Junio 11 (Obligaciones familiares)

PAG-cacomistle_bassariscus_sumichrasti

. . . un desarrollo espiritual que no incluya . . . obligaciones con la familia no puede ser tan perfecto. ALCOHÓLICOS ANÓNIMOS, p. 119

Puede que esté haciendo progresos en el programa – aplicándolo en las reuniones, en el
trabajo y en las actividades de servicio – y mientras tanto las cosas se estén desbaratando
en casa. Espero que mis seres queridos lo entiendan, pero no pueden. Espero que ellos
vean y aprecien mi progreso, pero no lo hacen – a menos que yo se lo haga ver. ¿Ignoro sus necesidades y deseos de tener mi atención y mi interés?. ¿Soy irritable y aburrido cuando estoy con ellos? ¿Son mis “reparaciones” sólo un “lo siento” mascullando, o tienen la forma de paciencia y tolerancia? ¿Les sermoneo tratando de reformarlos o “arreglarlos”? ¿He hecho una verdadera limpieza de casa con ellos?. “La vida espiritual no es una teoría. Tenemos que practicarla”. (Alcohólicos Anónimos, p. 77).

Junio 10 (¿Impaciente? Trata la levitación)

PAG-mapachito

Reaccionamos ante las frustraciones en forma más violenta que la gente normal. COMO LO VE BILL, p. 111

La impaciencia con otra gente es una de mis principales fallas. Ir detrás de un auto lento en una línea de “no adelantar”, o esperar la cuenta en un restaurante me vuelve loco. Antes de darle a Dios la oportunidad para que me tranquilice, exploto, y eso es lo que yo llamo ser más rápido que Dios. La repetición de estas experiencias me dio una idea. Se me ocurrió que si yo pudiera mirar estos eventos desde el punto de vista de Dios, podría controlar mejor mis emociones y mi comportamiento. Lo traté y cuando me encontré con el siguiente conductor lento, me elevé por levitación y miré desde arriba al otro auto y al mío. Vi a un matrimonio de gente mayor conversando alegremente acerca de sus nietos. Yo iba detrás de ellos, – el ceño fruncido y la cara roja – sin siquiera tener que cumplir con un horario. Me vi tan tonto que bajé a la realidad y disminuí la marca. Ver las cosas desde el punto de vista de Dios puede ser muy tranquilizador.

Junio 9 (Vivir en el presente)

PAG-mapachini

Primero que todo, tratemos de vivir en el presente para permanecer sobrios. Esto funciona maravillosamente. Una vez que la idea se ha convertido en parte vital de nuestra manera de pensar, vemos que la vida en segmentos de 24 horas es también una forma efectiva y satisfactoria para manejar muchos otros asuntos. VIVIENDO SOBRIO, p. 23

“Un Día A La Vez”. Dichos como éste y otros pueden parecer ridículos a un recién llegado.
Las “contraseñas” de la Comunidad de A.A. pueden ser líneas salvavidas en momentos de
tensión. Cada día puede ser como un botón de rosa abriéndose de acuerdo al plan de un
Poder superior a mí mismo. Mi programa debe ser plantado en el sitio apropiado, así como habrá de cuidarlo, alimentarlo y protegerlo de las enfermedades. El cultivo requerirá que sea paciente y que tenga en cuenta que algunas flores serán más perfectas que otras. Cada etapa de apertura de los pétalos puede brindar encanto y admiración si yo no interfiero ni dejo que mis esperanzas sobrepasen mi aceptación – y esto trae la serenidad.

Junio 8 (Disponerse a cambiar)

PAG-mexico-2072844_960_720

El autoanálisis es el medio por el cual introducimos la nueva visión, la acción, y la gracia para iluminar el lado oscuro y negativo de nuestra naturaleza. Con ello nos llega el desarrollo de esa clase de humildad que hace posible para nosotros recibir la ayuda de Dios . . . descubrimos que podemos deshacernos poco a poco de la antigua vida – la que no dio resultado – y llevar una nueva que puede darlo . . . cualesquiera que sean las circunstancias. COMO LO VE BILL, p. 10, 8Se me ha dado un indulto diario que depende de mi condición espiritual, siempre y cuando busque progreso, no perfección. Para prepararme al cambio, yo practico la buena voluntad, abriéndome a las posibilidades del cambio. Si me doy cuenta de que hay defectos que obstaculizan mi utilidad en A.A. y para otros, me preparo meditando y obteniendo orientación. Para desprenderme y dejárselo a Dios, solamente tengo que entregar mis viejas costumbres a El; ya no me resisto ni trato de controlar, sino simplemente creo que, con la ayuda de Dios, he cambiado y el afirmar esta creencia me prepara. Me vacío para llenarme de conciencia, de luz y de amor, entonces estoy preparado para hacerle frente al día con esperanza.