por comentar mis problemas con los demás sin juzgarme o juzgar a otros. Siento y expreso mis emociones y dejo que las otras personas hagan lo mismo, practicando el desprendimiento emocional si fuera necesario.

Trato de tener en cuenta que no saberlo todo no constituye un problema. Oro por tener la capacidad de aceptarme como hija de un Poder Superior de amor cuyo perdón es ilimitado.

Pensamiento del día

¿Cómo puedo aplicar mi programa hoy para incrementar las posibilidades de experimentar la serenidad?

”La serenidad no consiste en librarse de los embates de la vida. Es la calma en medio de la tempestad, lo que me hace que los venza. Aunque la tormenta empeore, de mí depende que trate de conservar la calma.”

                                                                                          Alateen, un día a la vez, Pág. 30

 

Julio 13

C360_2016-03-25-19-32-25-419

Una de las preguntas del folleto titulado ”Se crió junto a un bebedor con problemas?” es: “¿Precisa la perfección?” Esta pregunta se aplicaba a mi caso. La necesidad compulsiva de ser perfecta me impedía comenzar o completar muchos proyectos porque creía que los resultados no estarían a la altura de mis metas.

Por fortuna, desde mis primeros días el programa, se me sugirió que nunca dijera que no a Al-Anon. Mis compañeros me aseguraban de que era parte de mi tarea como ser humano cometer errores y que no había muchos errores que fueran tan serios que no pudieran pasarse por alto o corregirse. También me recordaron que estarían a mi lado para compartir sus fortalezas, experiencia y esperanza si lo necesitaba.

Aunque estaba aterrada, seguí diciendo que sí. Como resultado, al final coordiné las reuniones, fui Representante del Grupo, Madrina de un Grupo de Alateen y voluntaria en el Servicio de información local de Al-Anon. Cada nueva oportunidad me proporcionó una mayor autoestima y confianza. Poco a poco fui abandonando la idea de que puedo o debo realizar cualquier tarea a la perfección. Simplemente hago todo lo que puedo en un momento dado. Descubrí que permitirme ser imperfecta me da una gran libertad; la libertad de ser yo misma.

Pensamiento del día

Hay sólo una esfera en la que podría ser perfecta: la de la imperfección humana.

”Intenté pasar por alto mis errores y ser perfecto… Ya no paso por alto mis errores. En realidad, he aprendido a usarlos.”

                                                                                                          Courage to Be Me, Pág. 125