EL TIGRE MENTAL

IMG_20141225_143301
Si estuvieras frente a un tigre en medio de la selva, ¿pensarías en tus problemas? ¿Pensarías siquiera en algo?. Él te está mirando fijamente, no puedes moverte porque sería tu final. Debes estar muy atento; no puedes sacarle los ojos de encima ni luchar contra él, pues te devorará.
Tu mente es ese tigre y está al acecho 24 hs por día. No puedes luchar contra ella pues te agotarás; sólo la mente lucha contra la mente. Tampoco puedes distraerte. Si te distraes siquiera un segundo, te llevará al pasado o al futuro y te devorará. ¡Imagínate lo que puede suceder si te distraes 10 minutos, 10 horas o 10 días? ¡La vida sería una montaña rusa de emociones, no tendrías paz y ningún poder sobre tus estados de ánimo! Así es como vive la gente.
Debes anticiparte a la mente; este es el gran secreto. Entonces descubrirás que sin bien ella es rápida, tú eres aún más rápido. Permanece noche y día profundamente alerta, observando cada uno de sus trucos, fantasías, engaños, ilusiones, deseos, recuerdos, anticipaciones, proyecciones, juicios, expectativas y falsas necesidades. Entonces no habrá lugar para el sufrimiento de ninguna clase. No habrá lugar para el miedo, la angustia, la culpa, el stress, la depresión o las preocupaciones. Porque tú estás aquí y estás despierto; no estás pensando. Estás antes que la mente observando muy atento cada uno de sus movimientos para no caer en sus sucias garras. Cuidándote de ella; anticipándote; protegiéndote. No permites que te arrastre a ningún lugar que no sea en el que estás ahora; no permites que te arrastre a ningún tiempo que no sea este momento. Le impides constantemente viajar a otro lugar y a otro tiempo.
Esto es vivir en el presente. Esto es meditación. Cada vez que te anticipas a la mente retirando tu atención de ella y recogiéndola hacia el interior, asciendes espiritualmente. Día tras día evolucionas, te empoderas, recuperas tu grandeza, elevas tu vibración, encuentras la paz del alma, te liberas, conoces la vida tal cual es y no mediante una interpretación, y la mente poco a poco va quedando atrás. Cada vez hay menos pensamientos; con menor frecuencia; menor intensidad; menor carga emocional. Cada vez son mayores los espacios de silencio, paz y gozo. Hasta que finalmente un glorioso día, el tigre mental que antes era una peligrosa fiera salvaje, se transforma en un dulce gatito, el cual lo alzas, acaricias y lo llevas con correa a pasear. Ya lo has domesticado. Eres libre. Ahora, a disfrutar.
Saludos,
Lic. Fernán Makaroff

Julio 21

PAG-bienestar

La unidad era una noción que me resultaba extraña en mi niñez. Nunca me sentí parte de una familia. Parecíamos un grupo de desconocidos que vivíamos en la misma casa. En mi familia la comunicación no existía, o era pésima en el mejor de los casos. Era como si nadie estuviese disponible para ayudarme.

De hecho, yo recibía con frecuencia críticas y quejas. En lugar de sentirme unida a mi familia, me sentía aislada y sola.

Forma parte de un grupo de Al-Anon que compartía muchas de mis emociones y que tenía experiencias similares me hizo sentir bien. Sin embargo, esto también me resultaba extraño. Me llevó cierto tiempo sentirme cómoda con la idea de ser parte de una entidad mayor, sabiendo que mis actos personales podrían afectar esa entidad.

Por suerte, los principios de Al-Anon fomentan ese sentimiento de unidad y me demuestran como aplicarlo en mi vida.

La Primera Tradición explica el propósito básico de la unidad: lograr el mayor bien posible para el mayor número de personas.

La idea es que muchos puedan lograr juntos lo que uno solo no puede. Veo cómo funciona la Primera Tradición en la creación de una conciencia de grupo informada. La Cuarta Tradición me recuerda que no existo en un vacío; siempre tengo que pensar en las consecuencias de mis actos, en los que me rodean. El Primer Concepto me dice que el futuro del Al-Anon está en los grupos, no en una persona. Los miembros Alateen me recuerdan que “Juntos podemos lograrlo.” Le agradezco al grupo que me haya mostrado cómo ser parte de un grupo para no tener que sentirme nunca más aislada y sola.

Pensamiento del día

El sentimiento de unidad está a sólo dos pasos, así como lo está la reunión de Al-Anon más próxima.

”Cuando veo cómo se aplica la Primera Tradición a nivel del grupo, recuerdo una vez más cuán importante es la unidad en mi vida.”

