Febrero 18 (Cada uno sigue su propio camino)

PAG-pajariamiri2

. . . lo único que tuvimos que hacer fue recoger el simple juego de instrumentos espirituales que ponían en nuestras manos. ALCOHÓLICOS ANÓNIMOS, p. 23

Mi primer intento con los Pasos fue por obligación y necesidad, lo cual resultó en un
profundo sentimiento de desconsuelo al frente de esos adverbios: inmediatamente;
completamente; humildemente; directamente; y solamente. Yo consideraba afortunado a Bill W. por haber tenido esa grande y aun sensacional experiencia espiritual. A medida que pasaba el tiempo yo tendría que descubrir que el sendero que yo seguía, era el mío propio.
Después de unas pocas veinticuatro horas en la Comunidad de A.A., gracias principalmente al compartimiento de los miembros en las reuniones, llegué a entender que todos encuentran poco a poco su propio ritmo para navegar por los Pasos. Progresivamente, trato de vivir de acuerdo a estos principios sugeridos. Como resultado de estos Pasos, hoy día puedo decir que mi actitud frente a la vida, a la gente y hacia cualquier cosa que tenga que ver con Dios, ha sido transformada y mejorada.

Febrero 17 (El amor en sus ojos)

PAG-pajariamari

Algunos de nosotros no creemos en Dios, otros no podemos creer, y hay otros que, aunque creen en Dios, no alcanzan a esperar que El haga el milagro.
DOCE PASOS Y DOCE TRADICIONES, p. 27

Los cambios que yo veía en la gente nueva que llegaba a la Comunidad eran lo que me
ayudaba a perder mis temores y transformar mi actitud negativa en positiva. Podía ver el amor en sus ojos y estaba impresionado por la gran importancia que para ellos tenía su sobriedad de “Un Día a la Vez”. Honradamente habían considerado el Segundo Paso y
llegaron a creer que un poder superior a ellos mismos estaba devolviéndoles el sano juicio. Esto me infundía fe en la Comunidad y la esperanza de que podría funcionar para mí también. Llegué a darme cuenta de que Dios era un Dios bondadoso y no aquel Dios
castigador a quien había temido antes de unirme a A.A. Además, me di cuenta de que El
había estado conmigo en todas esas ocasiones que estuve en dificultades antes de llegar a
A.A. Hoy yo sé que fue El quien me condujo a A.A. y que yo soy un milagro.