Blog

Febrero 19 (No soy diferente)

pag-pajaritogordo.jpg

“Al principio pasaron cuatro años antes de que A.A. llevara al sobriedad tan solo a una mujer alcohólica. Como aquellos del ‘alto fondo’, las mujeres decían que eran diferentes; A.A. no podía ayudarles. No obstante, al irse perfeccionando la comunicación, debido principalmente a las mujeres, la situación fue cambiando.

“Este proceso de identificación y transmisión ha seguido. El borracho de los barrios
perdidos decía que él era diferente. Se oía aun más vociferante al mundano (el beodo de la alta sociedad) decir lo mismo. Y a los artistas, los profesionales, los ricos, los pobres, los
agnósticos, los indios, los esquimales, los soldados veteranos y los presos.
“Sin embargo, hoy en día, toda esta gente, y otros muchos más, hablan de lo mucho que
nos parecemos todos los alcohólicos, en la hora de la verdad”. COMO LO VE BILL, p. 24
Yo no puedo considerarme diferente en A.A., si lo hago me aíslo de otros y del contacto con mi Poder Superior. Si me siento aislado en A.A., no es culpa de los otros. Es algo que yo he creado por sentirme de algún modo “diferente”. Hoy practico ser simplemente un alcohólico más en la Comunidad mundial de Alcohólicos Anónimos.

Febrero 18 (Cada uno sigue su propio camino)

PAG-pajariamiri2

. . . lo único que tuvimos que hacer fue recoger el simple juego de instrumentos espirituales que ponían en nuestras manos. ALCOHÓLICOS ANÓNIMOS, p. 23

Mi primer intento con los Pasos fue por obligación y necesidad, lo cual resultó en un
profundo sentimiento de desconsuelo al frente de esos adverbios: inmediatamente;
completamente; humildemente; directamente; y solamente. Yo consideraba afortunado a Bill W. por haber tenido esa grande y aun sensacional experiencia espiritual. A medida que pasaba el tiempo yo tendría que descubrir que el sendero que yo seguía, era el mío propio.
Después de unas pocas veinticuatro horas en la Comunidad de A.A., gracias principalmente al compartimiento de los miembros en las reuniones, llegué a entender que todos encuentran poco a poco su propio ritmo para navegar por los Pasos. Progresivamente, trato de vivir de acuerdo a estos principios sugeridos. Como resultado de estos Pasos, hoy día puedo decir que mi actitud frente a la vida, a la gente y hacia cualquier cosa que tenga que ver con Dios, ha sido transformada y mejorada.

Febrero 17 (El amor en sus ojos)

PAG-pajariamari

Algunos de nosotros no creemos en Dios, otros no podemos creer, y hay otros que, aunque creen en Dios, no alcanzan a esperar que El haga el milagro.
DOCE PASOS Y DOCE TRADICIONES, p. 27

Los cambios que yo veía en la gente nueva que llegaba a la Comunidad eran lo que me
ayudaba a perder mis temores y transformar mi actitud negativa en positiva. Podía ver el amor en sus ojos y estaba impresionado por la gran importancia que para ellos tenía su sobriedad de “Un Día a la Vez”. Honradamente habían considerado el Segundo Paso y
llegaron a creer que un poder superior a ellos mismos estaba devolviéndoles el sano juicio. Esto me infundía fe en la Comunidad y la esperanza de que podría funcionar para mí también. Llegué a darme cuenta de que Dios era un Dios bondadoso y no aquel Dios
castigador a quien había temido antes de unirme a A.A. Además, me di cuenta de que El
había estado conmigo en todas esas ocasiones que estuve en dificultades antes de llegar a
A.A. Hoy yo sé que fue El quien me condujo a A.A. y que yo soy un milagro.

Febrero 16 (El compromiso)

pag-pajarillocafe.jpg

 

 

La comprensión es la clave de los principios y las actitudes correctas, y la acción correcta es la clave del buen vivir. DOCE PASOS Y DOCE TRADICIONES, p. 131

 

Llegó un momento en mi programa de recuperación en que la tercera línea de la Oración de la Serenidad – “la sabiduría para reconocer la diferencia” – quedó impresa indeleblemente en mi mente. Desde aquel momento, tenía que enfrentarme con esta conciencia de que todas mis acciones, todas mis palabras y todos mis pensamientos estaban dentro o fuera de los principios del programa. Ya no podía ampararme en las racionalizaciones ni en la locura de mi enfermedad. La única línea de acción que tenía abierta, si iba a llegar a una vida feliz para mí mismo (y para mis seres queridos) era la de obligarme a mí mismo a hacer un esfuerzo para comprometerme y ser disciplinado y responsable.

Febrero 15 (Ponerse en acción)

PAG-pajarilloazul.jpg

¿Son estas promesas extravagantes? No lo creemos. Están cumpliéndose entre nosotros – a veces rápidamente, a veces lentamente, pero siempre se realizarán si trabajamos para obtenerlas. ALCOHÓLICOS ANÓNIMOS, p. 78

Una de las cosas más importantes que A.A. me ha dado, además de mi liberación de la
bebida, es la capacidad para actuar “apropiadamente”. Dice que las promesas siempre se
realizarán si trabajo para obtenerlas. Soñar con ellas, discutir sobre ellas, predicar acerca de ellas, fingirlas simplemente no da resultados. Seguiré siendo un borracho seco, miserable y racionalizador. Poniéndome en acción y trabajando en los Doce Pasos en todos mis asuntos, tendré una vida que ni en mis sueños dorados me hubieran podido imaginar.

