EL TIGRE MENTAL

IMG_20141225_143301
Si estuvieras frente a un tigre en medio de la selva, ¿pensarías en tus problemas? ¿Pensarías siquiera en algo?. Él te está mirando fijamente, no puedes moverte porque sería tu final. Debes estar muy atento; no puedes sacarle los ojos de encima ni luchar contra él, pues te devorará.
Tu mente es ese tigre y está al acecho 24 hs por día. No puedes luchar contra ella pues te agotarás; sólo la mente lucha contra la mente. Tampoco puedes distraerte. Si te distraes siquiera un segundo, te llevará al pasado o al futuro y te devorará. ¡Imagínate lo que puede suceder si te distraes 10 minutos, 10 horas o 10 días? ¡La vida sería una montaña rusa de emociones, no tendrías paz y ningún poder sobre tus estados de ánimo! Así es como vive la gente.
Debes anticiparte a la mente; este es el gran secreto. Entonces descubrirás que sin bien ella es rápida, tú eres aún más rápido. Permanece noche y día profundamente alerta, observando cada uno de sus trucos, fantasías, engaños, ilusiones, deseos, recuerdos, anticipaciones, proyecciones, juicios, expectativas y falsas necesidades. Entonces no habrá lugar para el sufrimiento de ninguna clase. No habrá lugar para el miedo, la angustia, la culpa, el stress, la depresión o las preocupaciones. Porque tú estás aquí y estás despierto; no estás pensando. Estás antes que la mente observando muy atento cada uno de sus movimientos para no caer en sus sucias garras. Cuidándote de ella; anticipándote; protegiéndote. No permites que te arrastre a ningún lugar que no sea en el que estás ahora; no permites que te arrastre a ningún tiempo que no sea este momento. Le impides constantemente viajar a otro lugar y a otro tiempo.
Esto es vivir en el presente. Esto es meditación. Cada vez que te anticipas a la mente retirando tu atención de ella y recogiéndola hacia el interior, asciendes espiritualmente. Día tras día evolucionas, te empoderas, recuperas tu grandeza, elevas tu vibración, encuentras la paz del alma, te liberas, conoces la vida tal cual es y no mediante una interpretación, y la mente poco a poco va quedando atrás. Cada vez hay menos pensamientos; con menor frecuencia; menor intensidad; menor carga emocional. Cada vez son mayores los espacios de silencio, paz y gozo. Hasta que finalmente un glorioso día, el tigre mental que antes era una peligrosa fiera salvaje, se transforma en un dulce gatito, el cual lo alzas, acaricias y lo llevas con correa a pasear. Ya lo has domesticado. Eres libre. Ahora, a disfrutar.
Saludos,
Lic. Fernán Makaroff

1 comentario en “EL TIGRE MENTAL”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s