Diciembre 26 (Aceptar éxitos o fracasos)

PAG-reptil31

Además, ¿cómo llegaremos a aceptar los aparentes fracasos o éxitos? ¿Podemos ahora aceptar y resolver cualquiera de las dos situaciones sin desesperación o arrogancia? ¿Podemos aceptar la pobreza, la enfermedad, la soledad y la aflicción, con valor y serenidad? ¿Podemos resueltamente contentarnos con las satisfacciones más humildes, pero a veces más duraderas, mientras se nos niegan los éxitos más prometedores y brillantes? DOCE PASOS Y DOCE TRADICIONES,

p. 119

Después que encontré a A.A. y dejé de beber, tardé algún tiempo en entender por qué el
Primer Paso contiene dos partes; mi impotencia ante el alcohol y la ingobernabilidad de mi vida. De la misma manera, por mucho tiempo yo creía que para estar acorde con los Doce Pasos, me bastaba “llevar este mensaje a los alcohólicos”. Esto era apresurar las cosas. Me estaba olvidando de que había un total de Doce Pasos y además que el Duodécimo Paso tenía más de una parte. Por fin me di cuenta de que para mí era necesario “practicar estos principios” en todos los aspectos de mi vida. Al practicar completamente todos los Doce Pasos, no solamente me mantengo sobrio y ayudo a otro a lograr la sobriedad, sino que también transformo mis dificultades con la vida en una alegría de vivir.

Diciembre 25 (En paz con la vida)

PAG-reptil30

Cada día es un día en el que tenemos que llevar la visión de la voluntad de Dios a todos nuestros actos: “Cómo puedo servirte mejor; hágase Tu Voluntad (no la mía)”. ALCOHÓLICOS ANÓNIMOS, p. 79

Yo leo estas frases todas las mañanas para empezar mi día, porque es un continuo
recordatorio de “practicar estos principios en todos mis asuntos”. Cuando mantengo la
voluntad de Dios en el primer plano de mis pensamientos, puedo hacer lo que debo estar
haciendo, y eso me pone en paz con la vida, conmigo y con Dios.

Diciembre 24 (Una “Sana y feliz utilidad)

PAG-reptil29

Hemos llegado al convencimiento de que El quisiera que tuviéramos la cabeza con El en las nubes, pero que nuestros pies deben estar firmemente plantados en la tierra. Aquí es donde están nuestros compañeros de viaje y donde tiene que realizarse nuestro trabajo. Estas son nuestras realidades. No hemos encontrado nada incompatible entre una poderosa experiencia espiritual y una vida de sana y feliz utilidad. ALCOHÓLICOS ANÓNIMOS, p. 120

Todas las oraciones y meditaciones del mundo no me ayudarán a menos que estén
acompañadas de la acción. Practicar los principios en todos mis asuntos me muestra el cuidado que tiene Dios en todos los aspectos de mi vida. Dios aparece en mi mundo cuando yo me hago a un lado y permito que entre El.

Diciembre 23 (Recuperación, unidad, servicio)

PAG-reptil28

Nuestro Doceavo Paso – llevar el mensaje – es el servicio básico que da la Comunidad de A.A.; ésta es nuestra principal aspiración y la razón más importante de nuestra existencia. * EL LENGUAJE DEL CORAZÓN, p. 160

Doy gracias a Dios por aquellos que llegaron antes que yo, aquellos que me dijeron que no olvidara los Tres Legados; Recuperación, Unidad y Servicio. Es mi grupo base hay un cartel que describe los Tres Legados así: “Toma un banquillo de tres patas y trata de balancearlo en una pata, o aun en dos. Nuestros Tres Legados deben permanecer intactos. En Recuperación, nos quedamos sobrios juntos; en Unidad, trabajamos juntos por el bien de nuestros Pasos y nuestras Tradiciones; y en Servicio – damos a otros gratuitamente lo que se nos ha dado”.
Uno de los mejores regalos de mi vida ha sido saber que yo no tendré mensaje que dar a
menos que me recupere en Unidad con los principios de A.A.