                                                                          Senderos de recuperación Pág. 137

 

Julio 20

 

CIMG3175
Gracias Padrino, ¿A dónde iremos hoy? Te amamos (Atte: Tus adorados)

 

El tema de la reunión era “Curarnos a nosotros mismos.” ¿Curarnos? Si yo misma hubiera podido curarme, pensé, lo habría hecho hace mucho tiempo. Si yo misma pudiera curarme, ¿iría tantas reuniones aún cuando no tengo ganas?, ¿Me molestaría en aplicar los pasos cuando hay otras cosas que me gustaría hacer?, ¿Le contaría a mi Madrina cosas vergonzosas sobre mí y toleraría sus confrontaciones bien intencionadas?

Después de calmarme, pensé en el tema desde un ángulo distinto. Recordé una historia acerca de un hombre que trabajaba en su jardín, arando, plantando y eliminando las malas hierbas.

El resultado es una cosecha preciosa y abundante. Su vecina, con admiración, le comentó sobre la espléndida cosecha que Dios le había suministrado. El hombre respondió con sequedad que ya ella debería ver el estado del jardín cuando Dios era el único que hacía todo el trabajo.

La historia me demuestra que debo querer mejorar y luego debo estar dispuesta a pasar a la acción, a hacer algo de modo diferente, antes de lograr progresos en mi recuperación. Mis actos demuestran que estoy dispuesta a curarme y luego Dios puede venir a curarme.

Pensamiento del día

La cicatrización de heridas no puede hacerse sin mi aceptación y cooperación. Si coopero con Dios en mi educación espiritual, entonces me convierto sin duda en partícipe de mi cicatrización.

”Los Grupos de familia Al-Anon nos muestra la necesidad de cultivar los jardines de nuestras vidas…”

                                                   De Al-Anon Family Groups, edición clásica, Pág. 57

Julio 19

PAG-arribamexico
Ximena Valles Novoa y Manuel Alejandro Cardoso Duarte,Gracias por su magnífico desempeño en China.

 

Por mucho que me cueste admitirlo, aún después de años en el programa, todavía anhelo contar con una persona en mi vida cuyo única función sea prever y satisfacer todas mis necesidades sin tener que pedirlo ¡Que fantasías!

Creo que ésta fantasía tiene mucho que ver con ser hija de un alcohólico. Como los niños pequeños no hablan, los padres tienen la inmensa responsabilidad de prever y satisfacer algunas de las necesidades de sus hijos, y esto requiere una cantidad impresionante de energía; energía que mis padres no poseían. Debido al alcoholismo de mi padre, no pude recibir mucha atención cuando era pequeña. Aún siendo adulta en ocasiones todavía la ansío. Ahora me empeño por superar esta fantasía infantil, responsabilizándome por satisfacer mis necesidades y carencias en lugar de esperar que los otros lo hagan por mí.

Los instrumentos de Al-Anon que más me ayudan con este desafío son la Séptima Tradición y “Que empiece por mí.” La Séptima Tradición sugiere ser autosuficiente por completo. Necesito tener presente que yo misma debo apoyarme emocionalmente. Y aunque nadie se de cuenta de mi valor o elogie mi progreso, puedo darme una palmadita en el hombro y felicitarme por ello.

”Que empiece por mí” me recuerda que nadie puede leer la mente. Si quiero o necesito algo, tengo que hacérselo saber a alguien. Debo pedir, lo que supone correr riesgos. Tal vez mi petición sea aceptada; tal vez no. Si lo es, fantástico. Si no lo es, igual me sentiré bien por haber pedido y entonces podré dirigirme a otra persona que pueda ayudarme.

Pensamiento del día

Soy incapaz ante los alcohólicos y el alcoholismo. Ya no tengo que ser incapaz ante mí misma.

”Me levanté durante una reunión y pedí a la gente que me llamara y me ayudara.”

                                                  De la supervivencia a la recuperación, Pag. 35

 

Julio 18

PAG-nenesmexicanos

He encontrado “satisfacción e incluso alegría” aprendiendo a dejar la autocompasión y a reemplazarla por el humor. Al principio, consideraba a Al-Anon como un lugar para presentar quejas contra mi suerte en la vida, pero esta idea desapareció en poco tiempo.

En una reunión, cuando relataba cómo me trataba mi cónyuge, las lágrimas me corrían por el rostro. De repente alguien se rió con fuerza y esta risa inesperada hizo que me detuviera.

Retrocedí para analizar si lo que estaba diciendo era tan gracioso. Al hacerlo se secaron mis lágrimas y mis labios se curvaron en una pequeña sonrisa. Me di cuenta de que mi historia era realmente graciosa. Quería “salvar” mi matrimonio, pero quería que mi marido se fuera de casa y luego le exigía que volviera. De repente logré ver el buen humor de la situación.

