Julio 12 (Renunciar al centro del escenario)

PAG-lobitoo

Porque sin cierta dosis de humildad, ningún alcohólico puede permanecer sobrio . . . sin ella, la vida no tiene un fin muy útil, o, en la adversidad, no pueden reunir la fe que se necesita para afrontar cualquier emergencia. DOCE PASOS Y DOCE TRADICIONES, p. 75

¿Por qué pongo tanta resistencia a la palabra «humildad»? Yo no soy humilde ante otra
gente, sino ante Dios, como yo lo concibo. Humildad significa «demostrar un respeto
sumiso», y al ser humilde me doy cuenta de que yo no soy el centro del universo. Cuando
bebía, el orgullo y el egocentrismo me consumían. Creía que el mundo entero giraba a mi
alrededor, que yo era el capitán de mi destino. La humildad me hace posible depender más de Dios para que me ayude a vencer mis obstáculos y mis propias imperfecciones para poder desarrollarme espiritualmente. Tengo que resolver problemas más difíciles para aumentar mi pericia y cuando encuentre los obstáculos de la vida pueda aprender a
vencerlos con la ayuda de Dios. La comunión diaria con Dios demuestra mi humildad y me hace darme cuenta de que un ser más poderoso que yo está dispuesto a ayudarme si dejo de tratar de hacer, yo, el papel de Dios.

Julio 11 (Un momento crucial)

PAG-lobitaa.jpg

Un momento crucial en nuestras vidas tuvo lugar cuando buscábamos la humildad como algo que realmente deseábamos, y no como algo que estábamos obligados a tener. DOCE PASOS Y DOCE TRADICIONES, p. 80

La manera de vivir de A.A. se convierte en vida de alegría o regreso a la obscuridad y a la
desesperación del alcoholismo. La alegría me llega cuando mi actitud concerniente a Dios y a la humildad se torna en actitud de deseo y no de carga. La obscuridad de mi vida se convierte en luz resplandeciente cuando llego a darme cuenta de que ser honesto y sincero al hacer mi inventario, resulta en una vida llena de serenidad, libertad y alegría. Se profundiza la confianza en mi Poder Superior y un baño de gratitud cae sobre todo mi ser.
Estoy convencido de que ser humilde es ser sincero y honesto respecto a mí mismo y a
Dios. Entonces la humildad es algo que «realmente deseo», y no «algo que debo tener».

Julio 8 (Una libertad siempre creciente)

PAG-armadillcola

En el Paso Siete es donde hacemos el cambio en nuestra actitud que nos permite, con la humildad como nuestra guía, salir de nosotros mismos hacia los demás y hacia Dios. DOCE PASOS Y DOCE TRADICIONES, p. 81

Cuando finalmente le pedí a Dios que me liberase de esas cosas que me estaban apartando de El y de la luz solar del espíritu, me embarqué en el viaje más glorioso que me hubiera podido imaginar. Experimenté una liberación de aquellas características que me tenían envuelto en mí mismo. Debido a este Paso de humildad, hoy me siento limpio.
Estoy especialmente consciente de este Paso porque ahora puedo ser útil a Dios y a mis
compañeros. Sé que El me ha concedido la fortaleza para hacer Su voluntad y me ha
preparado para cualquier persona o cosa que se me presente hoy en mi camino.
Verdaderamente estoy en Sus manos, y doy gracias por la alegría de poder ser útil hoy.