Diciembre 22 (Principios, no personalidades)

PAG-reptil27

Al reflexionar sobre ello, la manera en que algunas veces los “dignos” alcohólicos han tratado de juzgar a los “menos dignos” es más bien cómica. Imagínate, si puedes, ¡un alcohólico juzgando a otro!* EL LENGUAJE DEL CORAZÓN, p. 37

¿Quién soy yo para juzgar a nadie? Cuando entré en la Comunidad, descubrí que todos me gustaban. Después de todo, A.A. me iba a ayudar a vivir una vida mejor sin alcohol. La realidad era que a mí no me podrían gustar todos y tampoco yo a ellos. A medida que me he desarrollado en la Comunidad, he aprendido a amar a todos solamente por haber escuchado lo que ellos tenían que decir. Esa persona allá, o ésta aquí, puede ser la que Dios ha elegido para darme el mensaje que necesito hoy. Siempre debo recordar anteponer los principios a las personalidades.

Diciembre 21 (Escucha, comparte y ora)

PAG-reptil26

Cuando estés tratando de ayudar a un individuo y a su familia, debes cuidarte de no participar en sus disputas. Si lo haces, puedes perder la oportunidad de ayudar. ALCOHÓLICOS ANÓNIMOS, p. 93

Varias veces al tratar de ayudar a un compañero alcohólico, yo he cedido al impulso de dar consejo, quizá esto sea inevitable. Pero conceder a otros el derecho a estar equivocados, produce sus propios beneficios. Lo mejor que puedo hacer – y ponerlo en práctica parece más fácil de lo que es – es escuchar, compartir experiencia personal y orar por otros.

Diciembre 20 (Las recompensas de dar)

PAG-reptil25

Esta es en verdad la clase de dádiva que no exige nada. No espera que su hermano que sufre le pague, o siquiera que lo ame. Y entonces descubre que por la divina paradoja de esta dádiva ha encontrado su propia recompensa, ya sea que su hermano haya o no recibido algo todavía.

DOCE PASOS Y DOCE TRADICIONES, p. 116

Por medio de la experiencia en el trabajo de Paso Doce, llegué a entender las recompensas de dar sin exigir nada a cambio. Al principio yo esperaba la recuperación de otras, pero muy pronto me di cuenta de que esto no sucedía. Una vez que adquirí la humildad para aceptar el hecho de que no todas las visitas de Paso Doce iban a ser un éxito, entonces estaba abierto a recibir las recompensas de dar generosamente.

Diciembre 26 (Crecimiento interior)

PAG-reptil24

Igual que cuando éramos niños nos quedaban chicos los juguetes y ropa favoritos, a veces ya de adultos nos quedan chicas algunas cosas: gente, empleos, casas. Esto puede causar confusión. Podemos preguntarnos por qué alguien o algo que era tan especial e
importante para nosotros el año pasado ya no encaja del mismo modo en nuestra vida hoy. Podemos preguntarnos por qué han cambiado nuestros sentimientos.
Cuando éramos niños, quizá tratamos de que nos quedara una prenda de vestir que era grande para nuestro cuerpo. Ahora, de adultos, podemos atravesar épocas en que tratamos de forzar actitudes que ya hemos rebasado. Quizá necesitemos hacer esto para darnos tiempo y cuenta de la verdad. Lo que funcionaba el año pasado, lo que era tan importante y tan especial para nosotros en tiempos pasados, no nos funciona ya más porque hemos cambiado. Hemos crecido.
Podemos aceptar esto como una parte válida e importante de la recuperación. Podemos permitirnos pasar por la experimentación y por la pena mientras batallamos por hacer algo que nos quede, tratando de averiguar si de veras ya no nos vale y por qué.
Podemos explotar nuestros sentimientos y pensamientos acerca de lo que ha ocurrido.
Después podemos guardar los juguetes del año pasado y hacer espacio para los nuevos.
Hoy dejaré que los juguetes del año pasado sean lo que fueron: los juguetes del año pasado. Los recordaré con cariño por el papel que desempeñaron en mi vida. Luego, los guardaré y haré espacio para los nuevos.

