Julio 29

PAG-florecitata

El Segundo Paso, “Llegamos a creer que un Poder Superior a nosotros podría devolvernos el sano juicio”, me daba la esperanza de poder vivir una vida sana y equilibrada. En mi familia nunca existió la noción de equilibrio, sólo los extremos: pobreza y abundancia, poder y desamparo, violencia y calma engañadora. Ansiaba el equilibrio, un sentimiento de normalidad que me ayudara a sentir segura y a relacionarme con los demás.

Cuando vine por primera vez a una reunión de Al-Anon para los hijos adultos de los alcohólicos, varias personas me aseguraron que la esperanza que promete el Segundo Paso es real.

Mientras escuchaba, empecé a ver los milagros obrados en los miembros que habían dejado atrás la insania y que encontraban equilibrio en sus vidas. Percibí que sus historias cambiaban de tono, cambiaban de la preocupación a la fe y de la confusión a la claridad.

Al ser testigo de estos milagros, llegué a creer que Dios podría guiarme hacia una forma de vida más sana. Me dejé guiar, solicité ayuda y confié en mi Poder Superior para recobrar el sano juicio. La respuesta a mi súplica fue aprender a vivir la Oración de la Serenidad. Con la ayuda de otros miembros del grupo empecé poco a poco a definir un ordenamiento equilibrado para mí misma. Dios me ayudó a discernir cuando debo soltar las riendas de las cosas que no puedo controlar y cambiar las cosas que puedo.

Antes, pensaba que el equilibrio era privilegio de aquellos que habían crecido en familias normales, familias no afectadas por el alcoholismo. Pensaba que estaba dañada para siempre a consecuencia de los extremos caóticos que conocí en mi niñez.

Ahora sé que es posible sanar, renacer, recobrar el sano juicio.

Pensamiento del día

Independientemente del daño que haya sufrido durante mi niñez, el Segundo Paso me da esperanzas de cicatrización.

”El Segundo Paso nos ofrece una opción: el sano juicio. Con esta nueva perspectiva, empezamos verdaderamente a experimentar la esperanza de lo que tanto se habla.”

                                                                                   Senderos de recuperación, Pág. 20

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s