Julio 15

photo-0004.jpg

Mi Madrina una vez compartió conmigo una idea acerca del Octavo Paso que encontré muy útil. Sugirió que hiciera una lista en forma de columna como se describe en “Senderos de recuperación”. Puse el nombre de la persona que había perjudicado en la primer columna, su relación conmigo en la segunda, mi acción perjudicial en la tercera, el motivo de la rectificación de errores en la cuarta y mi voluntad de hacerlo en la quinta y última.

La tercera columna fue sin lugar a dudas difícil. Descubrí que los mismos defectos se repetían una y otra vez. Si desde el Cuarto hasta el Séptimo Paso no había tomado conciencia de estos defectos de carácter y de sus efectos destructivos, sí tuve la oportunidad de tomar conciencia de ellos entonces, en ese panorama multidimensional en vivo y en colores, de mí misma, de mis familiares, amigos y conocidos.

Pensamiento del día

Hoy seré receptiva a formas creativas para aplicar mi programa.

”A medida que analizo las injusticias que he cometido con otros, ¿reconozco una conducta significativa que indica un defecto de carácter que debo tratar de corregir?”

                                  El dilema del matrimonio con un alcohólico, Pág. 88

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s