Diciembre 25 (Las festividades)

PAG-reptil23

A veces, las festividades navideñas están llenas de la alegría que asociamos a esa época del año. La temporada fluye.
Hay magia en el aire.
A veces, las fiestas de Navidad pueden ser difíciles y solitarias.
He aquí algunas ideas que he aprendido a través de la experiencia personal y de la práctica, para ayudarnos a superar las fiestas difíciles: Lidia con los sentimientos, pero trata de no morar indebidamente con ellos. Pon las festividades en perspectiva: un día festivo es un día entre 365. Podemos superar cualquier periodo de veinticuatro horas.
Pasa el día, pero mantente consciente de que puede haber una reacción post-día festivo. A veces, si usamos nuestras conductas de supervivencia para pasar el día, los sentimientos nos embargaran al día siguiente. Manéjalos también. Vuelve al camino lo antes posible.
Encontremos y apreciemos el amor que esté a nuestra disposición, aunque no sea exactamente lo que queramos.¿Hay alguien a quien podamos darle amor y recibir amor de esa persona? ¿Amigos en recuperación? ¿Hay una familia que disfrutaría de compartir este día de fiesta con nosotros? No seas un mártir, ve. Puede haber algunos que apreciarían nuestro ofrecimiento de compartir con ellos nuestro día.
No somos de la minoría si nos encontramos experimentando una festividad poco ideal. Cuán fácil, pero falso, decirnos a nosotros mismos que el resto del mundo está experim
entando una festividad perfecta y que sólo nosotros estamos en conflicto.
Nosotros podemos crear nuestro propio programa para este día festivo. Cómprate un regalo. Encuentra a alguien a quien le puedas dar. Dale rienda suelta a tu parte amorosa, cariños a y entrégate al espíritu de la Navidad.
Tal vez las navidades pasadas no hayan sido maravillosas. Tal vez la de este año tampoco lo haya sido. Pero el año que entra puede ser mejor, y el que sigue mucho más. Trabaja por lograr una vida mejor, que satisfaga tus necesidades. Antes que pase mucho tiempo, la tendrás.
Dios, mío, ayúdame a disfrutar y a apreciar este día de fiesta. Si mi situación no es la ideal, ayúdame a tomar lo bueno de ella y a dejar ir el resto.

Diciembre 24 (Pasando las navidades)

PAG-reptil20

Para algunos, las escenas, los signos y los olores de las navidades les traen un sentimiento de alegría y calidez. Pero, mientras otros se sumergen alegremente en la época navideña, algunos de nosotros nos hundimos en el conflicto, en la culpa y en un sentimiento de pérdida.
Leemos artículos acerca de cómo disfrutar las vacaciones, leemos acerca de la depresión de Navidad, pero muchos de nosotros aún no podemos figurarnos cómo atravesar la temporada navideña. No sabemos cómo es y cómo se siente tener una Navidad alegre.
Muchos de nosotros estamos divididos entre lo que queremos hacer en las festividades navideñas y lo que sentimos que tenemos que hacer.
Podemos sentirnos culpables porque no queremos estar con nuestras familias. Podemos experimentar una sensación de pérdida porque no tenemos el tipo de familia con la que querríamos estar. Muchos de nosotros, año tras año, entramos al mismo comedor en el mismo día festivo, esperando que este año sea diferente. Luego nos marchamos, año tras año, sintiendo que nos han fallado, sintiéndonos decepcionados y confundidos por todo ello.
Muchos de nosotros tenemos viejos recuerdos dolorosos que los días festivos disparan. Muchos de nosotros sentimos un gran alivio cuando terminan los días festivos.
Uno de los más grandes regalos de la recuperación es aprender que no estamos solos. Probablemente hay tantos de nosotros que se sienten en conflicto durante los días festivos como tantos que se sienten en paz. Estamos aprendiendo, por medio de ensayo y error, a cuidar un poco mejor de nosotros cada época navideña.
Nuestra primera tarea de recuperación durante las festividades navideñas, es aceptarnos a nosotros mismos, nuestra situación y nuestros sentimientos acerca de la situación. Aceptamos nuestro sentimiento de culpa, nuestra ira y nuestra sensación de pérdida.
Todo está bien.
No hay una manera perfecta o correcta de manejar las festividades.
Podemos encontrar nuestra fortaleza haciendo las cosas lo mejor que podamos, un año a la vez.
Esta temporada navideña, me daré permiso para cuidarme a mí mismo.