Agosto 2

PAG-arboleda2

Hubo una época en que podía permanecer despierto toda la noche y dormir todo el día. Ahora casi siempre me quedo dormido antes de la medianoche, y casi nunca duermo hasta el amanecer sin que me despierte en la madrugada un ataque imprevisto de inquietud.

No sabía qué hacer con este tiempo pero, por sugerencia de otro miembro de Al-Anon, utilizo ahora este inesperado tiempo libre para orar. Creo que es una buena idea orar en la cama o en cualquier otro lugar, y orar con o sin serenidad. En realidad cuando estoy enfadado, confundido, disgustado preocupado, es muy probable que tenga la energía para orar tarde en la noche o temprano en la mañana.

Sin ceremonias o rituales complejos, hago todo lo posible para abrir mi corazón a Dios. Si me duermo antes de terminar, sé que Dios puede aceptar hasta una plegaria incompleta.

Pensamiento del día

Ser creativo a la hora de orar es una buena idea: hacerlo a distintas horas, en lugares distintos, con palabras distintas y hasta sin palabras.

”En Al-Anon aprendí que Dios me encuentra dónde quiera que yo esté.”

                                                                     As We Understood…, Página 196

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s