EL TIGRE MENTAL

IMG_20141225_143301
Si estuvieras frente a un tigre en medio de la selva, ¿pensarías en tus problemas? ¿Pensarías siquiera en algo?. Él te está mirando fijamente, no puedes moverte porque sería tu final. Debes estar muy atento; no puedes sacarle los ojos de encima ni luchar contra él, pues te devorará.
Tu mente es ese tigre y está al acecho 24 hs por día. No puedes luchar contra ella pues te agotarás; sólo la mente lucha contra la mente. Tampoco puedes distraerte. Si te distraes siquiera un segundo, te llevará al pasado o al futuro y te devorará. ¡Imagínate lo que puede suceder si te distraes 10 minutos, 10 horas o 10 días? ¡La vida sería una montaña rusa de emociones, no tendrías paz y ningún poder sobre tus estados de ánimo! Así es como vive la gente.
Debes anticiparte a la mente; este es el gran secreto. Entonces descubrirás que sin bien ella es rápida, tú eres aún más rápido. Permanece noche y día profundamente alerta, observando cada uno de sus trucos, fantasías, engaños, ilusiones, deseos, recuerdos, anticipaciones, proyecciones, juicios, expectativas y falsas necesidades. Entonces no habrá lugar para el sufrimiento de ninguna clase. No habrá lugar para el miedo, la angustia, la culpa, el stress, la depresión o las preocupaciones. Porque tú estás aquí y estás despierto; no estás pensando. Estás antes que la mente observando muy atento cada uno de sus movimientos para no caer en sus sucias garras. Cuidándote de ella; anticipándote; protegiéndote. No permites que te arrastre a ningún lugar que no sea en el que estás ahora; no permites que te arrastre a ningún tiempo que no sea este momento. Le impides constantemente viajar a otro lugar y a otro tiempo.
Esto es vivir en el presente. Esto es meditación. Cada vez que te anticipas a la mente retirando tu atención de ella y recogiéndola hacia el interior, asciendes espiritualmente. Día tras día evolucionas, te empoderas, recuperas tu grandeza, elevas tu vibración, encuentras la paz del alma, te liberas, conoces la vida tal cual es y no mediante una interpretación, y la mente poco a poco va quedando atrás. Cada vez hay menos pensamientos; con menor frecuencia; menor intensidad; menor carga emocional. Cada vez son mayores los espacios de silencio, paz y gozo. Hasta que finalmente un glorioso día, el tigre mental que antes era una peligrosa fiera salvaje, se transforma en un dulce gatito, el cual lo alzas, acaricias y lo llevas con correa a pasear. Ya lo has domesticado. Eres libre. Ahora, a disfrutar.
Saludos,
Lic. Fernán Makaroff

Julio 21

PAG-bienestar

La unidad era una noción que me resultaba extraña en mi niñez. Nunca me sentí parte de una familia. Parecíamos un grupo de desconocidos que vivíamos en la misma casa. En mi familia la comunicación no existía, o era pésima en el mejor de los casos. Era como si nadie estuviese disponible para ayudarme.

De hecho, yo recibía con frecuencia críticas y quejas. En lugar de sentirme unida a mi familia, me sentía aislada y sola.

Forma parte de un grupo de Al-Anon que compartía muchas de mis emociones y que tenía experiencias similares me hizo sentir bien. Sin embargo, esto también me resultaba extraño. Me llevó cierto tiempo sentirme cómoda con la idea de ser parte de una entidad mayor, sabiendo que mis actos personales podrían afectar esa entidad.

Por suerte, los principios de Al-Anon fomentan ese sentimiento de unidad y me demuestran como aplicarlo en mi vida.

La Primera Tradición explica el propósito básico de la unidad: lograr el mayor bien posible para el mayor número de personas.

La idea es que muchos puedan lograr juntos lo que uno solo no puede. Veo cómo funciona la Primera Tradición en la creación de una conciencia de grupo informada. La Cuarta Tradición me recuerda que no existo en un vacío; siempre tengo que pensar en las consecuencias de mis actos, en los que me rodean. El Primer Concepto me dice que el futuro del Al-Anon está en los grupos, no en una persona. Los miembros Alateen me recuerdan que “Juntos podemos lograrlo.” Le agradezco al grupo que me haya mostrado cómo ser parte de un grupo para no tener que sentirme nunca más aislada y sola.

Pensamiento del día

El sentimiento de unidad está a sólo dos pasos, así como lo está la reunión de Al-Anon más próxima.

”Cuando veo cómo se aplica la Primera Tradición a nivel del grupo, recuerdo una vez más cuán importante es la unidad en mi vida.”

                                                                          Senderos de recuperación Pág. 137

 

Julio 21 (Basta con ser)

PAG-nose.png

No siempre tenemos claro qué estamos experimentando, o por qué.
En medio de la pena, de la transición, de la transformación, del aprendizaje, de la curación, o de la disciplina, es difícil tener una perspectiva.
Eso es porque aún no hemos aprendido la lección. Estamos en medio de ella. El don de la claridad aún no ha llegado.
Nuestra necesidad de control se puede manifestar como una necesidad de saber exactamente qué está sucediendo.
No siempre podemos saberlo. A veces necesitamos dejarnos ser y confiar en que la claridad vendrá después, en retrospectiva.
Si estamos confundidos, así es como se supone que debemos estar. La confusión es temporal. Luego veremos. La lección, el propósito, se revelará, a su tiempo, a su propio tiempo.
Todo tendrá perfecto sentido, después.
Hoy dejaré de esforzarme en saber lo que no sé, en ver lo que no puedo ver, en entender lo que aún no entiendo. Confiaré en que es suficiente ser, y dejaré ir mi necesidad de averiguar las cosas.