Junio 28 (La determinación de nuestros fundadores)

PAG-perritodo

Año y medio más tarde, estos tres habían tenido éxito con siete más.
ALCOHÓLICOS ANÓNIMOS, p. 147

Si no hubiera sido por la tensa determinación de nuestros fundadores, A.A. se habría
desvanecido rápidamente como muchas otras llamadas buenas causas. Echo una mirada a los cientos de reuniones semanales en la ciudad donde vivió y sé que A.A. está disponible veinticuatro horas al día. Si yo hubiera tenido que persistir con nada más que esperanza y deseo de no beber, experimentando rechazo dondequiera que fuera, habría buscado el camino más fácil y cómodo y habría regresado a mi anterior manera de vivir.

Junio 27 (Conformidad con la manera de A.A.)

PAG-perritospra3

. . . seguimos los Pasos y las Tradiciones de A.A. porque realmente deseamos
aprovecharlos. Ya no se trata de decidir entre el bien o el mal; nos amoldamos porque sinceramente deseamos amoldarnos. Tal es el proceso de crecimiento en la unidad y en servicio. Tal es la evidencia de la gracia de Dios entre nosotros. A.A. LLEGA A SU MAYORÍA DE EDAD, p. 102

Me encanta verme a mí mismo crecer en A.A. Me resistía a conformarme con los principios de A.A. desde el momento que ingresé, pero del dolor de mi beligerancia llegué a saber que, al elegir practicar la manera de vivir en A.A., me abría para recibir la gracia y el amor de Dios. Entonces empecé a conocer el significado completo de ser un miembro de Alcohólicos Anónimos.

Junio 22 (Hoy, soy libre)

PAG-lobi-bb

Esto me llevó a la sana conclusión de que había muchísimas situaciones en el mundo ante las cualidades yo no tenía ningún poder personal – que si estaba tan dispuesto a admitir que éste era el caso respecto ala alcohol, tendría que reconocer lo mismo respecto a otros muchos asuntos: tendría que sosegarme y saber que El, no yo, era Dios. COMO LO VE BILL, p. 114

Estoy aprendiendo a practicar la aceptación en todas las circunstancias de mi vida, para
poder disfrutar de tranquilidad de espíritu. En el pasado la vida era una constante batalla porque yo creía que tenía que pasar cada día peleando conmigo mismo y con todos los demás. Finalmente, esto se convirtió en una batalla perdida. Terminaba emborrachándome y llorando por mi miseria. Cuando empecé a desprenderme y dejar que Dios se hiciera cargo de mi vida, empecé a tener tranquilidad de espíritu. Hoy soy libre. Ya no tengo que pelear con nadie ni con nada.

Junio 26 (Un reloj que crece con el tiempo)

PAG-perrito-gatito

Para la mayoría de la gente normal, beber significa jovialidad, grata compañía y una imaginación vívida. Quiere decir liberación de los cuidados, del fastidio y de las preocupaciones. Es alegre intimidad con los amigos y sentimientos de que la vida es buena. ALCOHÓLICOS ANÓNIMOS, p. 139

Cuanto más perseguía estas emociones elusivas con el alcohol, más fuera de mi alcance se ponían. Sin embargo, aplicando este pasaje a mi sobriedad, me di cuenta de que describía la magnífica vida nueva puesta a mi disposición por el programa de A.A. Todo “mejora” verdaderamente un día la vez. El calor, el amor y la alegría tan simplemente expresadas en estas palabras crecen en amplitud y profundidad cada vez que las leo. La sobriedad es un regalo que crece con el tiempo.

Junio 25 (Una calle de dos sentidos)

PAG-perro-gato

 

Si se lo pedimos, Dios ciertamente perdonará nuestras negligencias. Pero sin nuestra cooperación, en ningún caso nos vuelve blancos como la nieve y nos conserva en esa forma. DOCE PASOS Y DOCE TRADICIONES, p. 69

Cuando yo rezaba, acostumbraba omitir muchas cosas por las cuales necesitaba ser
perdonado. Creía que si no mencionaba esas cosas a Dios, El nunca sabría nada de ellas.
No sabía que si yo me perdonaba por algunas de mis deudas pasadas Dios también me
perdonaría. Siempre se me había enseñado a prepararme para el viaje a través de la vida, sin darme cuenta nunca hasta llegar a A.A. – cuando sinceramente llegué a estar dispuesto a que se me enseñara el perdón y el perdonar – que la vida en sí es el viaje. El viaje de la vida es un viaje feliz, siempre que esté dispuesto a aceptar el cambio y la responsabilidad.

