Julio 20

 

CIMG3175
Gracias Padrino, ¿A dónde iremos hoy? Te amamos (Atte: Tus adorados)

 

El tema de la reunión era “Curarnos a nosotros mismos.” ¿Curarnos? Si yo misma hubiera podido curarme, pensé, lo habría hecho hace mucho tiempo. Si yo misma pudiera curarme, ¿iría tantas reuniones aún cuando no tengo ganas?, ¿Me molestaría en aplicar los pasos cuando hay otras cosas que me gustaría hacer?, ¿Le contaría a mi Madrina cosas vergonzosas sobre mí y toleraría sus confrontaciones bien intencionadas?

Después de calmarme, pensé en el tema desde un ángulo distinto. Recordé una historia acerca de un hombre que trabajaba en su jardín, arando, plantando y eliminando las malas hierbas.

El resultado es una cosecha preciosa y abundante. Su vecina, con admiración, le comentó sobre la espléndida cosecha que Dios le había suministrado. El hombre respondió con sequedad que ya ella debería ver el estado del jardín cuando Dios era el único que hacía todo el trabajo.

La historia me demuestra que debo querer mejorar y luego debo estar dispuesta a pasar a la acción, a hacer algo de modo diferente, antes de lograr progresos en mi recuperación. Mis actos demuestran que estoy dispuesta a curarme y luego Dios puede venir a curarme.

Pensamiento del día

La cicatrización de heridas no puede hacerse sin mi aceptación y cooperación. Si coopero con Dios en mi educación espiritual, entonces me convierto sin duda en partícipe de mi cicatrización.

”Los Grupos de familia Al-Anon nos muestra la necesidad de cultivar los jardines de nuestras vidas…”

                                                   De Al-Anon Family Groups, edición clásica, Pág. 57

Julio 20 (Deja ir la resistencia)

CIMG3039
Gracias Padrino, ahora vamos juntos a todos tus viajes!

 

No tengas tanta prisa por seguir adelante.
Relájate. Respira hondo. Sé. Permanece en armonía hoy.
Guarda una actitud abierta. Hay belleza a nuestro alrededor y en nuestro interior hoy. Hay un propósito y un significado en el día de hoy.
El día de hoy tiene importancia, no tanto por lo que nos suceda, sino por cómo respondamos.
Deja que transcurra el día de hoy. Aprendemos nuestras lecciones, resolvemos cosas, cambiamos de una manera sencilla: viviendo plenamente nuestra vida hoy.
No te preocupes por los sentimientos, problemas o regalos del mañana. No te preocupes si podremos confiar en nosotros mismos, en la vida o en nuestro Poder Superior mañana.
Todo lo que necesitemos hoy nos será dado. Esa es una promesa, de Dios, del Universo.
Siente los sentimientos de hoy. Soluciona los problemas de hoy.
Disfruta los regalos de hoy. Confía en ti mismo hoy, en la vida y en tu Poder Superior.
Adquiere el arte de vivir plenamente el hoy. De absorber las lecciones, la curación, la belleza, el amor de que disponemos hoy.
No tengas tanta prisa por seguir adelante. No hay prisa. No podemos escapar; tan sólo posponemos. Deja ir los sentimientos; respira en paz y en curación. No tengas tanta prisa por seguir adelante.
Hoy, no correré de mí mismo, de mis circunstancias o de mis sentimientos. Estaré abierto a mí mismo, a los otros, a mi Poder Superior y a la vida. Confiaré en que al enfrentar el hoy al máximo de mi capacidad, adquiriré las destrezas que necesite para encarar el mañana.