Marzo 29 (Servidores de confianza)

PAG-caguama.1.jpg

Son servidores. Suyo es en ocasiones el ingrato privilegio de atender a las tareas del grupo. DOCE PASOS Y DOCE TRADICIONES, p. 141

En su libro Zorba el Griego, Nikos Kazantzakis describe a su personaje principal en diálogo con un viejo que afanoso planta un árbol. “¿Qué haces?”, pregunta Zorba con curiosidad.
“Ya lo ves, hijo mío. Planto un árbol”. Responde el viejo. “¿Y para qué plantarlo si no has de verlo dar fruto?”, insistió Zorba. Y el viejo responde: “Yo, hijo mío, vivo como si nunca fuera a morirme”. Ante la respuestas Zorba esboza una sonrisa y, mientras se aleja, exclama con ironía: “¡Qué extraño! ¡Yo vivo como si fuera a morirme mañana!”.
He comprobado como alcohólicos anónimos, que el Tercer Legado es el terreno fértil para plantar el árbol de mi sobriedad. Los frutos que cosecho son maravillosos: paz, seguridad, comprensión y 24 horas de eterna realización; también, sano juicio para escuchar a la voz de mi conciencia, cuando sutilmente me habla en silencio y me dice: debes dejar el servicio, otros también tienen que plantar y cosechar.

Marzo 28 (Igualdad)

PAG-cocodrilo.jpg

Nuestra Comunidad debe incluir todos los que sufren de alcoholismo. Por eso, no podemos rechazar a nadie que quiera recuperase. Ni debe el ser miembro de A.A. depender del dinero o de la conformidad. Cuandoquiera que dos o tres alcohólicos se reúnan en interés de la sobriedad, podrán llamarse un grupo de A.A., con tal de que, como grupo, no tenga otra afiliación. ALCOHÓLICOS ANÓNIMOS, p. 264Antes de A.A., frecuentemente sentía que yo no “encajaba” con la gente a mi alrededor.
Generalmente “ellos” tenían más/menos dinero que yo, y mis puntos de vista no iban con
los de “ellos”. La cantidad de prejuicios que yo había experimentado en la sociedad sólo
servían para demostrarme la falsedad de alguna gente “farisaica”. Después de unirme a A.A. encontré la manera de vida que yo había estado buscando. En A.A. ningún miembro es mejor que otro; nosotros somos solamente alcohólicos tratando de recuperarnos del
alcoholismo.

 

Marzo 27 (Las libertades de A.A.)

PAG-lobis

Nosotros confiamos en que ya sabemos cuáles son verdaderamente nuestras libertades; que ninguna generación futura de A.A. se sentirá obligada a limitarlas. Nuestras libertades en A.A. constituyen el terreno en el que pude crecer el auténtico amor . . . * LENGUAJE DEL CORAZÓN, p. 303

Yo tenía deseos inmensos de libertad. Primero, libertad para beber; más tarde, liberación de la bebida. El programa de recuperación de A.A. descansa en una base de libre elección. No hay mandatos, leyes ni mandamientos. El programa espiritual de A.A., como se ha delineado en los Doce Pasos, es solamente sugerido. Yo puedo tomarlo o dejarlo. Se ofrece el apadrinamiento, no se fuerza, y yo voy y vengo como lo desee. Son éstas, y otras libertades, las que me permiten recobrar la dignidad, que fue aplastada por la carga de la bebida, y que tanto se necesita para apoyar una sobriedad duradera.