Enero 11 (El paso cien por cien)

pag-felino6

Solamente el Paso Uno, donde hicimos una total admisión de que éramos impotentes ante el alcohol, se puede practicar con absoluta perfección. DOCE PASOS Y DOCE TRADICIONES, p. 72

Mucho antes de que yo lograra la sobriedad en A.A., sabía sin duda alguna que el alcohol
me estaba matando; sin embargo, aun con este conocimiento, yo era incapaz de dejar de
beber. Así que, cuando me enfrenté al Paso Uno, me resultó fácil admitir que no tenía la
capacidad para no tomar. ¿Pero era mi vida ingobernable? ¡Qué va! Cinco meses después
de llegar a A.A., estaba bebiendo otra vez y me preguntaba por qué.
Más tarde, de regreso en A.A. y doliéndome todavía de mis heridas, llegué a darme cuenta que el Paso Uno es el único Paso que se puede dar al cien por ciento. Y la única manera de darlo completamente es darlo completo. Desde entonces, ya han pasado muchas veinticuatro horas y no he tenido que volver a dar el Primer Paso.

ENERO 10 (Unidos nos mantenemos)

pag-felino5

Llegamos a comprender que teníamos que admitir plenamente, en lo más profundo de nuestro ser, que éramos alcohólicos. Este es el primer paso hacia la recuperación. Hay que acabar con la ilusión de que somos como la demás gente, o de que pronto lo seremos. ALCOHÓLICOS ANÓNIMOS, p. 28

Vine a Alcohólicos Anónimos porque ya no podía controlarme bebiendo. Puede que fuese
por las quejas de mi esposa por mi costumbre de beber, o quizá porque la policía me
obligaba a asistir a las reuniones de A.A. o tal vez, porque en lo más íntimo de mi propio ser, me daba cuenta de que no podía beber como las demás gentes y no estaba dispuesto a admitirlo porque la alternativa me aterraba. Alcohólicos Anónimos es una comunidad de hombres y mujeres unidos contra una enfermedad común y mortal. Nuestras vidas están vinculadas unas con otras y somos como un grupo de náufragos en una balsa salvavidas en alta mar. Si trabajamos unidos, podemos llegar, sanos y salvos, a tierra firme.