Agosto 1

PAG-arbolitos

Crecí en un lugar afectado por el alcoholismo. Mis padres discutían mucho y me decían que no hablara. Yo no tenía ni voz ni voto en ningún asunto. A menudo me sentía asustada y me convertí en una niña silenciosa y aislada que no respondía cuando algún pariente o amigo me hacía una pregunta.

Es por ello cuando vine al programa de Al-Anon por primera vez me resultaba difícil compartir mis experiencias abiertamente. No obstante, a medida que pasaba el tiempo y continuaba asistiendo a las reuniones, empecé a expresarme libremente. Escuchar a los demás miembros me dio valor para expresarme cada vez más. Me sentía bien sabiendo que revelar mis sentimientos y pensamientos en las reuniones no constituía ningún problema.

Ahora comparto frecuentemente con los demás. Mi espíritu se libera cada vez que corro el riesgo de expresarme ante la gente que comprende lo que siento y pienso. Hace varios años uno de mis apadrinados compartió una frase que evidencia mi progreso al respecto: “!Ahora sí puedes hablar!”

Pensamiento del día

Compartir es la puerta que nos permite descubrir y transmitir nuestros dones especiales. A cambio, adquirimos autoestima y una mejor idea de quienes somos realmente.

”Me gustaría agradecerte por escucharme…Si no fuera por ti, probablemente aún escondería mis sentimientos y nunca hubiese ido en pos de mis sueños.”

                                                                                          Courage to Be Me, Pág. 53

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s