Blog

Agosto 13 (Todo de un golpe)

PAG-insec3

. . . y tercero, habiendo quitado de esa manera los escombros del pasado, consideramos cómo con el conocimiento recién adquirido de nosotros mismos, podemos desarrollar las mejores relaciones con cada uno de los seres humanos que conozcamos. DOCE PASOS Y DOCE TRADICIONES, p. 83Todo lo que se requería para cumplir con éxito los siete Pasos anteriores: valor, honestidad, sinceridad, disposición y minuciosidad, se reunieron cuando le hice frente al Octavo Paso. Al principio no podía armarme del valor necesario para esta tarea, lo cual es el porqué este Paso dice “estuvimos dispuestos . . .”.
Tenía que desarrollar el valor para empezar, la honestidad para ver en dónde estaba equivocado, un sincero deseo de poner las cosas en orden, minuciosidad al hacer la lista y disposición para tomar los riesgos necesarios para obtener una verdadera humildad. Con la ayuda de mi Poder Superior para desarrollar estas virtudes, completé este Paso y continué moviéndome hacia adelante en mi búsqueda del desarrollo espiritual.

Agosto 12 (Una mirada hacia atrás)

PAG-insec2.jpg

Primero, damos una mirada hacia atrás y tratamos de descubrir en dónde hemos tenido la culpa; después hacemos un vigoroso intento para reparar el daño que hemos hecho . . . DOCE PASOS Y DOCE TRADICIONES, p. 83Como un viajero en un nuevo y emocionante viaje A.A. de recuperación, yo experimenté una nueva tranquilidad de espíritu y el horizonte apareció claro y brillante en lugar de ser oscuro y turbio. Revisar mi vida para descubrir en dónde había fallado me parecía ser una tarea ardua y peligrosa. Era penso hacer una pausa y mirar hacia atrás. ¡Tenía miedo de que fuera a tropezar! ¿No podía olvidar el pasado y solamente vivir en mi nuevo y dorado presente? Me di cuenta de que aquellos a quienes había perjudicado en el pasado se interponían entre mi persona y mi deseo de continuar en mi viaje hacia la serenidad. Tenía que pedir valor para enfrentarme a esas personas en mi vida que todavía vivían en mi conciencia, para reconocer y tratar la culpabilidad que me producía su presencia. Tuve que mirar los daños que había causado y disponerme a hacer reparaciones. Solamente entonces pude reanudar mi viaje del espíritu.

 

 

 

PAG-insec2.jpg

Agosto 11 (Sacar el “Vidrio molido”)

PAG-insec1

“El inventario moral es un análisis objetivo de los daños que sufrimos durante la vida y un esfuerzo sincero para considerarlos desde una perspectiva honesta. Esto tiene el resultado de sacar de nuestro interior el vidrio molido, aquella sustancia emocional que todavía nos corta y nos cohibe”. COMO LO VE BILL, p. 140

Mi lista del Octavo Paso me arrastraba a un torbellino de resentimientos. Después de cuatro años de sobriedad estaba bloqueado por la negación conectada con una relación alusiva. La disputa entre el temor y el orgullo se ablandaba según las palabras del Paso pasaban de la cabeza al corazón. Por primera vez en muchos años abrí mi caja de pinturas y derramé una rabia honesta, una explosión de rojos, negros y amarillos. Lágrimas de alegría y de alivio rodaron por mis mejillas cuando contemplé el dibujo. En mi enfermedad ya había renunciado a mi arte, un castigo auto-inflingido mucho mayor que cualquier otro venido de afuera. En mi recuperación me di cuenta de que el dolor de mis defectos es la misma substancia que usa Dios para limpiar mi carácter y hacerme libra.

Agosto 10 (Redoblar nuestros esfuerzos)

PAG-pajaritot

Hasta cierto grado, él ya ha hecho esto cuando hizo el inventario moral, pero ahora ha llegado el momento de redoblar sus esfuerzos para ver a cuántas personas ha hecho daño y en qué forma.
DOCE PASOS Y DOCE TRADICIONES, p. 83Según sigo creciendo en sobriedad, llego a tener más conciencia de mí mismo como una persona valiosa. En este proceso puedo ver mejor a otros como personas y con esto viene la comprensión de que éstas eran personas a quienes yo había lastimado durante mis días de bebedor. Yo no solamente mentí, mentí respecto a Tono. No solamente engañé, engañé a Pepe. Lo que aparentaban ser solamente acciones impersonales fueron realmente afrentas personales porque eran gente – gente de valor – a quienes yo había ofendido. Necesito hacer algo respecto a la gente que he ofendido para que pueda disfrutar de una sobriedad pacífica.

Agosto 9 (” . . . De todas aquellas personas . . . “)

dsc_0003.jpg
Mi héroe: hijo padre amigo padrino TODO

. . . y estuvimos dispuestos a reparar el daño que les causamos.
DOCE PASOS Y DOCE TRADICIONES, p. 83

Una de las palabras claves en el Octavo Paso es la palabra todas. Yo no puedo seleccionar unos pocos nombres para la lista e ignorar los demás. Es una lista de todas aquellas personas que he ofendido. Inmediatamente puedo ver que este Paso supone el perdón, porque si no estoy dispuesto a perdonar a alguien, hay muy poca probabilidad de que ponga su nombre en la lista. Antes de escribir el primer nombre en mi lista, rezo una pequeña oración: “Perdono a cualquiera y a todos los que me han perjudicado en cualquier ocasión y bajo cualquier circunstancia”.
Es muy conveniente para mí que piense en una pequeña pero significativa palabra cada vez que se ora el Padre Nuestro. La palabra es como. Yo pido, “Perdónanos nuestras deudas así como nosotros perdonamos a nuestros deudores”. En este caso, como significa, ‘de la misma manera’. Pido que se me perdone de la misma manera que yo perdono a otros. Si estoy abrigando odio o resentimiento mientras digo esta parte de la oración, estaré invitando más resentimientos cuando debería estar invocando el espíritu del perdón.