¿Cómo podíamos ocuparnos de nuestra relación en medio de la perturbación creada por el constante empaque y desempaque de cajas que provocaban sus idas y venidas? Mi indecisión acerca de compartir un hogar con él reflejaba una incertidumbre más profunda acerca de mi deseo de seguir casada, pero no podía darme cuenta en ese momento. Ahora podría entender que intentar una reconciliación en esa circunstancia era absurdo.

Ese día comencé a desarrollar el sentido del humor. A medida que avanzó en mi recuperación, encuentro cada vez más cosas de las que reírme. Ahora me río con mi marido, porque superamos esa etapa y seguimos juntos. Me río con mis hijos y ¡hasta me río con ganas de mí misma!

Pensamiento del día

¿Qué situación presente en mi vida puedo analizar con buen humor en lugar de autocompasión?

”Si observo este día tal como miro una película, estoy seguro de poder encontrar al menos un momento en que pueda disfrutar de algo jocoso.”

                                                     Valor para cambiar, Pág. 205

 

Julio 17

PAG-meamo-2El primer límite que aprendí a fijar durante mi recuperación está relacionado con el sarcasmo. Había iniciado una discusión con una persona acerca de un conflicto determinado. Pese a que yo intentaba de buena fe llegar a una solución amistosa, me respondió con sarcasmo varias veces. Al cabo de un rato, le respondí que si seguía siendo sarcástica no diría una palabra más hasta que estuviera dispuesta a continuar el debate de manera respetuosa y productiva. Como continuó comportándose de forma desagradable, me levanté y me fui a ocupar de otros asuntos. Después de varios casos similares, el sarcasmo se convirtió en algo raro en mis discusiones con esa persona.

Después de un intercambio inicial airado, me gane su respeto cuando mis actos reflejaron mis intenciones. No obstante, el resultado más importante fue el respeto a mí mismo que esto me proporcionó.

Dejar en claro lo que es aceptable para mí es un instrumento que uso para ocuparme de mí. Esto lo coloco en la categoría de cambiar las cosas que puedo, como dice la Oración de la Serenidad. Para fijar límites sensatos efectivos, es importante discernir entre mis responsabilidades y las ajenas. La Oración de la Serenidad también puede ayudarme en este sentido. Luego puedo tomar una decisión sobre las acciones que concretaré o no. Soy libre de ocuparme de mí como lo considere necesario, le gusten o no mis decisiones a la gente.

Pensamiento del día

Hoy me ocupo de mí mismo poniendo límites razonables a los que me rodean.

“No se puede poner límites y ocuparse de los sentimientos ajenos al mismo tiempo.”

                                                                             The Forum, septiembre de 2000, Pág. 28

 

Julio 16

PAG-confianzzza

Debido a que crecí en una familia alcohólica, no entendía cómo funcionaba el proceso de la confianza. Confiaba a ciegas en gente que no me había demostrado que era digna de confianza.

Les contaba a cualquiera detalles íntimos de mi vida. Esto, en ocasiones, me llevaba a sentirme herida o traicionada.

Al asistir a las reuniones y establecer una relación con una Madrina y con mi Poder Superior, he desarrollado una técnica para alcanzar la confianza. He aprendido que es sano permitirle a la gente ganarse mi confianza. Visualizo el proceso como algo similar a subir por una escalera, en la cual cada peldaño simboliza un grado mayor de descubrimiento de mí.

Ahora, subo por estos peldaños con lentitud -sin tratar de subirlos corriendo. A veces, para poner en marcha, comienzo hablando de la belleza del tiempo con alguien. Si me siento segura de la respuesta de esa persona, tomo el riesgo de subir otro peldaño, por ejemplo hacerle un cumplido sobre su ropa.

Si aún me siento cómoda, puedo seguir subiendo escalones de confianza compartiendo poco a poco más de mí misma. Sin embargo, si no me siento segura, ¡bajo la escalera otra vez!

La confianza se desarrolla al revelarme poco a poco a los demás y analizar mis pensamientos y sentimientos sobre su reacción ante mis revelaciones. A través este proceso aprendo a identificar a la gente digna de confianza con la cual desarrollar relaciones más profundas.

Pensamiento del día

La confianza es un proceso sobre el cual tengo cierto control. No tengo que formar relaciones con más rapidez de las que puedo.

”Afrontar la realidad significa aceptar que muchas de mis experiencias en Al-Anon me demuestra que sí existen personas de las que puedo depender.

