Mayo 19 (Dar sin esperar nada)

PAG-lobogrismexicano660x550-1200x800

Y se da perfecta cuenta de que su propia vida se ha enriquecido, como dividiendo por haber dado a otra persona sin exigirle nada a cambio. COMO LO VE BILL, p. 69

Al principio de ingresar en el programa, la idea de dar sin condiciones era difícil de
comprender. Cuando otros querían ayudarme, tenía sospechas. Pensaba, “¿Qué quieren
ellos a cambio?” Pero pronto llegué a conocer la alegría de ayudar a otro alcohólico y a
comprender por qué ellos estaban ahí para mí al principio. Cambiaron mis actitudes y quise ayudar a otros. Algunas veces me ponía inquieto porque yo quería que ellos supieran de las alegrías de la sobriedad, que la vida puede ser preciosa. Cuando mi vida está llena del Dios amoroso de mi entendimiento y doy amor a mis compañeros alcohólicos, me siento poseedor de una riqueza tan especial que es difícil de explicar.

Mayo 18 (Lla libertad de ser “yo”

PAG-lobofrente

Si nos esmeramos en esta fase de nuestro desarrollo, nos sorprendemos de los resultados antes de llagar a la mitad del camino. Vamos a conocer una libertad y una felicidad nuevas. ALCOHÓLICOS ANÓNIMOS, p. 78

Mi primera verdadera libertad es la libertad de no tener que tomar un trago hoy. si verdaderamente la deseo, practicaré los Doce Pasos, y a través de ellos me llegará la felicidad de esta libertad – algunas veces rápidamente, otras veces lentamente. Otras libertades vendrán después y el hacer un inventario de ellas es en sí una nueva felicidad. Hoy tengo una nueva libertad, la libertad de ser “yo”. Tengo la libertad de ser el mejor yo que jamás haya sido.

Mayo 17 (. . . Y perdonar)

PAG-lobo-gris-800

Bajo circunstancias muy difíciles, repetidas veces he tenido que disculpar a otras personas y a mí mismo. COMO LO VE BILL, p. 268

El perdón a sí mismo y el perdón a otros son solamente dos corrientes del mismo río,
ambas obstaculizadas o detenidas completamente por la represa de los resentimientos. Una vez que se abre la represa, ambas corrientes pueden fluir. Los Pasos de A.A. me hacen posible ver cómo se han ido acumulando mis resentimientos, cortando así ese flujo en mi vida. Los Pasos facilitan el medio por el cual mis resentimientos por la gracia de Dios, como yo lo concibo pueden ser levantados.

Mayo 16 (Nosotros perdonamos)

PAG-loboman.jpg

Frecuentemente, mientras trabajábamos en este Paso con nuestros padrinos o consejeros
espirituales, nos sentíamos capaces por primera vez de perdonar, sin importarnos la
profundidad del daño que creíamos que nos habían causado. Nuestro inventario moral nos había persuadido de que era deseable un perdón general para todos, pero sólo cuando resueltamente afrontamos el Paso Cinco, vimos interiormente que podíamos disponernos a recibir el perdón y a otorgarlo. DOCE PASOS Y DOCE TRADICIONES, p. 62

¡Qué gran sensación es el perdonar! Qué revelación de mi naturaleza emocional, psicológica y espiritual. No se necesita más que la disposición de perdonar; Dios hace el resto.