Octubre 31 (Evitar las controversias)

PAG-zorrito-1

La historia nos da infinidad de ejemplos de naciones y grupos esforzados que acabaron por ser destruidos porque se les indujo o se les tentó hasta hacer que tomasen parte en alguna controversia. Otros fueron destruidos porque la creencia en sus propias virtudes los llevó a tratar de imponer sobre el resto de la humanidad su propio modo de pensar u obrar. DOCE PASOS Y DOCE TRADICIONES, p. 185

Como miembro de A.A. y como padrino, yo sé el verdadero daño que puedo causar si cedo a la tentación de dar opiniones y consejos sobre los problemas médicos, matrimoniales o religiosos de otras personas. Yo no soy doctor, ni consejero, ni abogado. No puedo decir a nadie cómo debe vivir; sin embargo, sí puedo compartir cómo pude superar situaciones similares sin beber, y cómo los Pasos y las Tradiciones de A.A. me ayudan a manejar mi vida.

Octubre 30 (Vive y deja vivir)

PAG-pajarillo

Desde su fundación, Alcohólicos Anónimos nunca se ha visto dividido por ninguna
polémica de alguna importancia. Ni tampoco ha terciado nuestra Sociedad alguna vez en
controversias mundanas. Eso, sin embargo, no ha sido una virtud adquirida a fuerza de trabajo. Podría casi decirse que nacimos con ella . . . “Como quiera que no discutimos esos asuntos en privado, se cae de su peso que nunca lo haremos en público”. DOCE PASOS Y DOCE TRADICIONES, p. 185

¿Recuerdo yo que tengo el derecho a mi opinión pero que otros no tienen que estar de
acuerdo? Este es el espíritu de “Vive y Deja Vivir”. La Oración de la Serenidad me recuerda, con la ayuda de Dios, “aceptar las cosas que no puedo cambiar”. ¿Estoy todavía tratando de cambiar a otros? Cuando se trata de “valor para cambiar las cosas que puedo”, ¿recuerdo que mis opiniones son mías y que las tuyas son tuyas? ¿Estoy todavía temeroso de ser quien soy? Cuando se trata de “sabiduría para conocer la diferencia” ¿recuerdo que mis opiniones vienen de mi experiencia? Si tengo la actitud de “un sabelotodo”, ¿no estoy siendo deliberadamente polémico?

Octubre 29 (Nuestra Supervivencia)

PAG-aguilafrente

Puesto que nuestra recuperación del alcoholismo es para nosotros nuestra propia vida, es imperativo que preservemos en toda su plenitud nuestros medios de supervivencia.
DOCE PASOS Y DOCE TRADICIONES, p. 186

La honestidad expresada por los miembros de A.A. en las reuniones tiene el poder de abrir mi mente. Nada puede bloquear el flujo de energía que la honestidad lleva con ella. El único obstáculo para este flujo de energía es la embriaguez, pero aun así, nadie encontrará una puerta cerrada si él o ella se ha ido y desea regresar. Una vez que él o ella ha recibido el don de la sobriedad, cada miembro tiene el desafío diario de aceptar un programa de honestidad.

Mi poder Superior me creó con un propósito en la vida. Le pido a El que acepte mis
honestos esfuerzos para continuar mi viaje en la manera espiritual de vivir. Le pido fortaleza a El para saber y buscar Su voluntad.

