Abril 2 (Formación del carácter)

PAG-PerritoPraderaMexicano5

Las exigencias desmesuradas de atención, protección y amor motivarán en las personas afectadas sentimientos de dominación o de rebelión . . . DOCE PASOS Y DOCE TRADICIONES, p. 47

Cuando en el Cuarto Paso descubrí mi necesidad de aprobación, no creí que esto debiera
considerarse un defecto de carácter. Prefería pensar que era una cualidad ventajosa (es
decir, el deseo de agradar a la gente). Pronto se me hizo ver que esta “necesidad” puede ser paralizadora. Hoy todavía me agrada recibir la aprobación de otros, pero no estoy dispuesto a pagar el precio que acostumbraba pagar por obtenerla. No tengo que doblarme como una lombriz para gustarle a otros. Si yo obtengo su aprobación, está muy bien; pero si no, puedo sobrevivir sin ella. Soy responsable de decir lo que yo considero es la verdad, no lo que crea que otros quieren oír.
Igualmente, mi falso orgullo siempre me mantenía demasiado preocupado por mi
reputación. Desde que fui iluminado en el programa de A.A., mi blanco es mejorar mi
carácter.

Abril 1 (Mirar hacia adentro)

PAG-perriton

Sin temor hicimos un minucioso inventario moral de nosotros mismos.
DOCE PASOS Y DOCE TRADICIONES, p. 45

El Paso Cuatro es el esfuerzo vigoroso y cuidadoso para descubrir cuáles eran y cuáles son nuestros defectos. Yo quiero saber exactamente cómo, cuándo y dónde mis deseos
naturales me deformaron. Quiero ver directamente la infelicidad que esto causó a otros y a mí mismo. Al descubrir cuáles son mis deformaciones emocionales, puedo empezar a corregirlos. Sin un esfuerzo voluntario y perseverante para hacer esto, puede haber para mí poca sobriedad o contento.
Necesito tener un conocimiento claro y seguro de mí mismo para resolver emociones
ambivalentes. Tal conocimiento no se logra de la noche a la mañana, y nadie tiene un
conocimiento permanente de sí mismo. Cada uno tiene la capacidad para desarrollarse y
conocerse a sí mismo por medio de un sincero entrenamiento con la realidad. Cuando no
evito los problemas sino que los enfrento directamente, siempre tratando de resolverlos,
cada vez hay menos.

Marzo 31 (Nadie me negó el amor)

PAG-ratitas

Corría el año dos del calendario de A.A. . . . En uno de esos grupos apareció un recién llegado . . . Pronto demostró que el suyo era un caso desesperado, y que sólo ansiaba recuperarse . . . (Dijo él), “siendo así que soy también víctima de una adicción aún más despreciada que el alcoholismo puede ser que ustedes no me quieran en su grupo”. DOCE PASOS Y DOCE TRADICIONES, p. 149-150

Acudí a ustedes como una esposa, una madre, una mujer que había abandonado a su esposo, a sus hijos, a su familia. Una borracha, una adicta a las píldoras, una nada. Sin embargo, nadie me negó amor, cariño, un sentimiento de pertenecer. Hoy por la gracia de Dios y el amor de una buena madrina y un grupo base, puedo decir que por medio de ustedes en Alcohólicos Anónimos – yo soy una esposa, una madre, una abuela y una mujer. Sobria. Libre de píldoras. Responsable. Sin el Poder Superior que encontré en la Comunidad, mi vida no tendría sentido. Estoy llena de gratitud por ser miembro de Alcohólicos Anónimos.

