Diciembre 18 (Permanezcamos abiertos a nuestros sentimientos)

PAG-reptil14

Muchos de nosotros nos hemos vuelto tan buenos para seguir la regla “no sientas”, que tratamos de convencernos a nosotros mismos de no tener sentimientos, incluso en la recuperación. “Si realmente estuviera trabajando un buen programa, no me sentiría enojado.” “Yo no me enojo. Soy cristiano. Yo perdono y olvido” “No estoy enojado. Estoy afirmando que estoy feliz.”
Todas estas son aseveraciones, algunas de ellas muy hábiles, que nos indican que estamos operando otra vez bajo la regla “no sientas”.
Parte de trabajar un buen programa significa reconocer nuestros sentimientos y lidiar con ellos. Nos esforzamos por aceptar y lidiar con nuestra ira para que ésta no se endurezca y se convierta en resentimiento. No usamos la recuperación como pretexto para cerrar nuestras emociones. Si, estamos esforzándonos por el perdón, pero queremos seguir sintiendo, escuchando y quedándonos con nuestros sentimientos hasta que llegue el momento de librarlos adecuadamente. Nuestro Poder Superior creó nuestra parte emocional. Dios no nos está diciendo que no sintamos; son nuestros sistemas disfuncionales.
Hoy me rehusaré a aceptar la vergüenza por parte de los demás o de mí mismo por el hecho de sentir mis sentimientos.

Diciembre 19 (Comprender la enfermedad)

PAG-reptil13

Cuando se trata con un alcohólico puede causarle una molestia natural el pensar que un hombre puede ser tan débil, estúpido e irresponsable. Aun cuando usted comprenda mejor el mal, puede que este sentimiento aumente.
ALCOHÓLICOS ANÓNIMOS, p. 129

Por haber sufrido del alcoholismo, yo debería comprender la enfermedad, pero algunas
veces siento molestia y aun desprecio hacia una persona que no pueda lograrlo en A.A.
Cuando me siento así, estoy satisfaciendo un falso sentimiento de superioridad y tengo que recordar que, si no fuera por la gracia de Dios, ése podría ser yo mismo.

Diciembre 18 (Honestidad con los recién llegados)

PAG-reptil12

Dile exactamente qué fue lo que sucedió. Haz hincapié sin reserva en el aspecto espiritual. ALCOHÓLICOS ANÓNIMOS, p. 86

Lo maravilloso de A.A. es que sólo cuento lo que me sucedió a mí. No pierdo el tiempo
ofreciendo consejo a posibles principiantes, porque si el consejo diera buenos resultados,
nadie llegaría a A.A. Todo lo que tengo que hacer es mostrar lo que me ha traído la
sobriedad y lo que ha cambiado mi vida. Si dejo de hacer hincapié en el aspecto espiritual del programa de A.A., soy deshonesto. No se le debe causar al recién llegado una falsa impresión de la sobriedad. Yo estoy sobrio solamente por la gracia de mi Poder Superior, y esto hace posible que yo comparta con otros.

Diciembre 17 (Una recompensa inapreciable)

PAG-reptil11

. . . trabajo intensivo con otros alcohólicos . . . Funciona cuando fallan otras actividades. ALCOHÓLICOS ANÓNIMOS. p. 83

“La vida tendrá un nuevo significado”, como dice el Libro Grande (p. 83). Esta promesa me ha ayudado a evitar el egoísmo y la autoconmiseración. Ver a otros desarrollarse en este maravilloso programa y verlos mejorar la calidad de sus vidas es una recompensa
inapreciable por mi esfuerzo para ayudar a otros. El autoexamen es otra recompensa más para la recuperación continua, así como lo son la serenidad, la paz y el contentamiento. La energía derivada de ver a otros en el sendero del éxito, de compartir con ellos la alegría del viaje, da un nuevo sentido a mi vida.

Diciembre 16 (Compañeros de recuperación)

PAG-reptil10

. . . no hay nada que asegure tanto la inmunidad a la bebida como el trabajo intensivo con otros alcohólicos . . . Tanto tú como el principiante tienen que ir día por día por el camino del progreso espiritual . . . Sigue los mandatos de un Poder Superior y pronto vivirás en un mundo maravilloso, no importa cuál sea tu situación actual.
ALCOHÓLICOS ANÓNIMOS, p. 83-93

Hacer las cosas debidas por los debidos motivos – esta es mi manera de controlar mi
egoísmo y mi egocentrismo. me doy cuenta de que mi dependencia de un Poder superior
abre el camino de la tranquilidad de espíritu, de la felicidad y de la sobriedad. Yo rezo cada día para evitar mis acciones previas y así poder ayudar a otros.