 

Octubre 28 (Una tradición ininterrumpida)

PAG-aguilabca

Creemos que la conservación y el crecimiento de Alcohólicos Anónimos es algo aun más importante que la influencia que pudiéramos tener colectivamente para respaldar cualquier otra causa.
DOCE PASOS Y DOCE TRADICIONES, p. 186

Cuánto significa para mí que una tradición ininterrumpida por más de medio siglo es un hilo que me conecta a Bill W. y al Dr. Bob. Cuánto más arraigado me siento por ser miembro de una Comunidad cuyos propósitos son tan constantes. Estoy agradecido de que las energías de A.A. nunca hayan sido disipadas, sino siempre enfocadas en nuestros miembros y en una sobriedad individual.
Mis creencias son las que me hacen humano; soy libre de tener cualquier opinión, pero el propósito de A.A. – tan claramente establecido hace cincuenta años – es que yo me
mantenga sobrio. Este propósito ha fomentado horarios de reuniones a toda hora, y los
miles de intergrupos y oficinas centrales, con sus miles de voluntarios. Como el sol
enfocado a través de un lente de aumento, la única visión de A.A. ha encendido en millones de corazones, incluyendo el mío, un fuego de fe en la sobriedad.

Octubre 27 (Compartimiento Mundial)

PAG-aguilacomp

Lo único que importa es que sea un alcohólico que haya encontrado la clave de la sobriedad. Esas herencias de sufrimiento y recuperación pasan fácilmente de un alcohólico a otro. Son nuestro don de Dios, y el conferirlo a otros semejantes a nosotros es el único objetivo que hoy en día nos anima a los miembros de A.A. en todo el mundo. DOCE PASOS Y DOCE TRADICIONES, p. 159-160

La fortaleza de Alcohólicos Anónimos radica en el deseo, de cada miembro y de cada grupo alrededor del mundo, de compartir con otros alcohólicos del mundo, de compartir con otros alcohólicos los sufrimientos y los pasos dados para ganar y mantener la recuperación.
Manteniendo un contacto consciente con mi Poder Superior, me aseguro siempre de
alimentar mi deseo de ayudar a otros alcohólicos, reforzando así la continuidad de esta
maravillosa hermandad de Alcohólicos Anónimos.

Octubre 26 (Una autoridad fundamental)

PAG-ajolotegordo

Para el propósito de nuestro grupo sólo existe una autoridad fundamental: Un Dios amoroso tal como se exprese en la conciencia de nuestro grupo.
DOCE PASOS Y DOCE TRADICIONES, p. 139

Cuando se me elige para asumir alguna pequeña responsabilidad para mis compañeros, le pido a Dios que me conceda la paciencia, la amplitud de mente y la disposición para
escuchar a aquellos que voy a guiar. Tengo que recordarme que soy servidor de confianza para otros, no su “gobernador”, “maestro” o “instructor”. Dios guía mis palabras y mis acciones, y mi responsabilidad es hacer caso a sus sugerencias. Confianza es mi consigna, yo confío en otros que guían. En la Comunidad de A.A., yo confío a Dios la autoridad fundamental para “dirigir el espectáculo”.

Miedo Intenso (Rocío Lacasa)

PAG-flores.2

Cuando uno ha vivido la experiencia de miedo intenso, la guarda a dos niveles. 

Nivel cuerpo. Nivel animal. 

Nivel mente. Nivel racional. 

Ok. 

Para reprogramar esa experiencia, hay que llegar a esos dos niveles. 

Llegas un día a mi consulta. 

Me cuentas que has tenido 32 ataques de pánico y 4 años de ansiedad. 

Y yo te juro por mis muertos que la ansiedad es segura. 

Tú sonríes y dices “sí, ya, ya…”. 

¿Ha cambiado eso algo?

Quizás un poco, pero poco. Sigues sintiéndote igual. 

Imagina un perro que fue maltratado por su dueño. Pasó mucho miedo. 

Afortunadamente, el dueño le abandona y llega a un nuevo hogar, donde es bien recibido. Están deseando quererle y cuidarle. 

El primer día le dicen “tranquilo cariño, aquí te vamos a cuidar, vas a estar seguro y protegido”. 

¿Crees que el perro va a registrar y darle crédito a esa información de buenas a primeras?

Va a ser que no. 

Necesita tiempo, caricias, comida, atenciones, voces suaves, experiencias reparadoras. 

