Marzo 17 (Dar poder Tú puedes pensar)

PAG-perroazteca

Tú puedes sentir. Tú puedes resolver tus problemas. Tú te puedes cuidar solo. Estas palabras con frecuencia me han beneficiado más que el consejo más elaborado y profundo. Qué fácil es caer en la trampa de dudar de nosotros mismos y de los demás.

Cuando alguien nos cuenta un problema, ¿cuál es nuestra reacción?, ¿creemos que necesitamos resolvérselo a esa persona? ¿creemos que el futuro de esa persona se basa en nuestra habilidad para aconsejarla? Eso es pararse sobre arenas movedizas, que no es de lo que está hecha la recuperación.

Cuando alguien está luchando con un sentimiento, o una ciénaga de sentimientos, ¿cuál es nuestra reacción?, ¿qué la persona nunca sobrevivirá a esa experiencia? ¿qué no está bien que alguien sienta?, ¿qué esa persona no saldrá de esto intacta? Cuando una persona se enfrenta a la tarea de asumir la responsabilidad de su vida, y sus conductas, ¿ cuál es nuestra respuesta?, ¿qué la persona no puede hacerlo?, ¿qué debo hacerlo yo mismo para salvarla y que no se desvanezca en cenizas?, ¿qué no se desmorone?, ¿qué no fracase? ¿Cuál es nuestra reacción hacia nosotros mismos cuando encontramos un problema, un sentimiento, o cuando enfrentamos el trabajo de asumir la responsabilidad de nosotros mismos? ¿Creemos en nosotros mismos y en los demás? ¿Le concedemos poder a la gente- incluyéndonos a nosotros mismos- y a sus capacidades? ¿o le damos poder al problema, al sentimiento o a la irresponsabilidad? Podemos aprender a observarnos a nosotros mismos.

Podemos aprender a pensar y a considerar nuestra respuesta antes de responder. “Siento mucho que estés teniendo ese problema. Sé que puedes dar con una solución. Parece que tienes por ahí algunos sentimientos. Sé que los sabrás manejar y estarás del otro lado”. Cada uno de nosotros es responsable de si mismo. Eso no significa que los demás no nos importen. No significa que de una manera fría, calculada, le retiremos nuestro apoyo a los otros. Significa que aprendemos a amarnos y a apoyarnos a nosotros mismos de maneras que sí funcionan. Significa ponernos en contacto con amigos que nos aman y nos apoyan de maneras que si funcionan.

Hoy me esforzaré por dar y recibir apoyo que sea puro y conceda poder. Trabajaré por creer en mí mismo y en los demás, y en nuestra mutua capacidad para ser competentes al lidiar con sentimientos, al solucionar problemas y al asumir la responsabilidad de nosotros mismos.

Marzo 21 (Bienestar material o espiritual)

PAG.xolo3

Se nos quitará el miedo . . . a la inseguridad económica. ALCOHÓLICOS ANÓNIMOS, p. 78

Reducir o eliminar el temor y ver mejorar las circunstancias económicas son dos cosas
diferentes. Cuando yo era principiante en A.A. tenía estas dos ideas confundidas. Creía que el temor me abandonaría solamente cuando empezara a hacer dinero. Sin embargo, un día cuando estaba rumiando mis dificultades financieras, una línea del Libro Grande saltó a mis ojos: “Para nosotros, el bienestar material siempre siguió al espiritual; nunca lo precedió” (p. 117). De pronto me di cuenta de que esta promesa era una garantía. Vi que ponía las prioridades en el orden correcto, que el progreso espiritual haría disminuir ese terrible temor a ser indigente, justamente como hace disminuir muchos otros temores.
Hoy trato de usar los talentos que Dios me dio para beneficiar a otros. Me he dado cuenta de que eso es lo que otros han valorado siempre. Trato de recordar que yo ya no trabajo para mí. Solamente disfruto de la riqueza que Dios ha creado, nunca he sido “propietario” de ella. El propósito de mi vida está mucho más claro cuando yo sólo trabajo para ayudar, no para poseer.

Marzo 20 (El amor y la tolerancia)

pag-xolo1-e1552876429312.jpg

El amor y la tolerancia para con otros son nuestro código. ALCOHÓLICOS ANÓNIMOS, p. 79

Me he dado cuenta de que tengo que perdonar a otros en todas las situaciones a fin de
mantener un verdadero progreso espiritual. Puede que, a primera vista, la importancia vital del perdón no me resulte obvia, pero mis estudios me dicen que todo gran maestro
espiritual ha insistido fuertemente en ello.
Tengo que perdonar las injurias, no solamente con palabras, o por cumplido, sino con mi
corazón. No hago esto en beneficio de la otra persona, sino por el mío propio. El
resentimiento, la ira o el deseo de ver que alguien sea castigado, son cosas que corrompen mi alma. Tales cosas me encadenan a mis dificultades. Me atan a otros problemas que no tienen nada que ver con mi problema original.

