Agosto 23

PAG-jaguar

Ser Madrina ha sido parte importante de mi recuperación por haber crecido en un hogar afectado por el alcoholismo. En realidad, como Madrina, siempre recibo mucho más de lo que doy. Por ejemplo, presenciar como un apadrinado florece a la luz de las palabras alentadoras me demuestra la importancia de ser bondadosa conmigo misma y me da la oportunidad de poner en práctica la Quinta Tradición y brindar alivio tal como se describe en la misma.

Cuando tengo el privilegio de escuchar a un apadrinado contarme el secreto que pensaba guardar en silencio toda la vida, recuerdo el alivio que experimenté cuando finalmente confié la carga de mis secretos a mi Madrina.

Las conversaciones personales o por teléfono con mis apadrinados a menudo generan sonrisas, lo que nos recuerda a los dos que nuestras tragedias también tienen elementos de comedia exagerada.

Cuando un apadrinado, a quien he visto progresar a pasos agigantados, comparte conmigo su desaliento por un progreso aparentemente lento, me doy cuenta de que mi propio desaliento quizás se deba a mi forma de pensar distorsionada más que a una falta real de progreso.

Pensamiento del día

Al convertirme en Madrina, cultivo corazón que escucha tanto a los demás como a mí misma.

“El intercambio entre Padrino y apadrinado es una forma de comunicación que beneficia a los dos.”

                                                                        Todo acerca del padrinazgo, Pág. 11

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s