Julio 26

PAG-pajaritos

Como era una niña que vivía en un hogar afectado por el alcoholismo, no se me alentaba a compartir mis opiniones. Cuando lo hacía, tenía la impresión de que nadie me escuchaba. Alguien siempre terminaba yéndose dolido o enojado.

Cuando me ascendieron a supervisora en mi trabajo sentí por fin que estaba en una situación de completa autoridad. Cuando había que tomar decisiones o concretar acciones, nunca discutía las opciones con la gente que trabajaba para mí. Ellos, en represalia, hacían mal su trabajo y esto daba una imagen negativa de mí. Estaba confundida porque no sabía que estaba haciendo de manera equivocada.

Como madrastra, también me sentía que estaba al mando. Escuchaba con la mente, no con mi corazón. Los adolescentes en nuestro hogar respondían con ira y a veces se fugaban. Al final me sentí humillada por todo el mundo y nuestro hogar se había convertido en un hervidero de opiniones encontradas.

Cuando me enteré de las Garantías Generales en el Duodécimo Concepto, sentí esperanzas. Para mí, una garantía es precisamente eso. Si mis relaciones no funcionan, puedo volver a las Garantías Generales para equilibrar mis actitudes. Mediante las mismas he aprendido a no usar mi autoridad para promover mis opiniones o para castigar a alguien que no esté de acuerdo conmigo. También he aprendido a evitar las discusiones escuchando y estimulando a los demás a compartir sus puntos de vista la hora de tomar una decisión. A veces, podemos incluso llegar a decisiones unánimes.

Gracias a las Garantías Generales del Duodécimo Concepto, mi relación con los demás es más fácil y menos tensa. Por fin experimento la paz que ansiaba en mi niñez ¡Una vez más los instrumentos de Al-Anon han demostrado su utilidad en todas mis acciones!

Pensamiento del día

Nuestros Conceptos de Servicio y las Garantías Generales son instrumentos que me ayudan en mi recuperación personal. “Muchos miembros de Al-Anon también han encontrado que los Conceptos pueden aplicarse en casa y en situaciones laborales.”

                                                             Senderos de recuperación, Pág. 246

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s