Marzo 19 (La oración da resultados)

PAG-perritoxo

Se ha dicho que “los únicos que se burlan de la oración son aquellos que nunca la han practicado lo suficiente”. DOCE PASOS Y DOCE TRADICIONES, p. 104

Por haberme criado en un hogar agnóstico, yo me sentía algo ridículo cuando traté de orar por primera vez. Sabía que había un Poder Superior que obraba en mi vida – ¿de qué otra manera estaría sobrio? – pero ciertamente no estaba convencido de que él/ella/ello quisiera escuchar mis oraciones. La gente que tenía lo que yo quería, decía que la oración era una parte importante de la práctica del programa, así que seguí haciéndolo. Con la determinación de orar diariamente, me sorprendió ir encontrándome cada vez más sereno y cómodo con mi lugar en el mundo. En otras palabras, la vida se me hizo más fácil y menos penosa. todavía no estoy seguro de quién o qué escucha mis oraciones, pero nunca dejaré de decirlas por la simple razón de que dan resultado.

Marzo 18 (La verdadera independencia)

PAG-mapach4

. . . mientras mayor disposición demostremos a depender de un Poder Superior, mayor será nuestra independencia real. DOCE PASOS Y DOCE TRADICIONES, p. 39Al principio, empiezo algo dispuesto a confiar en Dios y El hace que esa disposición crezca. Cuanto más disposición tengo, más confianza gano, y cuanto más confianza gano, tengo más disposición. Mi dependencia de Dios crece de acuerdo al crecimiento de mi confianza en El. Antes de que estuviera dispuesto, yo dependía de mí mismo para todas mis necesidades y estaba limitado por lo incompleto de mi ser. Por mi disposición a depender de mi Poder Superior, a quien yo he escogido llamar Dios, todas mis necesidades son provistas por Alguien que me conoce mejor de lo que yo me conozco – aún las necesidades de las que no me doy cuenta, así como las que están todavía por venir. Sólo Alguien Que me conoce tan bien, podría hacer que sea yo quien soy y ayudarme a satisfacer la necesidad de alguien que solamente yo podría satisfacer. Nunca habrá otro exactamente igual que yo. Y esto es la verdadera independencia.

Marzo 17 (Formas misteriosas)

PAG-mapach1

. . . de toda temporada de aflicción y sufrimiento, cuando la mano de Dios parecía pesada o aun injusta, se aprendieron nuevas lecciones para vivir, se descubrieron nuevos recursos de valor y finalmente en forma ineludible; vino la convicción de que Dios “se mueve en forma misteriosa para hacer Sus maravillas”. DOCE PASOS Y DOCE TRADICIONES, p. 111

Después de perder mi carrera, mi familia y la salud, todavía no me convencía de que mi
manera de vivir necesitaba una revisión. Creía que estaba destinada a morir sola y que lo merecía. En la cima de mi desesperación, mi niñito de corta edad se enfermó gravemente con una rara enfermedad. Los esfuerzos de los doctores fueron infructuosos. Yo redoblé mis esfuerzos para amortiguar mis sentimientos pero el alcohol ya había dejado de surtir su efecto. Quedé sola mirando fijamente a los ojos de Dios, suplicando su ayuda. A los pocos días, por una extraña concatenación de coincidencias, tuve mi primer contacto con A.A. y desde entonces he permanecido sobria. Mi hijo vive y está mejorando. Todo el episodio me convenció de mi impotencia y de lo inmanejable que era mi vida. Hoy, mi hijo y yo estamos agradecidos a Dios por Su intervención.

Marzo 16 ( Como nosotros lo concebimos)

PAG-mapach

Mi amigo sugirió lo que entonces parecía una idea original . . . “¿Por qué no escoges tu propio concepto de Dios?”. Esto me llegó muy hondo; derritió la montaña de hielo intelectual a cuya sombra había vivido y tiritado muchos años. Por fin me daba la luz del sol. Sólo se trataba de estar dispuesto a creer en un Poder superior a mí mismo. Nada más se necesitaba de mí para empezar. ALCOHÓLICOS ANÓNIMOS, p. 11

Yo recuerdo las veces que miraba al cielo, y reflexionaba sobre quién dio comienzo a todo esto, y cómo. Cuando llegué a A.A., para lograr una sobriedad estable, tenía que adquirir una comprensión de alguna descripción de la dimensión espiritual. Después de leer una variedad de teorías, incluyendo la científica de una gran explosión, opté por lo sencillo suponiendo que el Dios de mi entendimiento fue el Gran Poder que hizo posible la explosión. Con la inmensidad del universo bajo Su dominio. El podría, sin duda, guiar mi pensamiento y mis acciones si yo estaba preparado a aceptar Su orientación. Pero no podía esperar ayuda si le volvía la espalda y me iba por mi propio camino. Llegué a estar
dispuesto a creer y he tenido 26 años de sobriedad estable y satisfactoria.