Diciembre 12 (Una solución común)

PAG-otroblue

El hecho tremendo para cada uno de nosotros es que hemos descubierto una solución común. Tenemos una salida en la que podemos estar completamente de acuerdo, y a base de la cual podemos incorporarnos a la acción fraternal y armoniosa. Esta es la gran noticia, la buena nueva que este libro lleva a los que padecen del alcoholismo.
ALCOHÓLICOS ANÓNIMOS, p. 16

El Trabajo de Paso Doce de mayor envergadura fue la publicación de nuestro Libro Grande, Alcohólicos Anónimos. Para llevar el mensaje pocos pueden igualar a este libro. Mi idea es salirme de mí mismo y simplemente hacer lo que pueda. Aunque no se me haya pedido apadrinar a nadie y mi teléfono suene muy rara vez, todavía puedo hacer el trabajo de Paso Doce. Participo en “acción fraternal y armoniosa”. Llego siempre temprano a las reuniones para recibir a la gente y ayudar a preparar la sala y compartir mi experiencia, fortaleza y esperanza. También hago lo que puedo en el servicio. Mi Poder Superior me da exactamente lo que El quiere que haga en cualquier etapa de mi recuperación y, si se lo permito, mi buena disposición me traerá el trabajo del Paso Doce automáticamente.

Diciembre 11 (Una verdadera humildad)

PAG-blue

. . . debemos practicar una verdadera humildad. todo esto a fin de que las bendiciones que conocemos no nos estropeen; y que vivamos en contemplación constante y agradecida de El que preside sobre todos nosotros.
ALCOHÓLICOS ANÓNIMOS, p. 226-227

La experiencia me ha enseñado que mi personalidad alcohólica tiene tendencia hacia la
grandiosidad. Aparentemente con buenas intenciones, puedo salirme por la tangente al
perseguir mis “causas”. Mi ego toma el mando y pierdo de vista mi propósito primordial.
Puede que incluso me atribuya el mérito por las obras de Dios en mi vida. Tal sentimiento exagerado de mi propia importancia es peligroso para mi sobriedad y puede causar un grave daño a A.A. como un todo.
Mi salvaguardia, la Duodécima Tradición, sirve para mantenerme humilde. Me doy cuenta de que, como individuo y como miembro de la Comunidad, no puedo hacer alarde de mis logros, y que “Dios hace por nosotros lo que por nosotros mismos no podíamos hacer”.