Octubre 2 (La prueba del ácido)

 

PAG-octubre2
2 de Octubre 1968 (Viven en nosotros)

 

Cuando trabajamos los primeros nueve Pasos, nos preparamos para la aventura de una
nueva vida. Pero cuando consideramos el Paso Diez comenzamos a poner en práctica, día por día, la forma de vivir de A.A. en cualquier circunstancia. Luego viene la prueba más difícil: ¿podemos mantenernos sobrios, emocionalmente equilibrados y vivir con buenos resultados bajo todas las condiciones?
DOCE PASOS Y DOCE TRADICIONES, p. 95

Yo sé que las Promesas se están cumpliendo en mi vida, pero quiero mantenerlas y desarrollarlas con la aplicación diaria del Paso Diez. Por medio de este Paso he llegado a
darme cuenta de que si estoy alterado es porque hay algo que no está bien. La otra persona puede también estar equivocada, pero yo puedo contender solamente con mis sentimientos.

Cuando me siento herido o disgustado, tengo que buscar continuamente la causa dentro de mí, y entonces tengo que admitir y corregir mis errores. No es fácil, pero mientras sepa que estoy progresando espiritualmente, yo sé que puedo considerar mi esfuerzo como un trabajo bien hecho. He descubierto que el dolor es un amigo; me hace saber que hay algo en mis emociones que no está bien. Cuando actúo de la forma apropiada por medio de los Doce Pasos, el dolor desaparece poco a poco.

Septiembre 30 (El círculo y el triángulo)

PAG-bicho3.jpg

El círculo significa toda la comunidad de A.A. y el triángulo, los Tres Legados de
Recuperación Unidad y Servicio. Dentro de este maravilloso nuevo mundo, hemos
encontrado la liberación de nuestra obsesión fatal.
A.A. LLEGA A SU MAYORÍA DE EDAD, p. 151

Al comienzo de mi vida en A.A. empecé a participar en los servicios y encontré que la
explicación del logotipo de nuestra sociedad es muy apropiada. Primero un círculo de amor y servicio con un triángulo bien equilibrado en su interior, la base del cual representa nuestra Recuperación por los Doce Pasos. Los otros dos lados representan la Unidad y el Servicio, respectivamente. Los tres lados del triángulo son iguales. Según me desarrollaba en A.A., muy pronto me identifiqué con este símbolo. Yo soy el círculo, y los lados del triángulo representan tres aspectos de mi personalidad: físico, cordura emocional y espiritualidad, esta última la base del símbolo. Juntos, los tres aspectos de mi personalidad se traducen en una vida sobria y felíz.

Octubre 1 (Sé quien eres)

PAG-bicho2

En la recuperación estamos aprendiendo una nueva conducta. Se llama: Sé quien eres.
Para algunos de nosotros, esto puede ser atemorizante. ¿Qué pasaría si hubiéramos sentido lo que sentimos, si hubiéramos dicho lo que queríamos, si nos volviéramos firmes en nuestras creencias y valoráramos lo que necesitábamos? ¿Qué pasaría si dejáramos nuestro disfraz de adaptación? ¿Qué pasaría si nos adueñáramos de nuestro
poder para ser nosotros mismos?
¿Le seguiríamos cayendo bien a la gente? ¿Se alejaría? ¿Se enojaría? Llega un momento en que estamos dispuestos a correr ese riesgo.
Para seguir creciendo, y viviendo con nosotros mismos, nos damos cuenta de que debemos liberarnos. Llega el momento en que dejamos de permitir que los demás y sus expectativas nos controlen tanto y empezamos a sernos fieles a nosotros mismos, sin importar la reacción de los demás.
Antes de que pase mucho tiempo, empezamos a entender. Algunas personas podrán alejarse, pero la relación con ellas habría terminado de todas maneras. Otras se quedan y nos aman y respetan más por haber tomado el riesgo de ser como somos. Empezamos a lograr intimidad y relaciones que funcionan.
Descubrimos que ser como somos siempre ha sido suficientemente bueno. Así es como se tenía la intención de que fuéramos.
Hoy tomaré mi propio poder para ser yo mismo.

Septiembre 30 (Una víctima no)

PAG-bicho

No eres una víctima.
¡Cuán inculcada puede estar nuestra autoimagen como víctima!
¡Cuán habituados estamos a sentirnos desgraciados e impotentes! La victimización puede ser un velo gris que nos rodea, atrayendo aquello que nos victimará y haciendo que generemos los sentimientos de victimización.
¡La victimización puede ser tan habitual que incluso podemos sentirnos victimados por las cosas buenas que nos suceden!
¿Tienes un coche nuevo? Si, suspiramos, pero no corre tanto como yo esperaba, y después de todo, costó tanto…
¡Tienes una familia tan bonita! Si, suspiramos, pero hay problemas.
Y hemos tenido épocas tan difíciles…
¡Bueno, ciertamente tu carrera va bien! Ah, suspiramos, pero hay que pagar tal precio por el éxito. Todo ese papeleo adicional….
He aprendido que si disponemos nuestra mente para ello, tenemos una increíble, casi aterradora capacidad para descubrir la desgracia en cualquier situación, aun en la más maravillosa de las circunstancias.
Con los hombros caídos, la cabeza gacha, vamos por la vida llevándonos sofocones.
Acaba ya con eso. Quítate el velo gris de la desesperación, de la negatividad y de la victimización. Arrójalo; deja que se lo lleve el viento.
No somos víctimas. Podemos haber sido victimados. Podemos haber permitido que se nos haya victimado. Podemos haber buscado, creado o recreado situaciones que nos victimaron. Pero no somos víctimas.
Somos libres de pararnos al calor de la autorresponsabilidad.
¡Fija un límite! ¡Maneja la ira! ¡Dile a alguien no, o para eso! ¡Salte de una relación! ¡Pide lo que necesites! Elige y responsabilízate de ello. Explora opciones. ¡Date a ti mismo lo que necesitas! Quédate erguido, con la cabeza en alto, y reclama tu poder ¡Reclama tu responsabilidad hacia ti mismo!
Y aprende a disfrutar de lo bueno.
Hoy me rehusaré a pensar, hablar, expresarme o actuar como víctima. En vez de ello, alegremente reclamaré la responsabilidad que tengo conmigo mismo y me concentraré en lo que es bueno y correcto en mi vida.