Marzo 30 (Nuestra conciencia de grupo)

PAG-lobis.1.jpg

. . . lo bueno es enemigo de lo mejor”. A.A. LLEGA A SU MAYORÍA DE EDAD, p. 98

Yo creo que estas palabras se aplican a todos los aspectos de los Tres Legados de A.A.:
Recuperación, Unidad y Servicio. Yo quiero que ellas se queden grabadas en mi mente y en mi vida a medida que yo “vaya por el Camino del Destino Feliz” (Alcohólicos Anónimos, p.151).  Estas palabras, frecuentemente pronunciadas por el cofundador Bill W., le fueron apropiadamente dichas a él como resultado de la conciencia de grupo. Esto hizo que Bill se diera perfecta cuenta de la esencia de nuestra Segunda Tradición: “Nuestros líderes no son más que servidores de confianza. No gobiernan”.

Así como originalmente se le hizo recordar a Bill, yo creo que en nuestras discusiones de
grupo nunca debemos quedarnos con lo “bueno”, sino siempre esforzamos por lograr lo
“mejor”. Este esfuerzo común es otro ejemplo más de un Dios bondadoso, tal como lo
concebimos, que se expresa a través de la conciencia de grupo. Tales experiencias, me
ayudan a mantenerme en el sendero apropiado de recuperación. Aprendo a combinar la
iniciativa con la humildad, la responsabilidad con la gratitud, y así saborear las alegrías de vivir mi programa de veinticuatro horas.

Marzo 29 (Servidores de confianza)

PAG-caguama.1.jpg

Son servidores. Suyo es en ocasiones el ingrato privilegio de atender a las tareas del grupo. DOCE PASOS Y DOCE TRADICIONES, p. 141

En su libro Zorba el Griego, Nikos Kazantzakis describe a su personaje principal en diálogo con un viejo que afanoso planta un árbol. “¿Qué haces?”, pregunta Zorba con curiosidad.
“Ya lo ves, hijo mío. Planto un árbol”. Responde el viejo. “¿Y para qué plantarlo si no has de verlo dar fruto?”, insistió Zorba. Y el viejo responde: “Yo, hijo mío, vivo como si nunca fuera a morirme”. Ante la respuestas Zorba esboza una sonrisa y, mientras se aleja, exclama con ironía: “¡Qué extraño! ¡Yo vivo como si fuera a morirme mañana!”.
He comprobado como alcohólicos anónimos, que el Tercer Legado es el terreno fértil para plantar el árbol de mi sobriedad. Los frutos que cosecho son maravillosos: paz, seguridad, comprensión y 24 horas de eterna realización; también, sano juicio para escuchar a la voz de mi conciencia, cuando sutilmente me habla en silencio y me dice: debes dejar el servicio, otros también tienen que plantar y cosechar.

Marzo 28 (Igualdad)

PAG-cocodrilo.jpg

Nuestra Comunidad debe incluir todos los que sufren de alcoholismo. Por eso, no podemos rechazar a nadie que quiera recuperase. Ni debe el ser miembro de A.A. depender del dinero o de la conformidad. Cuandoquiera que dos o tres alcohólicos se reúnan en interés de la sobriedad, podrán llamarse un grupo de A.A., con tal de que, como grupo, no tenga otra afiliación. ALCOHÓLICOS ANÓNIMOS, p. 264Antes de A.A., frecuentemente sentía que yo no “encajaba” con la gente a mi alrededor.
Generalmente “ellos” tenían más/menos dinero que yo, y mis puntos de vista no iban con
los de “ellos”. La cantidad de prejuicios que yo había experimentado en la sociedad sólo
servían para demostrarme la falsedad de alguna gente “farisaica”. Después de unirme a A.A. encontré la manera de vida que yo había estado buscando. En A.A. ningún miembro es mejor que otro; nosotros somos solamente alcohólicos tratando de recuperarnos del
alcoholismo.

 

Marzo 27 (Las libertades de A.A.)

