Noviembre 7 (Despréndete y déjaselo a Dios)

PAG-vaquita4

. . . pidiéndole solamente que nos dejase conocer Su voluntad para con nosotros y nos
diese la fortaleza para cumplirla.
DOCE PASOS Y DOCE TRADICIONES, p. 103

Cuando yo “me desprendo y se lo dejo a Dios”, pienso más clara y sabiamente. Sin tener
que pensarlo, rápidamente me desprendo de las cosas que me causan dolor e incomodidad.
Ya que me resulta difícil desprenderme de la clase de pensamientos y actitudes
preocupantes que me causan una inmensa angustia, todo lo que tengo que hacer durante
esos períodos es dejar que Dios, como yo lo concibo, lo haga por mí, y al momento me
desprendo de los pensamientos, recuerdos y actitudes que me están molestando.
Cuando recibo ayuda de Dios, como yo lo concibo, puedo vivir mi vida un día a la vez y
enfrentarme a cualquier situación que se me presente. Solamente entonces puedo vivir una vida de victoria sobre el alcohol, en cómoda sobriedad.

Noviembre 6 (Ir con la corriente)

PAG-vaquita3

Buscamos a través de la oración y la meditación mejorar nuestro contacto consciente con
Dios, como nosotros lo concebimos . . .
DOCE PASOS Y DOCE TRADICIONES, p. 103

Las primeras palabras que digo al levantarme por la mañana son, “Oh dios, me levanto para hacer Tu voluntad”. Esta es la oración más corta que conozco y está profundamente
arraigada en mí. La oración no cambiar la actitud de Dios para conmigo; cambia mi actitud para con Dios. A diferencia de la oración, la meditación es un período de quietud sin palabras. Estar centrado es estar físicamente relajado, emocionalmente calmado,
mentalmente enfocado y espiritualmente consciente.
Una manera de mantener abierto el canal y mejorar mi contacto consciente con Dios es
mantenerme en una actitud agradecida. En los días que estoy agradecido parece que se
suceden buenas cosas en mi vida. Sin embargo, en el instante en que maldigo las cosas en mi vida, se detiene el fluir de lo bueno. Dios no interrumpió la corriente; fue mi propia negatividad.

Noviembre 7 (Relaciones)

PAG-lobo-mexicano-2

Hay un regalo para nosotros en cada relación que nos llega.
A veces, el regalo es una conducta que estamos aprendiendo a adquirir: desapego, autoestima, volverse suficientemente seguro para poder fijar un límite o adueñarnos de nuestro poder de alguna otra manera.
Algunas relaciones fomentan nuestra curación interior, la curación de algunos asuntos del pasado o de un asunto que estamos enfrentando hoy.
A veces nos descubrimos aprendiendo las lecciones más importantes de la gente que menos esperábamos que nos ayudara. Las relaciones pueden enseñarnos a amarnos a nosotros mismos o a alguien más. O quizá aprendamos a dejar que los demás nos amen.
A veces no estamos seguros de qué lección estamos aprendiendo, especialmente cuando estamos en medio del proceso.
Pero podemos confiar en que la lección, el regalo ahí están. No tenemos que controlar nosotros este proceso. Lo entenderemos cuando sea tiempo.
También podemos confiar en que el regalo es precisamente el que necesitamos.
Hoy estaré agradecido por todas mis relaciones. Me abriré a la lección y al regalo por parte de cada persona en mi vida. Confiaré en que yo, también, soy un regalo en las vidas de otras personas.

Noviembre 6 (Disfruta la vida)

PAG-lobo-gris-mexicano-1.jpg

Haz algo divertido hoy.
Si estás relajado, déjate relajar, sin sentimientos de culpa, sin preocuparte acerca del trabajo sin hacer.
Si estás con seres queridos, déjate amarlos y deja que ellos te amen. Permítete sentirte cerca de ellos.
Permítete disfrutar tu trabajo, porque eso puede ser placentero también.
Si estás haciendo algo divertido, permítete disfrutarlo. ¿Qué te haría sentir bien? ¿Qué disfrutarías? ¿Hay algún placer posible que te puedas dar? Date el gusto.
La recuperación no implica nada más detener el dolor.
La recuperación es que aprendamos a hacernos sentir mejor; y luego es hacernos sentir bien.
Disfruta tu día.
Hoy haré algo divertido, algo que disfrute, algo sólo para mí.
Tomaré la responsabilidad de hacerme sentir bien.