Diciembre 19 (Nuestro papel en el trabajo)

PAG-reptil9

Qué fácil es encajonarse en un rol en el trabajo. Qué fácil es asignarle roles a otra gente. A veces, esto es necesario, apropiado y conveniente.
Pero también podemos dejar que brille nuestro ser a través de ese rol.
Hay alegría en el hecho de dar en el trabajo nuestro don o destrezas, en aplicarnos con tanto ahínco a la tarea, que experimentemos un íntima relación con nuestro trabajo. Hay alegría cuando podemos crear o terminar una tarea y podemos decir: “¡Bien hecho!”.
También hay alegría cuando podemos ser nosotros mismos en el trabajo, y cuando descubrimos y apreciamos a aquellos que nos rodean.
La tarea más desagradable, más mundana se puede aligerar cuando dejamos de pensar en nosotros mismos como un robot y nos permitimos ser una persona.
Los que nos rodean responderán cálidamente cuando los tratemos como individuos y no en términos del rol que tienen en el trabajo.
Eso no significa que necesitemos involucrarnos con los demás de una manera impropia. Significa que, ya sea que seamos patrón o empleado, cuando a la gente se le permite ser personas que llevan a cabo tareas en vez de ser ejecutores de tareas, somos gente más fe
liz y contenta.
Hoy brillaré a través de mi tarea en el trabajo. Trataré de ver a los demás y los dejaré brillar también, en vez de fijarme únicamente en las tareas. Dios mío, ayúdame a estar abierto a mi propia belleza y a la belleza de los demás en el trabajo. Ayúdame a mantener relaciones sanas con la gente en el trabajo.

Diciembre 17 (Consintámonos a nosotros mismos)

PAG-reptil8

Muchos de nosotros hemos estado tan privados de consentimientos que pensamos que esto es tonto o es una autoindulgencia. Consentirse ni es tonto ni es autoindulgente; es la forma como nos demostramos amor a nosotros mismos. Por eso es por lo que nos estamo
s esforzando en la recuperación, por una relación amorosa con nosotros mismos que funcione, para que podamos tener relaciones amorosas que funcionen con los demás.
Cuando nos sentimos heridos, nos preguntamos a nosotros mismos qué necesitamos hacer para ayudarnos a sentirnos mejor.
Cuando nos sentimos solos, buscamos a alguien que sea seguro.
Sin sentir que somos una carga, le permitimos a esa persona darnos su apoyo.
Descansamos cuando nos sentimos cansados; comemos cuando tenemos hambre; nos divertimos o nos relajamos cuando nuestro espíritu lo necesita. Consentirnos significa que nos demos regalos, ir al salón de belleza o a la peluquería, un mensaje, un libro,
un abrigo, un traje o un vestido nuevos. Significa un largo baño caliente para olvidarnos de nuestros problemas y del mundo por unos breves momentos cuando eso nos siente bien.
Aprendemos a ser amables con nosotros mismos para abrirnos al consentimiento que los demás tienen para darnos.
Como parte del consentirnos a nosotros mismos, nos permitimos dar y recibir contacto físico positivo, un contacto que nos parezca apropiado, que sintamos seguro. Rechazamos el contacto que no nos hace sentir bien o seguros y que no es positivo.
Aprendemos a darnos a nosotros mismos lo que necesitamos de una manera suave, amorosa, compasiva. Hacemos esto en el entendimiento de que hacerlo no nos hará gente floja, echada a perder, egoísta o narcisista. La gente que se consiente es efectiva e
n su trabajo y en sus relaciones.
Aprendemos a sentirnos tan amados por nosotros mismos que realmentepodemos amar a los demás y dejarles que nos amen.
Hoy me consentiré a mí mismo. También estaré abierto al consentimiento que pueda darles a los demás y a recibir por parte de ellos.

 

Diciembre 16 (Cuidemos de nosotros emocionalmente)

PAG-reptil6.jpg

¿Qué significa cuidar de mí mismos emocionalmente? Reconozco cuando me siento enojado y acepto ese sentimiento sin vergüenza y sin culpa.
Reconozco cuando me siento lastimado y acepto esos sentimientos sin intentar castigar a la fuente de mi dolor. Reconozco que tengo miedo cuando se me presenta esa emoción.
Me permito sentir felicidad, alegría y amor cuando esas emociones están a mi disposición. Cuidar de mí mismo significa que he tomado la decisión de que está bien experimentar sentimientos.
Cuidar de mis emociones significa que me permita a mí mismo quedarme con el  sentimiento hasta que sea el momento de liberarlo y de proseguir con el que sigue.
Reconozco que algunas veces mis sentimientos me pueden ayudar a ver la realidad, pero a veces son engañosos. Son importantes, pero no tengo que dejar que me controlen. Puedo sentir y pensar también.
Hablo con la gente acerca de mis sentimientos cuando eso es apropiado y seguro.
Busco ayuda o guía si me quedo atorado en una emoción en particular.
Estoy abierto a las lecciones que mis emociones estén tratando de darme. Después que siento, acepto y libero el sentimiento, me pregunto a mí mismo qué quiero o qué necesito hacer para cuidar de mí mismo.
Cuidar de mí mismo emocionalmente significa que valoro, que atesoro, que exploro y que aprecio mi parte emocional.
Hoy cuidaré de mí mismo emocionalmente. Estaré abierto y aceptaré mi parte emocional y la de las otras personas. Me esforzaré por lograr el equilibrio combinando las emociones con la razón, pero no permitiré que el intelecto desplace mi parte emocional.