Diciembre 14 (Llegar al alcoholismo)

PAG-reptilm4

Nunca le hables a un alcohólico desde una cumbre moral o espiritual; sencillamente muéstrale el equipo de instrumentos espirituales para que él los inspeccione. Demuéstrale cómo funcionaron para ti.

ALCOHÓLICOS ANÓNIMOS, p. 88

¿Tengo yo la tendencia a mirar al recién llegado que acabo de conocer desde mi percibida perspectiva de éxito en A.A.? ¿Lo comparo a él con los numerosos conocidos que tengo en la Comunidad? ¿Le enseño en un tono magistral la voz de A.A.? ¿Cuál es mi verdadera actitud hacia él? Yo tengo que examinarme a mí mismo siempre que encuentre un recién llegado para asegurarme de que estoy llevando el mensaje con sencillez, con humildad y con generosidad. Aquel que todavía sufre de la terrible enfermedad del alcoholismo tiene que encontrar en mí a un amigo que le permita conocer la manera de A.A., porque yo tuve un amigo así cuando llegué. Hoy me toca a mí extender mi mano con amor a mi hermana o hermano alcohólico y enseñarle el camino a la felicidad.

Diciembre 13 (Pensar en otros)

PAG-reptilm3
Nuestras mismas vidas, como ex bebedores problemas que somos, dependen de nuestra constante preocupación por otros, y de la manera en que podamos satisfacer sus necesidades. ALCOHÓLICOS ANÓNIMOS, p. 18

Nunca me ha resultado fácil pensar en otros. Aun cuando trato de practicar el programa de A.A., siempre soy propenso a pensar, «¿Cómo me encuentro hoy? ¿Me siento feliz, alegre y libre?». El programa me dice que mis pensamientos tiene que dirigirse a aquellos alrededor mío: «¿Le gustaría a este principiante tener alguien con quien hablar?» «A esa persona la veo un poco triste hoy, quizá podría levantarle el ánimo». Solamente cuando olvido mis problemas y me esfuerzo por aportar algo a otros, puedo empezar a alcanzar la serenidad, el conocimiento consciente de Dios que busco.