 

Febrero 14 (Esperanzas y exigencias)

pag-pajariazul.jpg

Graba en la conciencia de cada individuo el hecho de que se puede poner bien a pesar de cualquier otra persona. La única condición es que confíe en Dios, y haga una limpieza de su interior. ALCOHÓLICOS ANÓNIMOS, p. 91

En nuestras reuniones a menudo tratamos del tema de las esperanzas. No tiene nada de
malo esperar progresos de mí mismo, buenas cosas de la vida o buen trato por parte de otra gente. Lo malo está en dejar que mis esperanzas se conviertan en exigencias. No lograré ser lo que quiero ser, y las situaciones se desarrollarán de tal manera que no me complacerán, porque la gente de vez en cuando me fallará. La única pregunta es: “¿Qué voy a hacer al respecto?” ¿Sumirme en la ira o en la lástima de mí mismo? ¿Vengarme y hacer que la situación vaya de mal en peor? O, ¿confiaré en el poder de Dios para traerme bendiciones a los líos en los que me encuentre? ¿Le preguntaré a qué debo dedicarme a aprender? ¿Sigo haciendo las debidas cosas que yo sé hacer, sea lo que sea? ¿Me tomo la molestia de compartir mi fe y mis bendiciones con otras personas?

Febrero 13 (No podemos lograr la sobriedad solo con el pensamiento)

pag-pajaritodecolor.jpg

Al hombre o mujer intelectualmente autosuficientes, muchos A.A. les pueden decir: “Sí, nosotros éramos como ustedes – demasiado listos para nuestro propio bien . . .
Seguramente creíamos que podíamos flotar por encima de los demás sólo por medio del poder de la inteligencia”. COMO LO VE BILL, p. 60

Ni el más brillante cerebro puede defendernos contra la enfermedad del alcoholismo. No
puedo lograr mi sobriedad con el solo poder de mi pensamiento. Trato de tener presente
que la inteligencia es un atributo dado por Dios que puedo aprovechar – una felicidad, como tener dotes para el baile o el dibujo o la carpintería. No hace que yo sea mejor que otra persona, y no es un instrumento de recuperación en que se pueda confiar mucho, porque es un poder superior a mí mismo el que me devolverá el sano juicio – y no un alto cociente de inteligencia ni un título de la universidad.

Febrero 12 (La raíz de nuestras dificultades)

PAG-periqui1-1

¡Egoísmo – concentración en sí mismo! Creemos que ésta es la raíz de nuestras dificultades. ALCOHÓLICOS ANÓNIMOS, p. 58

Qué asombrosa es la revelación que el mundo, y todos sus habitantes, pueden arreglárselas bien conmigo o sin mí. Qué alivio el saber que la gente, las cosas y los lugares estarán perfectamente bien sin mi control y dirección. Y qué indeciblemente maravilloso llegar a creer que un Poder superior a mí mismo existe aparte e independientemente de mí mismo. Creo que desaparecerá algún día la impresión que experimento de separación entre Dios y yo. Mientras tanto, la fe ha de servir como la senda hacia el centro de mi vida.

Febrero 11 (Los limites de la confianza en uno mismo)

PAG-pajaritodecolores

Nos preguntamos por qué los teníamos (temores). ¿No era porque la confianza en nosotros mismos nos había fallado? ALCOHÓLICOS ANÓNIMOS, p. 63

Todos mis defectos de carácter me separan de la voluntad de Dios. Cuando ignoro mi
relación con El, me encuentro solo enfrentado al mundo y a mi alcoholismo y no me queda otro recurso que la confianza en mí mismo. Yo nunca he encontrado seguridad y felicidad por medio de la obstinación y el único resultado obtenido es una vida de temor y descontento. Dios me enseña la senda por la que puedo volver a El y a Su dádiva de
serenidad y bienestar. Sin embargo, yo debo estar dispuesto primero a reconocer mis
temores y a entender su origen y el poder que tienen sobre mí. Frecuentemente le pido a
Dios que me ayude a entender cómo es que yo me separo de El.

Febrero 10 (Yo no dirijo el espectáculo)

PAG-crestapaj.jpg

Cuando nos volvimos alcohólicos, aplastados por una crisis que nosotros mismos nos habíamos impuesto y que no podíamos posponer o evadir, tuvimos que encarar sin ningún temor el dilema de que Dios lo es todo o de otra manera El no es nada. Dios es, o no es. ¿Qué íbamos a escoger? ALCOHÓLICOS ANÓNIMOS, p. 49

Hoy mi elección es Dios. El es todo. Por esto estoy verdaderamente agradecido. Cuando
pienso que estoy dirigiendo el espectáculo estoy separando a Dios de mi vida. Yo oro para
que pueda recordar esto cuando me permito ser atrapado en mi egoísmo. Lo más
importante es que hoy yo esté deseoso de desarrollarme espiritualmente y que Dios es todo. Cuando estaba tratando de dejar de beber por mi propia cuenta, nunca pude; con Dios y con A.A. está dando resultados. Esto parece ser un simple pensamiento para un alcohólico complicado.