Octubre 23 (Lo que sabemos mejor)

PAG-perritospradera

“Zapatero a tus zapatos” . . . es mejor que hagas una cosa supremamente bien y no muchas mal hechas. Tal es el tema central de esta Tradición. De ella emana la unidad de nuestra Sociedad. La vida misma de nuestra Comunidad requiere que se conserve ese principio.
DOCE PASOS Y DOCE TRADICIONES, p. 159

La supervivencia de A.A. depende de la unidad. ¿Qué pasaría si un grupo decidiera
convertirse en una agencia de empleos, un centro de tratamiento o una agencia de servicio social? Demasiada especialización conduce a ninguna especialización, a desperdicio de esfuerzos y, finalmente, a la decadencia. Yo tengo la capacidad de compartir mis sufrimientos y mi forma de recuperación con el recién llegado. La conformidad al propósito con el recién llegado. La conformidad al propósito primordial de A.A. asegura la protección del maravilloso regalo de la sobriedad, así es que mi responsabilidad es enorme. La vida de millones de alcohólicos está íntimamente ligada a mi competencia para “llevar el mensaje al alcohólico que aún sufre”.

Octubre 23 (Pistas matutinas)

PAG-castores

Hay un importante mensaje para nosotros que es lo primero que se nos da en las mañanas.
A menudo, una vez que empezamos el día, quizá no nos escuchemos tan de cerca de nosotros mismos y a la vida como lo hacemos en esos callados momentos cuando acabamos de despertar.
Un momento ideal para escucharos a nosotros mismos es cuando estamos acostados tranquilamente, con nuestras defensas bajas y estamos abiertos y somos más vulnerables.
¿Cuál es el primer sentimiento que nos invade, el sentimiento que tal vez estamos tratando de evitar duramente el trajín del día?
¿Estamos enojados, frustrados, heridos o confundidos? En eso es en lo que debemos concentrarnos y sobre todo lo que debemos trabajar.
Esa es la cuestión que necesitamos atender.
Cuando despiertas, ¿Cuál es la primera idea que cruza por tu mente?
¿Necesitas terminar un proyecto a tiempo? ¿Necesitas un día de esparcimiento? ¿Un día de descanso? ¿ Te sientes enfermo y necesitas consentirte? ¿Estás en un estado de ánimo negativo?
¿Tienes un asunto que resolver con alguien?
¿Necesitas decirle algo a alguien? ¿Te está molestando algo? ¿Es algo particularmente bueno?
¿Se te ocurre alguna idea, algo que podrías obtener o algo que te haría sentir bien?
Cuando despiertas, ¿Cuál es el primer asunto que se te presenta? No tienes por qué tener miedo. No tienes por qué apurarte. Puedes quedarte quieto y escuchar, y luego aceptar el mensaje.
Podemos definir algunas de nuestras metas de recuperación para el día escuchando el mensaje matinal.
Dios mío, ayúdame a dejar ir mi necesidad de resistirme al armónico flujo de la vida. Ayúdame a aprender a ir con la corriente y a aceptar la ayuda y el apoyo que Tú tienes para ofrecerme.