Marzo 10 (Hoy tengo la opción)

PAG-armadillobebe

. . . pero invariablemente encontramos que alguna vez en el pasado tomamos decisiones egoístas que más tarde nos colocaron en posición propicia para ser lastimados. ALCOHÓLICOS ANÓNIMOS, p. 58

Con la conciencia y la aceptación de que yo había desempañado un papel en el desarrollo
de mi vida, vino un cambio dramático de mi punto de vista. En este momento el programa de A.A. empezó a funcionar para mí. En el pasado siempre había culpado a otros, ya fuese a Dios o a otra gente, por las circunstancias de mi vida. Nunca creía que tenía la opción de cambiar mi vida. Las decisiones que había tomado, las había basado en el temor, en el orgullo, o en el egoísmo. Como consecuencia, esas decisiones me habían conducido por un camino de autodestrucción. Hoy trato de dejar a mi Dios que me guíe por el camino hacia la cordura. Yo soy responsable de mis acciones – a mi falta de acción – sean cuales sean las consecuencias.

Marzo 9 (Abandonar la obstinación)

PAG-armadillo12

Decidimos poner nuestras voluntades y nuestras vidas al cuidado de Dios, como nosotros lo concebimos. DOCE PASOS Y DOCE TRADICIONES, p. 37

Por deseoso que se esté de hacerlo, ¿exactamente cómo puede uno poner su voluntad y su vida al cuidado del Dios que crea existir? En mi búsqueda de la respuesta a esta pregunta, llegué a apreciar la sabiduría con la que el Paso fue escrito: es un Paso de dos partes. Podía ver que en mis días de bebedor había muchas ocasiones en que debería haber muerto o, al menos, debería haber sido herido; pero esto nunca sucedió. Alguien, o algo, me estaba cuidando. He decidido creer que mi vida siempre ha estado bajo el cuidado de Dios. Sólo El dispone el tiempo que se me concederá hasta la muerte física.
El asunto de la voluntad (la voluntad de Dios o la mía) es la parte del Paso que es más difícil para mí. Solamente cuando he experimentado suficientes dolores emocionales, por medio del fracaso de mis intentos de repararme a mí mismo, puedo llegar a estar listo a someterme a lo que Dios tiene dispuesto para mí. La sumisión, la entrega, es como la calma después de la tormenta. Cuando mi voluntad está conforme con la voluntad de Dios, hay paz interior.

Marzo 8 (Dejarlo en manos de Dios)

PAG-armadillo11.jpg

Cada persona que ha ingresado a A.A. con el propósito de permanecer, ha empezado a practicar el Paso Tres, sin haberse dado cuenta. En todo lo concerniente al alcohol, cada uno ha decidido entregar su vida al cuidado, orientación y protección de Alcohólicos Anónimos . . . [y] reconoce en A.A. una bahía segura para anclar el buque escorado de su propia existencia. si esto no es poner la voluntad y la vida al cuidado de una providencia
ajena, entonces, ¿qué es? DOCE PASOS Y DOCE TRADICIONES, p. 38

La sumisión a Dios fue mi primer paso hacia mi recuperación. Creo que nuestra Comunidad busca una espiritualidad abierta a una nueva relación con Dios. Mientras me esfuerzo por seguir el camino de los Pasos, siento una libertad que me da la capacidad para pensar por mí mismo. Mi adicción me tenía confinado sin posibilidad de liberación; pero A.A. me asegura un camino por el que puedo ir adelante. El compartimiento, el interés y el afecto recíprocos son lo que nos regalamos, unos a otros, y mi capacidad para regalarlo está reforzada conforme cambia mi actitud hacia Dios. Voy aprendiendo a someterme a la voluntad de dios en mi vida, a tener dignidad, y a mantener estas actitudes regalando lo que recibo.

Marzo 7 (La clave esta en la buena voluntad)

PAG-armadillo-10.jpg

Una vez que se ha colocado la llave en el cerrojo y se logra abrir una mínima parte, quedará más fácil ir abriendo poco a poco la puerta. DOCE PASOS Y DOCE TRADICIONES, p. 38

La buena voluntad para entregar mi orgullo y mi obstinación a un Poder superior a mí
mismo, ha resultado ser el único ingrediente absolutamente necesario para resolver todos mis problemas hoy. Aun la más pequeña dosis de buena voluntad, si es sincera, es
suficiente para permitir que Dios entre y se haga cargo de cualquier problema, dolor y
obsesión. Mi nivel de bienestar está en relación directa con el grado de buena voluntad que yo posea en cualquier momento dado para renunciar a mi obsesión y permitir que se manifieste la voluntad de Dios en mi vida. Con la buena voluntad, mis preocupaciones y temores son poderosamente transformados en serenidad.