Marzo 11 (Dirección buena y ordenada)

PAG-perrito1

Cuando tratamos de hacer que nuestra voluntad se adecue a la voluntad de Dios, es cuando empezamos a utilizarla correctamente. Para todos nosotros, esta ha sido una revelación maravillosa. Todos nuestros problemas se han derivado del mal uso de nuestra fuerza de voluntad. Con ella hemos tratado de apabullarlos, en vez de ponerla de acuerdo a los designios que Dios tiene para nosotros.
DOCE PASOS Y DOCE TRADICIONES, p. 43

No tengo que hacer más que mirar hacia mi vida pasada para ver a dónde me ha conducido mi obstinación. simplemente no sé qué es lo mejor para mí y creo que mi Poder Superior lo sabe. Dios no me ha fallado nunca, pero muy a menudo me he fallado a mí mismo. Valerme de mi obstinación en cualquier situación tiene normalmente el mismo resultado que tratar de forzar la pieza que no corresponde del rompecabezas – el agotamiento y la frustración.
El Tercer Paso abre la puerta al resto del programa. Cuando pido a dios que me guíe, yo sé que, sea cual sea el resultado, será el mejor posible, que las cosas son exactamente como deben ser, incluso si no son lo que yo deseo o espero. Dios hace por mí lo que yo no puedo hacer por mí mismo, si Le dejo que lo haga.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s