                                                                                 Valor para cambiar, Pág. 232

 

Julio 15

photo-0004.jpg

Mi Madrina una vez compartió conmigo una idea acerca del Octavo Paso que encontré muy útil. Sugirió que hiciera una lista en forma de columna como se describe en “Senderos de recuperación”. Puse el nombre de la persona que había perjudicado en la primer columna, su relación conmigo en la segunda, mi acción perjudicial en la tercera, el motivo de la rectificación de errores en la cuarta y mi voluntad de hacerlo en la quinta y última.

La tercera columna fue sin lugar a dudas difícil. Descubrí que los mismos defectos se repetían una y otra vez. Si desde el Cuarto hasta el Séptimo Paso no había tomado conciencia de estos defectos de carácter y de sus efectos destructivos, sí tuve la oportunidad de tomar conciencia de ellos entonces, en ese panorama multidimensional en vivo y en colores, de mí misma, de mis familiares, amigos y conocidos.

Pensamiento del día

Hoy seré receptiva a formas creativas para aplicar mi programa.

”A medida que analizo las injusticias que he cometido con otros, ¿reconozco una conducta significativa que indica un defecto de carácter que debo tratar de corregir?”

                                  El dilema del matrimonio con un alcohólico, Pág. 88

 

Julio 14

Negritoyyobebes

”Dios concédeme la serenidad…” Sentada al sol, que se filtra por la ventana de la cocina, me pregunto: “¿Qué es la serenidad?” Esta tiene que ver con mi entendimiento de Poder Superior, que es bondadoso, amable, comprensivo y fuente de serenidad por antonomasia. Mis esfuerzos por amarme de la misma manera bondadosa y serena en que mi Poder Superior me ama se manifiestan en todo el programa de Al-Anon. Mi percepción de la serenidad también se relaciona con parte de la definición de “serenísimo” que busqué en el diccionario una vez: “título de honor, respeto o reverencia, usado al hablar de o con ciertos miembros de la realeza.”

Mi serenidad se manifiesta de diversas formas. Cuando me doy cuenta de que pienso en mí o en los demás con menos dignidad, respeto referencia de los que se merece cualquier hijo de Dios intento ser amable y bondadosa. Trata de disfrutar al máximo de las bellezas que ofrecer la existencia. Permito que un beso cariñoso en la mejilla o en la frente me llene el corazón y me alimente el alma. Me esfuerzo por comentar mis problemas con los demás sin juzgarme o juzgar a otros. Siento y expreso mis emociones y dejo que las otras personas hagan lo mismo, practicando el desprendimiento emocional si fuera necesario.

Trato de tener en cuenta que no saberlo todo no constituye un problema. Oro por tener la capacidad de aceptarme como hija de un Poder Superior de amor cuyo perdón es ilimitado.

Pensamiento del día

¿Cómo puedo aplicar mi programa hoy para incrementar las posibilidades de experimentar la serenidad?

”La serenidad no consiste en librarse de los embates de la vida. Es la calma en medio de la tempestad, lo que me hace que los venza. Aunque la tormenta empeore, de mí depende que trate de conservar la calma.”

                                                                                          Alateen, un día a la vez, Pág. 30

 

Julio 13

C360_2016-03-25-19-32-25-419

Una de las preguntas del folleto titulado ”Se crió junto a un bebedor con problemas?” es: “¿Precisa la perfección?” Esta pregunta se aplicaba a mi caso. La necesidad compulsiva de ser perfecta me impedía comenzar o completar muchos proyectos porque creía que los resultados no estarían a la altura de mis metas.

Por fortuna, desde mis primeros días el programa, se me sugirió que nunca dijera que no a Al-Anon. Mis compañeros me aseguraban de que era parte de mi tarea como ser humano cometer errores y que no había muchos errores que fueran tan serios que no pudieran pasarse por alto o corregirse. También me recordaron que estarían a mi lado para compartir sus fortalezas, experiencia y esperanza si lo necesitaba.

Aunque estaba aterrada, seguí diciendo que sí. Como resultado, al final coordiné las reuniones, fui Representante del Grupo, Madrina de un Grupo de Alateen y voluntaria en el Servicio de información local de Al-Anon. Cada nueva oportunidad me proporcionó una mayor autoestima y confianza. Poco a poco fui abandonando la idea de que puedo o debo realizar cualquier tarea a la perfección. Simplemente hago todo lo que puedo en un momento dado. Descubrí que permitirme ser imperfecta me da una gran libertad; la libertad de ser yo misma.

Pensamiento del día

Hay sólo una esfera en la que podría ser perfecta: la de la imperfección humana.

”Intenté pasar por alto mis errores y ser perfecto… Ya no paso por alto mis errores. En realidad, he aprendido a usarlos.”

                                                                                                          Courage to Be Me, Pág. 125