Julio 19

PAG-arribamexico
Ximena Valles Novoa y Manuel Alejandro Cardoso Duarte,Gracias por su magnífico desempeño en China.

 

Por mucho que me cueste admitirlo, aún después de años en el programa, todavía anhelo contar con una persona en mi vida cuyo única función sea prever y satisfacer todas mis necesidades sin tener que pedirlo ¡Que fantasías!

Creo que ésta fantasía tiene mucho que ver con ser hija de un alcohólico. Como los niños pequeños no hablan, los padres tienen la inmensa responsabilidad de prever y satisfacer algunas de las necesidades de sus hijos, y esto requiere una cantidad impresionante de energía; energía que mis padres no poseían. Debido al alcoholismo de mi padre, no pude recibir mucha atención cuando era pequeña. Aún siendo adulta en ocasiones todavía la ansío. Ahora me empeño por superar esta fantasía infantil, responsabilizándome por satisfacer mis necesidades y carencias en lugar de esperar que los otros lo hagan por mí.

Los instrumentos de Al-Anon que más me ayudan con este desafío son la Séptima Tradición y “Que empiece por mí.” La Séptima Tradición sugiere ser autosuficiente por completo. Necesito tener presente que yo misma debo apoyarme emocionalmente. Y aunque nadie se de cuenta de mi valor o elogie mi progreso, puedo darme una palmadita en el hombro y felicitarme por ello.

”Que empiece por mí” me recuerda que nadie puede leer la mente. Si quiero o necesito algo, tengo que hacérselo saber a alguien. Debo pedir, lo que supone correr riesgos. Tal vez mi petición sea aceptada; tal vez no. Si lo es, fantástico. Si no lo es, igual me sentiré bien por haber pedido y entonces podré dirigirme a otra persona que pueda ayudarme.

Pensamiento del día

Soy incapaz ante los alcohólicos y el alcoholismo. Ya no tengo que ser incapaz ante mí misma.

”Me levanté durante una reunión y pedí a la gente que me llamara y me ayudara.”

                                                  De la supervivencia a la recuperación, Pag. 35

 

Julio 19 (Probémoslo a nosotros mismos)

 

PAG-robot
El primer robot inteligente para padres, es mexicano, Gracias Claudia Linares.

 

Me pasé un año tratando de probarle a mi esposo cuánto me estaba lastimando que él bebiera. Cuando empecé a recuperarme, me di cuenta que era yo la que debía darme cuanta de cuánto me estaba lastimando que él bebiera.
Anónimo
Me pasé meses tratando de probarle a un hombre cuán responsable y sana era yo. Luego me di cuenta de lo que estaba haciendo. El no tenía que darse cuenta de cuán responsable y sana era yo. Yo era la que tenía que darme cuenta.
Anónimo
Tratar de probar lo buenos que somos, tratar de probar que somos suficientemente buenos, tratar de demostrarle a alguien cuánto nos ha herido, tratar de demostrarle a alguien que somos comprensivos, son signos de advertencia de que podemos estar dentro de nuestras conductas autoderrotistas.
Pueden ser una indicación de que estamos tratando de controlar a alguien. Pueden ser una indicación de que no estamos creyendo lo buenos que somos, que somos suficientemente buenos, o de que alguien nos está lastimando.
Pueden ser una advertencia de que hemos permitido quedarnos enganchados en un sistema disfuncional.
Pueden indicar que estamos atorados en esa densa niebla de la negación, que estamos haciendo algo que no nos conviene. Tratar excesivamente de demostrarle algo a alguien
puede significar que aún no nos hemos demostrado ese algo a nosotros mismos. Una vez que nos lo hayamos demostrado a nosotros mismos, una vez que lo hayamos comprendido, sabremos qué hacer.
La cuestión no es que otros nos entiendan y nos tomen en serio. La cuestión no es que los demás crean que somos buenos o que somos suficientemente buenos. La cuestión no es que otros vean y crean lo responsables o adorables o competentes que somos. La cuestión no es que los demás se den cuenta o no cuán hondamente estamos sintiendo un sentimiento en particular. Somos nosotros los que necesitamos ver la luz.
“Hoy, Dios mío, ayúdame a dejar ir mi necesidad de controlar los resultados de los eventos influyendo sobre las creencias de los demás.
Me concentraré en aceptarme a mí mismo, en vez de en tratar de probar algo acerca de mí mismo. Si me sorprendo en la trampa codependiente de tratar de enfatizar algo cerca de mí ante otra persona, me preguntaré si necesito convencerme a mí mismo acerca de ese punto.”