Marzo 26 (La enseñanza nunca acaba)

14483656_988965997879013_165264773_n

Entrégate a Dios, tal como tú Lo concibes. Admite tus faltas ante El y ante tus semejantes. Limpia de escombros tu pasado. Da con largueza de lo que has encontrado y únete a nosotros. Estaremos contigo en la Fraternidad del Espíritu, y seguramente te encontrarás con algunos de nosotros cuando vayas por el Camino del Destino Feliz. Que Dios te bendiga y conserve hasta entonces. ALCOHÓLICOS ANÓNIMOS, p. 151Cada vez que leo estas palabras se me hace un nudo en la garganta. Al principio era porque sentía, “¡Oh no! Se acabó la enseñanza. Ahora tengo que hacerlo solo. Nunca volveré a ser tan nuevo, otra vez”. Hoy, cuando leo las mismas palabras, siento un profundo afecto por los pioneros de A.A., dándome cuenta de que resumen todo en lo que creo y todo por lo que me esfuerzo; y que – con la bendición de Dios

Marzo 25 (Un corazón lleno de gratitud)

 

CIMG3135 copy
24-Marzo-2018 – 24 de Marzo 2019 TE AMO

 

Me esfuerzo por aferrarme a la verdad de que un corazón lleno y agradecido no puede abrigar grandes presunciones. Rebosante de gratitud, el corazón tiene que latir con un amor que fluye hacia todo lo que nos rodea, la emoción más elevada que jamás podamos experimentar. COMO LO VE BILL, p. 37

Yo creo que nosotros en Alcohólicos Anónimos somos afortunados por el hecho de que
constantemente se nos recuerda la necesidad de estar agradecidos y de cuán importante es la gratitud para nuestra sobriedad. Yo estoy verdaderamente agradecido por la sobriedad que Dios me ha dado por medio del programa de A.A. y me agrada poder devolver lo que libremente se me dio. Estoy agradecido no solamente por la sobriedad, sino por la calidad de vida que me ha traído mi sobriedad. Dios ha tenido la bondad de darme días sobrios y una vida dotada de paz y satisfacción, así como la capacidad de dar y recibir amor, y la oportunidad de servir a otros – en nuestra Asociación, en mi familia y en mi comunidad. Por todo esto, yo tengo “un corazón lleno de gratitud”.

Marzo 24 (Activo, no pasivo)

PAG-lobo-familiares

“El ser humano debe pensar y actuar. No fue creado a la imagen de Dios para ser un autómata”. COMO LO VE BILL, p. 55

Antes de unirme a A.A. a menudo no reflexionaba sino que reaccionaba ante las situaciones y la gente. Cuando no reaccionaba, actuaba de una forma mecánica. Después de unirme a A.A. empecé a buscar una orientación diaria de un Poder Superior a mí mismo, y a aprender a estar atento a esa orientación. Luego empecé a tomar decisiones y a llevarlas a cabo, en vez de reaccionar ante ellas. Los resultados han sido constructivos; ya no permito que otros tomen decisiones por mí y que luego me critiquen por ello.
Hoy – y todos los días – con el corazón lleno de gratitud y el deseo de que la voluntad de
Dios se haga por medio de mí, mi vida es digna de compartir, especialmente con mis
compañeros alcohólicos. Sobre todo, si yo no hago una religión de nada ni siquiera de A.A., entonces puedo ser un cauce abierto para la expresión de Dios.

Marzo 23 (. . . No debe haber mas reservas)

PAG-lobitosfam

Hemos visto esta verdad demostrada una y otra vez, “Una vez alcohólico, alcohólico para siempre” . . . Si estamos haciendo planes para dejar de beber, no debe haber reserva de ninguna clase, ni ninguna idea oculta de que algún día seremos inmunes al alcohol . . . Para estar gravemente afectado no es necesario que uno haya estado bebiendo durante mucho tiempo, ni que beba tanto como lo hicimos algunos de nosotros. Esto es particularmente cierto en las mujeres. Las potencialmente alcohólicas a veces se vuelven verdaderamente tales, y en unos cuantos años su caso está muy avanzado. ALCOHÓLICOS ANÓNIMOS, p. 31

Estas palabras las tengo subrayadas en mi libro. Son ciertas para hombres y mujeres
alcohólicos. En muchas ocasiones yo he abierto mi libro en esta página y he reflexionado
sobre este pasaje. Nunca tengo que engañarme a mí misma recordando mis a veces
diferentes maneras de beber, o creyéndome “curada”. Prefiero pensar que, si la sobriedad es un regalo de Dios para mí, entonces mi vida sobria es mi regalo para Dios. Espero que Dios esté tan feliz con Su regalo como yo lo estoy con el mío.