Agosto 8 (“Hicimos una lista . . . “)

PAG-Osopolae.jpg

Hicimos una lista de todas aquellas personas a quienes habíamos ofendido . . .
DOCE PASOS Y DOCE TRADICIONES, p. 83

Cuando llegué al Octavo Paso, me pregunté cómo podría hacer una lista de todas las cosas que había hecho a otra gente ya que eran tantas personas y algunas de ellas ya no estaban en vida. Algunos de los daños que yo causé no eran muy graves, pero realmente me molestaban. Lo más importante de este Paso era estar dispuesto a hacer lo que fuera necesario para reparar los daños lo mejor que pudiera en ese momento particular. Querer es poder, así es que, si quiero sentirme mejor, tengo que descargar los sentimientos de culpa que tengo. En una mente tranquila no hay sitio para sentimientos de culpabilidad. Yo puedo limpiar mi mente de estos sentimientos con la ayuda de mi Poder Superior, si soy honesto conmigo mismo.

Agosto 7 (“Un designio para vivir”)

IMG_20161227_155231.jpg

Por nuestra parte, nosotros hemos buscado la misma salida con toda la desesperación del hombre que se está ahogando. Lo que al principio parecía un endeble junquillo ha resultado ser la amante y poderosa mano de Dios. Se nos ha dado una vida nueva o si se prefiere “un designio para vivir” que resulta verdaderamente efectivo. ALCOHÓLICOS ANÓNIMOS, p. 26

Cada día trato de levantar mi corazón y mis manos en gratitud a Dios por enseñarme un “designio para vivir” que realmente funciona por medio de nuestra hermosa Comunidad. Pero, ¿qué es exactamente ese “designio para vivir” que “realmente funciona”? Para mí, es la práctica de los Doce Pasos lo mejor que pueda, la continua conciencia de un Dios que me ama incondicionalmente y la esperanza de que, cada día, hay un propósito para mi ser. Yo soy verdaderamente bendecido en la Comunidad.

Agosto 6 (Acosados)

desparecelmied.jpg

 Acosados por cien formas de temor, de vana ilusión, de egoísmo, de autoconmiseración, les pisamos los pies a nuestros compañeros y éstos se vengan. ALCOHÓLICOS ANÓNIMOS, p. 58

Mi egoísmo era la fuerza acosadora detrás de mi forma de beber. Bebía para celebrar el éxito y bebía para ahogar mis penas. La humildad es la respuesta. Aprendo a poner mi vida y mi voluntad al cuidado de Dios. Mi padrino me dice que el servicio me mantiene sobrio. Hoy me pregunto a mí mismo: ¿He tratado de saber la voluntad de Dios para conmigo? ¿He prestado servicio a mi grupo de A.A.?

Agosto 5 (Escuchar atentamente)

2017-02-01 19.46.08

(Tu no tienes que encontrar tu camino fuera de la oscuridad solo)

Con cuanta persistencia reclamamos el derecho a decidir por nosotros mismos lo que debemos pensar y la forma como debemos actuar. DOCE PASOS Y DOCE TRADICIONES, p. 39

Si yo acepto y actúo por el consejo de aquellos que hicieron que el programa funcionara
para ellos, tengo la oportunidad de sobrepasar los límites del pasado. Algunos problemas
se reducirán a nada mientras otros puede que necesiten acción paciente y bien pensada.
Escuchar atentamente cuando otros comparten puede desarrollar la intuición para manejar problemas que surgen inesperadamente. Normalmente lo mejor para mí es evitar las acciones precipitadas. Asistir a las reuniones o llamar a un compañero miembro de A.A., generalmente reduce la tensión. Compartir problemas en las reuniones con otros alcohólicos con quienes puedo identificarme, o privadamente con mi padrino, puede cambiar aspectos de las circunstancias en las que me encuentro. Se identifican los defectos de carácter y empiezo a ver cómo trabajan en mi contra. Cuando pongo mi fe en el poder espiritual del programa, cuando confío en que otros me enseñen lo que tengo que hacer para tener una vida mejor, descubro que puedo confiar en mí para hacer lo que sea necesario.

 

Agosto 4 (Semillas de Fe)

2017-01-11 23.09.38

La fe es absolutamente necesaria, pero ella sola no basta para nuestro propósito. Porque podemos tener fe y al mismo tiempo dejar a Dios por fuera de nuestras vidas. DOCE PASOS Y DOCE TRADICIONES, p. 37

Cuando niño continuamente ponía en duda la existencia de Dios. Para un “pensador
científico” como yo, ninguna respuesta soportaba una disección completa, hasta que una
dama muy paciente me dijo finalmente, “Tú debes tener fe”. Con estas simples palabras se sembraron las semillas de mi recuperación.
Hoy en día, según practico mi recuperación – cortando las malas hierbas del alcoholismo-
lentamente voy dejando que esas primeras semillas de fe crezcan y florezcan. Cada día de mi recuperación, de jardinería apasionada, se integra más en mi vida el Poder Superior de mi entendimiento. Mi Dios ha estado siempre conmigo a través de mi fe, pero es mi responsabilidad tener la disposición de aceptar Su presencia. Le pido a Dios que me conceda estar dispuesto a hacer Su voluntad.