Agosto 19

PAG-pajmex3

Mi costumbre de controlar, interferir y concentrarme en los demás comenzó a una edad muy temprana. Creía que tenía que proteger el bienestar de mi familia. En mi niñez, estos comportamientos me dieron un falso sentimiento de poder que me ayudó a sentirme segura en el ambiente caótico e incoherente creado por el alcoholismo. Cuando trasladé estos comportamientos a mi vida adulta, éstos empezaron a destruir mi salud y mi bienestar.

Me torné malhumorada, cansada, agotada, sin ánimo. Sufría de dolores constantes de cabeza, dolores de estómago y depresiones leves. ¿Pensé alguna vez en consultar a un médico sobre estos problemas? No, porque concentraba toda mi atención en otro lugar. Sin embargo, los mencioné a un amigo que me conoce desde la infancia y quien ya me había hablado de Al-Anon, pero ahora que yo me estaba destruyendo físicamente, insistió con más fuerza para que asistiera. Cuando toqué fondo, acepté su sugerencia.

La idea de ocuparme de mí me llamó la atención al enfocarme por completo las reuniones de Al-Anon y sólo escuchar.

Me resultaba un concepto extraño pero estaba dispuesta a intentarlo. Preparé un “informe de atención a mí misma” en un viejo cuaderno en el que preparé dos columnas: “interferencia” y “atención a mí misma.” En la segunda columna enumeraba las cosas que debía hacer o que me gustaría hacer para nutrirme mental, física, emocional y espiritualmente. Todos los días escribía los minutos y las horas que pasaba interfiriendo en los asuntos ajenos y tuve en cuenta cuánto esto afectaba mi salud y mi bienestar. Por ejemplo, en lugar de dedicar treinta minutos a sermonear a mi hijo adulto, mejor hacía una cita con un médico para aliviar mis dolores de cabeza. Por fin había encontrado una manera concreta de concentrarme en mí misma.

Pensamiento del día

Es una ilusión pensar que puedo ayudar a alguien cuando quedo totalmente sin energías.

”…forjar una vida para nosotros mismos, independientemente de lo que dejan de hacer otros, debe convertirse en la máxima prioridad.”

         Cómo ayuda Al-Anon a familiares y amigos de alcohólicos, Pág. 76

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s