El perro que llevas dentro puede seguir sintiendo miedo a pesar de que tu mente le asegure que puede enfrentarse a todos los retos, a los pensamientos, a los síntomas. 

Y por mucho que razones con él, puede seguir un tiempo asustado. 

Ssshhhh, dale tiempo… 

Necesita experiencias en las que SIENTA que puede relajarse y dejar de esconderse debajo de la mesa. 

Y llega el día en que vuelve a confiar. 

Nuestra parte animal nos influye de distintas maneras. Quien hace dieta sabe que por mucho que quiera mantenerse firme, hay momentos en que su perro interior se tira hambriento al plato de pasta con carne y queso como si no hubiera un mañana. 

La clave es entrenar el nivel mental, comprendiendo las leyes del pensamiento y los trucos de la ansiedad, de la mano de la parte animal, que registra toda la información a nivel corporal. 

¿Quieres que te ayude a ponerlo en marcha para reprogramar tu relación con el miedo? Puedes hacer clic aquí

Un abrazo,

– Rocío
Lacasa

Octubre25 (Una autoridad fundamental)

PAG-TortugaArrau

Para el propósito de nuestro grupo sólo existe una autoridad fundamental: Un Dios amoroso tal como se exprese en la conciencia de nuestro grupo.
DOCE PASOS Y DOCE TRADICIONES, p. 139

Cuando se me elige para asumir alguna pequeña responsabilidad para mis compañeros, le pido a Dios que me conceda la paciencia, la amplitud de mente y la disposición para
escuchar a aquellos que voy a guiar. Tengo que recordarme que soy servidor de confianza para otros, no su “gobernador”, “maestro” o “instructor”. Dios guía mis palabras y mis acciones, y mi responsabilidad es hacer caso a sus sugerencias. Confianza es mi consigna, yo confío en otros que guían . En la Comunidad de A.A., yo confío a Dios la autoridad fundamental para “dirigir el espectáculo”.

Octubre 24 (“Por Fe y por obras”)

PAG-mediooso

En el yunque de la experiencia se martilló la estructura de nuestra Sociedad . . . Así ha sido con A.A. Mediante la fe y el trabajo hemos logrado sobrevivir a pesar de grandes pruebas e increíbles experiencias. Esas lecciones viven en las Doce experiencias. Esas lecciones viven en las doce Tradiciones de Alcohólicos Anónimos, las cuales – Dios mediante – nos conservarán unidos hasta cuando El nos necesite.
DOCE PASOS Y DOCE TRADICIONES, p. 136-137

Dios me ha concedido el derecho de equivocarme a fin de que nuestra Comunidad exista
como existe hoy. Si yo pongo la voluntad de Dios primero en mi vida, es casi seguro que
A.A., como yo lo conozco, permanezca como está hoy.

Octubre 23 (Lo que sabemos mejor)

PAG-perritospradera

“Zapatero a tus zapatos” . . . es mejor que hagas una cosa supremamente bien y no muchas mal hechas. Tal es el tema central de esta Tradición. De ella emana la unidad de nuestra Sociedad. La vida misma de nuestra Comunidad requiere que se conserve ese principio.
DOCE PASOS Y DOCE TRADICIONES, p. 159

La supervivencia de A.A. depende de la unidad. ¿Qué pasaría si un grupo decidiera
convertirse en una agencia de empleos, un centro de tratamiento o una agencia de servicio social? Demasiada especialización conduce a ninguna especialización, a desperdicio de esfuerzos y, finalmente, a la decadencia. Yo tengo la capacidad de compartir mis sufrimientos y mi forma de recuperación con el recién llegado. La conformidad al propósito con el recién llegado. La conformidad al propósito primordial de A.A. asegura la protección del maravilloso regalo de la sobriedad, así es que mi responsabilidad es enorme. La vida de millones de alcohólicos está íntimamente ligada a mi competencia para “llevar el mensaje al alcohólico que aún sufre”.