Junio 24 (Un jardín de infancia espiritual)

PAG-cachorros

No dirigimos sino un jardín de infancia espiritual, en el que se hace posible a los borrachos superar la bebida y encontrar la gracia para vivir de mejor manera. COMO LO VE BILL, p. 95

Cuando llegué a A.A. estaba agotado por la botella y quería perder mi obsesión por la bebida, pero realmente no sabía cómo hacerlo. Decidí quedarme el tiempo suficiente para aprender de los que me habían precedido. ¡De repente estaba pensando en Dios! Se me dijo que encontrara un Poder Superior y yo no tenía idea de cómo sería éste. Descubrí que hay muchos Poderes Superiores. Se me dijo que encontrara a Dios como yo lo concibo, que en A.A. no había doctrina sobre la Divinidad. Encontré lo que me daba resultados y luego le pedí a ese Poder Superior que me devolviera mi sano juicio. Se me quitó la obsesión de beber y – un día a la vez – mi vida continúa y he aprendido a vivir sobrio.

Junio 23 (Confiar en otros)

PAG-blanco

Pero, ¿acaso la confianza nos exige que hagamos la vista gorda a los motivos de otra gente, o de hecho, a los nuestros? Claro que no; esto sería una locura. Sin duda, debemos considerar, en toda persona en que confiemos, tanto su capacidad para perjudicar como su capacidad para hacer bien. Un inventario privado de este tipo puede enseñarnos el grado de confianza que debemos extender en cualquier situación determinada.
COMO LO VE BILL, p. 144

Yo no soy víctima de otros, sino más bien una víctima de mis esperanzas, de mis decisiones y de mi deshonestidad. Cuando espero que otros sean lo que yo quiero que sean y no lo que ellos son, cuando ellos no cumplan con mis expectaciones, entonces me siento lastimado.
Cuando mis decisiones se basan en mi egocentrismo, me siento solitario y recelosos. sin
embargo, cuando practico la honestidad en todos mis asuntos, invariablemente gano
confianza en mí mismo. Cuando examino mis motivos y soy honesto y confiado, soy
consciente de los posibles daños que algunas situaciones pueden entrañar y puedo
evitarlas.

Junio 21 (Temor y Fe)

PAG-monito3

El lograr liberarse del miedo es una empresa para toda la vida. empresa que nunca se puede terminar completamente. Al vernos asediados ferozmente, seriamente enfermos, o en otras circunstancias de gran inseguridad, todos nosotros reaccionaremos a esta emoción – de buena o mala forma, según el caso. Sólo el que se engaña a sí mismo pretenderá estar completamente libre del miedo. COMO LO VE BILL, p. 263El temor ha causado sufrimiento cuando hubiera podido tener más fe. Hay ocasiones en que el temor me destroza, justamente cuando estoy experimentando sentimientos de alegría, felicidad y gozo del corazón. La fe – y un sentimiento de dignidad ante un Poder Superior – me ayuda a soportar la tragedia y el éxtasis. Cuando opte por entregar todos mis temores a mi Poder Superior, seré libre.

Junio 20 (Liberación del temor)

PAG-monito

El problema de superar el miedo tiene dos aspectos. Trataremos de lograr, liberarnos del miedo tanto como nos sea posible. Después, tendremos que buscar el valor y la gracia para enfrentarnos de una forma constructiva con los temores que nos queden. COMO LO VE BILL, p. 61

La mayoría de mis decisiones estaban basadas en el temor. El alcohol me había más fácil enfrentarme a la vida, pero llegó la hora en que el alcohol ya no era una alternativa del temor. Uno de los más grandes regalos de A.A. para mí ha sido el valor para ponerme en acción, lo que puedo hacer con la ayuda de Dios. Después de cinco años de sobriedad yo tenía que contender con una fuerte dosis de temor. Dios puso en mi camino a la gente que me pudiera ayudar a hacer eso y, practicando los Doce Pasos, me estoy convirtiendo en la persona íntegra que deseo ser y, por esto, estoy profundamente agradecido.

Junio 19 (“Regeneración A.A.”)

PAG-tucanpoco

Tal es la paradoja de las sugerencias en A.A.: la fortaleza que se levanta de la derrota y la debilidad completa; la pérdida de la vida antigua como condición para encontrar una nueva vida. A.A. LLEGA A SU MAYORÍA DE EDAD, p. 49

Los miles de palizas que me dio el alcohol no me animaron a admitir mi derrota. Yo creía
que conquistar a mi “enemigo-amigo” era mi obligación moral. En mi primera reunión A.A. fui bendecido con el sentimiento de que estaba bien que admitiera mi derrota ante una enfermedad que no tenía nada que ver con mis “fibras morales”. Instintivamente supe que estaba en presencia de un gran amor cuando crucé las puertas de A.A. Sin ningún esfuerzo de mi parte llegué a darme cuenta de que era bueno y apropiado amarme a mí mismo, como Dios lo ha dispuesto. Mis pensamientos me habían tenido cautivo y mis sentimientos me liberaron. Estoy agradecido.