PAG-lobis

Nosotros confiamos en que ya sabemos cuáles son verdaderamente nuestras libertades; que ninguna generación futura de A.A. se sentirá obligada a limitarlas. Nuestras libertades en A.A. constituyen el terreno en el que pude crecer el auténtico amor . . . * LENGUAJE DEL CORAZÓN, p. 303

Yo tenía deseos inmensos de libertad. Primero, libertad para beber; más tarde, liberación de la bebida. El programa de recuperación de A.A. descansa en una base de libre elección. No hay mandatos, leyes ni mandamientos. El programa espiritual de A.A., como se ha delineado en los Doce Pasos, es solamente sugerido. Yo puedo tomarlo o dejarlo. Se ofrece el apadrinamiento, no se fuerza, y yo voy y vengo como lo desee. Son éstas, y otras libertades, las que me permiten recobrar la dignidad, que fue aplastada por la carga de la bebida, y que tanto se necesita para apoyar una sobriedad duradera.

Marzo 26 (La enseñanza nunca acaba)

14483656_988965997879013_165264773_n

Entrégate a Dios, tal como tú Lo concibes. Admite tus faltas ante El y ante tus semejantes. Limpia de escombros tu pasado. Da con largueza de lo que has encontrado y únete a nosotros. Estaremos contigo en la Fraternidad del Espíritu, y seguramente te encontrarás con algunos de nosotros cuando vayas por el Camino del Destino Feliz. Que Dios te bendiga y conserve hasta entonces. ALCOHÓLICOS ANÓNIMOS, p. 151Cada vez que leo estas palabras se me hace un nudo en la garganta. Al principio era porque sentía, “¡Oh no! Se acabó la enseñanza. Ahora tengo que hacerlo solo. Nunca volveré a ser tan nuevo, otra vez”. Hoy, cuando leo las mismas palabras, siento un profundo afecto por los pioneros de A.A., dándome cuenta de que resumen todo en lo que creo y todo por lo que me esfuerzo; y que – con la bendición de Dios

Marzo 25 (Un corazón lleno de gratitud)

 

CIMG3135 copy
24-Marzo-2018 – 24 de Marzo 2019 TE AMO

 

Me esfuerzo por aferrarme a la verdad de que un corazón lleno y agradecido no puede abrigar grandes presunciones. Rebosante de gratitud, el corazón tiene que latir con un amor que fluye hacia todo lo que nos rodea, la emoción más elevada que jamás podamos experimentar. COMO LO VE BILL, p. 37

Yo creo que nosotros en Alcohólicos Anónimos somos afortunados por el hecho de que
constantemente se nos recuerda la necesidad de estar agradecidos y de cuán importante es la gratitud para nuestra sobriedad. Yo estoy verdaderamente agradecido por la sobriedad que Dios me ha dado por medio del programa de A.A. y me agrada poder devolver lo que libremente se me dio. Estoy agradecido no solamente por la sobriedad, sino por la calidad de vida que me ha traído mi sobriedad. Dios ha tenido la bondad de darme días sobrios y una vida dotada de paz y satisfacción, así como la capacidad de dar y recibir amor, y la oportunidad de servir a otros – en nuestra Asociación, en mi familia y en mi comunidad. Por todo esto, yo tengo “un corazón lleno de gratitud”.

Marzo 24 (Activo, no pasivo)

PAG-lobo-familiares

“El ser humano debe pensar y actuar. No fue creado a la imagen de Dios para ser un autómata”. COMO LO VE BILL, p. 55

Antes de unirme a A.A. a menudo no reflexionaba sino que reaccionaba ante las situaciones y la gente. Cuando no reaccionaba, actuaba de una forma mecánica. Después de unirme a A.A. empecé a buscar una orientación diaria de un Poder Superior a mí mismo, y a aprender a estar atento a esa orientación. Luego empecé a tomar decisiones y a llevarlas a cabo, en vez de reaccionar ante ellas. Los resultados han sido constructivos; ya no permito que otros tomen decisiones por mí y que luego me critiquen por ello.
Hoy – y todos los días – con el corazón lleno de gratitud y el deseo de que la voluntad de
Dios se haga por medio de mí, mi vida es digna de compartir, especialmente con mis
compañeros alcohólicos. Sobre todo, si yo no hago una religión de nada ni siquiera de A.A., entonces puedo ser un cauce abierto para la expresión de Dios.